13 de mayo de 2017

La historia del «exilio» y retorno de la Santina

La virgen de Covadonga hallada en 1939 en la embajada de París y su paso por Gijón de retorno a la histórica cueva
LA VIRGEN DE COVADONGA ENTRA EN OVIEDO CUSTODIADA POR OBREROS (MINEROS) DE LA CUENCA MINERA PROCEDENTE DE PARÍS. (Todocolección.net)
La virgen de Covadonga llegó a Asturias el 13 de junio de 1939 entrando a hombros y escoltada por la Guardia Civil por el puerto de Pajares. Tras pasar nueve días en la catedral de Oviedo fue trasladada a Gijón el día 27 de junio de 1939
La entrada de la talla de la Virgen de Covadonga por Irún después de la Guerra. (La voz de Asturias)
Según publicó “El Comercio” en una reseña “Gijón recibe con indescriptible fervor y entusiasmo a la Señora y reina de la Victoria. En el desfile de la procesión, bajo los arcos triunfales de la avenida de Oviedo y por las calles engalanadas con emulación magnífica, se calcula tomaron parte más de 70.000 personas. No se recuerda en Gijón un caso de frenesí y alegría semejantes. En el muelle, plaza del Marqués y subida a la Colegiata culminó la apoteosis espléndida del desbordante sentir popular. Las notas de la jornada fueron el acendrado espíritu religioso, el éxito formidable de organización y el ambiente de arte y de buen gusto que todo lo dominó”
CRÓNICA DE LA CALLE CORRIDA, DE PATRICIO ADURIZ. 1ª EDICIÓN 1.990.
Patricio Adúriz dejó escrito en su libro “Crónica de la calle Corrida” que “el delirio fue en Asturias, en cuyos pueblos más importantes fue objeto de entusiastas recibimientos. Y aquí no íbamos a ser menos. Nuestro alcalde Paulino Vigón Cortés la saludó en nombre de la villa de Gijón. Ayuntamiento en Pleno bajo maza y las autoridades de rigor…Marineros, arcos, espadañas, baldaquinos, poesías, trípticos, himnos, colegiales, luminarias y, procesionalmente, el famoso Tambor de la Abadía de Cenero, José Sánchez, quien marcaba el paso de los enfervovorizados fieles redoblando el parche como él sabía.
El barítono Marcos Redondo. (Real Asociación Española de Cronistas Oficiales)
En la calle Corrida, el gran barítono Marcos Redondo cantó un Ave María en su honor. En todos los balcones lucían colgaduras y el Club de Regatas no quiso ser menos y encargó una monumental Cruz de la Victoria de flores a Casa Múgica que hizo un excepcional trabajo, pero que luego pasó una desorbitada factura que fue protestada, ya que las arcas del club no estaban preparadas para semejantes dispendios económicos.
En el Santuario de Covadonga, la Virgen fue recibida en el llamado campo del Repelao por el Cabildo de la Colegiata el 6 de agosto, depositándose la imagen de la Virgen en la Santa Cueva de Covadonga.
La santina escoltada por soldados. (Elcadenazo.com)
LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN DE LA SANTINA
Al comandante republicano Manuel Sánchez Noriega “El Coritu” se le debe la salvación de la imagen de la Virgen de Covadonga y de las joyas. Él fue quien recogió la imagen en la venerada cueva y la guardó en el Hotel Pelayo -a fin de que no fuese también profanada por los incontrolados, algunos de los cuales habían convertido la basílica en un salón de baile- de donde más tarde fue trasladada a Francia por Eleuterio Quintanilla, y gracias a su gestión pudo volver al santuario finalizada la guerra.
“La virgen de Covadonga
ye pequeñina y galana
marchóse con Quintanilla
porque ye republicana”
Javier Morán ha escrito en “la Nueva España” que “la Santina fue republicana, o mejor dicho, propiedad republicana. Y, como tal, sufrió exilio, aunque retornaría, en junio-julio de 1939, en honor de multitudes y a hombros de los asturianos, en actos concurridísimos programados por la Iglesia y el nuevo régimen para reafirmación religiosa y nacional. Pero antes los «rojos» la habían custodiado. Incluso una mano comunista nunca identificada la protegió del pillaje en la Embajada de París, donde permaneció encajonada cerca de dos años.
La historia del «exilio» y retorno de la Santina ha sido estudiada minuciosamente por el sacerdote Silverio Cerra, profesor de Filosofía, y sus últimas aportaciones están siendo recogidas en las publicaciones del Foro Covadonga, de reciente creación.
Tropas franquistas entrando en Covadonga. (Pinterest)
Relata Cerra que la guerra civil llegó a Covadonga el 6 de agosto de 1936, cuando jóvenes milicianos de Cangas de Onís acceden al santuario al atardecer. A partir de ese momento, los miembros del cabildo son detenidos y encarcelados, y la basílica, las dependencias capitulares y la cueva son clausuradas. La Santina permanece en su altar del camarín, el diseñado por Roberto Frassinelli -el «alemán de Corao»-, y bloqueada por las verjas de la santa cueva.
A finales de septiembre se detecta que han sido robadas su corona de plata, la rosa de oro de su mano y las vestiduras de filigrana. Días después desaparece la imagen.
Los robos se habían sucedido en Covadonga. Las provisiones de los hoteles, los muebles y objetos de las viviendas capitulares, las joyas donadas como ex votos al santuario y la biblioteca de la colegiata fueron objeto de rapiña. Las vestiduras sagradas y las cortinas acabaron en sastrerías de la zona, de manera que «en Cangas se comentaba de qué ornamento o cortina habrían salido ciertas cazadoras o faldas», relata Silverio Cerra.
Para entonces, la basílica de Covadonga había sido utilizada como cinematógrafo y salón de baile, y el conjunto del Real Sitio, como centro hospitalario. El hotel Pelayo sería clínica de infecciosos tifoideos.
El sacerdote Silverio Cerra. (Lne)
No se sabe quién, pero alguien había sacado la Santina de la cueva y la había escondido en un armario ropero de dicho hotel, donde era tutelada por Marina, hija de un mecánico de Covadonga, «Julio el de los Ingleses», y responsable del departamento de lencería, detalla Silverio Cerra, Marina y su novio eran socialistas, lo que no impidió una estrecha vigilancia de la imagen.
Ante el armario acude a rezar frecuentemente Ángeles López-Cuesta, esposa de Luis Laredo, médico y diputado de Izquierda Republicana, que residía en las casas de los canónigos, vivienda entonces para políticos de la República. Ángeles López-Cuesta era mujer piadosa y de las pocas personas que conocían el paradero de la Santina. Cuando visitaba la imagen con sus hijas pequeñas, rezaba manteniendo cerradas las puertas del armario, para que las niñas no se fueran después de la lengua.
Belarmino Tomás
Según explica el sacerdote, la suerte de la Santina cambiará en diciembre de 1936, cuando se crea el Consejo Interprovincial de Asturias y León, bajo Belarmino Tomás, y la Consejería de Sanidad -de la que dependía Covadonga- deja de estar dirigida por miembros de Izquierda Republicana, moderados, y pasa a Ramón Fernández Posada, de las Juventudes Libertarias.
Será nombrado director de Covadonga Agapito González, fontanero de Las Caldas y presidente de las Juventudes Libertarias, quien expulsa del real sitio a Laredo y familia. Ante este hecho, Ángeles López-Cuesta, temerosa por el destino de la Santina, manda aviso a Gijón al consejero de Propaganda, el profesor y escritor Antonio Ortega, conocido suyo.
Antonio Ortega 1936
Ortega encarga al escultor Goico-Aguirre -Antonio Goicoechea Aguirre, a quien tuve el honor de conocer a su vuelta del exilio cuando yo era presidente de la Asociación de la Prensa de Gijón director de LA HOJA DEL LUNES- que recoja la imagen de Covadonga y la traslade a Gijón. Ortega y Goico-Aguirre se distinguirán durante la guerra civil por una decidida campaña de salvación del patrimonio artístico asturiano.
Goico-Aguirre en la cárcel visto por A. Lucarini en 1939. (Pinterest)
Les amparaba una disposición de la Consejería de Instrucción Pública -regida por el comunista Juan Ambou- que prohibía la apropiación o destrucción de objetos artísticos. Dicha norma establecía «la concepción materialista del arte y la extensión de la cultura, hasta hoy monopolizada, a todo el pueblo». Goico-Aguirre viaja a Covadonga en un Ford negro. Recoge un gran paquete y lo lleva a Gijón, donde es guardado en un armario del Ateneo Obrero. Silverio Cerra juzga en este punto que no es cierta la historia de que Indalecio Prieto pidió el traslado de la Santina a la Embajada de París.
LA VIRGEN DE COVADONGA ES RECIBIDA A LA ENTRADA DE CANGAS ONIS. (Todocolección.net)
La imagen de la Virgen y otros bienes artísticos serán objeto de sendas exposiciones populares de arte en el Ateneo Obrero, en abril y mayo de 1937, organizadas por el departamento de Propaganda que dirigía Ortega. La idea ulterior era la de crear un Museo Popular de Arte acorde con los antiguos proyectos de Jovellanos.
Pero un nuevo giro iba a producirse en el destino de la Santina a medida que el frente Norte ahogaba a la Asturias frentepopulista. El Gobierno republicano de Valencia pide salvar los tesoros artísticos, y el Consejo de Asturias y León acuerda el traslado. Lo encarga a Eleuterio Quintanilla, anarcosindicalista, profesor y «santo laico» para los cenetistas, según recuerda Cerra.
En septiembre de 1937 Quintanilla sale en un barco inglés del puerto de Gijón, El Musel, con el cargamento de objetos artísticos de Asturias, Santander y parte de León. La intención era trasladarlo al territorio republicano, a Valencia, a través de Burdeos. Pero la Santina y otros objetos nunca llegarán a ese destino, sino que acabarán en la Embajada española de París.
Eleuterio Quintanilla.(Lne)
El 1 de octubre de 1937, el IV Tabor de Regulares de Alhucemas, las Brigadas de Castilla y la V Brigada de Navarra toman Covadonga. Franco dice desde Burgos: «En este día, aniversario de mi exaltación a la Jefatura del Estado..., ha sido clavada nuestra bandera junto a la cruz de Covadonga». El real sitio comienza a recomponerse católicamente, pero la imagen de la Santina no aparece.
Pasa año y medio y la guerra civil toca a su fin. En la Ciudad de las Luces, según relato de Silverio Cerra, un hombre se dirige al claretiano Joaquín Aller, director de la Misión Española en París, y le dice: «Yo soy un comunista asturiano... Es el caso que la Santina asturiana, patrona de mi tierra, está, entre otros tesoros artísticos, almacenada en la Embajada. Ésta va a ser evacuada y yo no quiero que esta imagen tan querida sufra más ultrajes».
Ramón Álvarez Palomo, anarquista asturiano. (Anarquismo)
El claretiano le pide a aquel hombre que la esconda y éste la oculta en un pequeño hueco, junto al ascensor. Cuando en marzo de 1939 las nuevas autoridades del franquismo entran en la Embajada hallan, en medio de cajas saqueadas, una sin abrir con el letrero «Virgen de Covadonga». Nuevamente, una mano izquierdosa había intervenido en la suerte de la Santina”.
Según texto recogido por Silverio Cerra, el anarquista Ramón Álvarez Palomo (Gijón, 1913-2003) dejó escrito: «Ese símbolo de la cristiandad, al margen de toda creencia y desmintiendo la ferocidad que se nos atribuye, fue puesto a salvo... por los "rojos" y custodiado por el hombre más representativo del fondo humanista del anarquismo: Eleuterio Quintanilla».
Desde El Musel salió camino de París y aquí volvió tras la guerra. La imagen es del 27 de junio de 1939, cuando desfiló por las calles de la ciudad para darle la bienvenida.
La imagen de la Santina fue robada de su cueva y llevada a París en 1939, aunque no fue objeto de profanación alguna. Terminada la Guerra, se hizo cargo de la Embajada española en París el doctor Pedro Abadal, quien comunicó el hallazgo de la imagen en París y el mismo Pedro Abadal trasladó la imagen en su coche cerrado desde la embajada de España en París, donde fue encontrada, hasta la frontera con España.
José Félix de Lequerica, embajador en Francia
De acuerdo con las informaciones de entonces “El Comercio” publicó otros detalles de la aparición de la Santina atribuyendo su descubrimiento al embajador de España en Francia, José Félix de Lequerica Erquiza: “La imagen de la Santina fue descubierta en Paris. Estaba en uno de los desvanes de la Embajada de España. El señor Lequerica envió al Generalísimo detalles sobre el feliz hallazgo. Según la ilustre esposa del Caudillo, en referencia hecha al alcalde de Oviedo, los rojos llevaron al edifico de la citada embajada varias cajas conteniendo tesoros artísticos asturianos robados. Cuando el señor Lequerica examinó aquellas cajas observó que estaban abiertas y vacías. Los rojos se habían llevado todos los valores artísticos. Sólo una, con el rótulo La Virgen de Covadonga quedaba intacta.
Facebook-Gijón en el retrovisor
Una vez abierta la caja se vio que contenía la imagen, pero sin corona. Enteradas las damas católicas francesas de que faltaba la corona han pedido autorización para regalarla una. Deseando mantenga iguales características que la auténtica solicitan el envío de una lámina o fotografía”.
Después de tantos avatares históricos, tres años después, el día 11 de junio de 1939 entraba triunfalmente en España la imagen de la Santina. La ciudad de Irún se disponía a recibirla con una extrema exaltación de religiosidad. El mismo entusiasmo suscitó la Santa Imagen en San Sebastián, Loyola, Mondragón, Vitoria, Valladolid y León.
Manuel Sánchez Noriega, el Coritu.
EL SALVADOR DE LA SANTINA, “EL CORITU” FUE FUSILADO EN GIJÓN
Su salvador corrió peor suerte. A pesar de que la actuación Manuel Sánchez Noriega “El Coritu” –quien era de Cangas de Onís y de ahí su arrojo para proteger a la Virgen de Covadonga- para con el personal civil fue más que correcta, ya que se ocupó de evitar represalias contra conocidos derechistas de la zona de Onís.
Ante la propaganda oficial franquista de que sólo los culpables de delitos de sangre pagarían, Sánchez Noriega –quien había luchado desde los fortines de Tarna, en cuya construcción intervino mi padre quien era un albañil muy cualificado- se lo creyó a pies juntillas por lo que aceptó el salvoconducto de Belarmino Tomás y se embarcó en el mismo pesquero en que huían Arturo Vázquez y Lucio Deago entre otros jefes. Tras ser interceptados en alta mar por el “Almirante Cervera” fueron conducidos al campo de concentración de Camposancos en Pontevedra. Al “Coritu” le trasladaron a Asturias y después de un consejo de guerra sumarísimo fue fusilado en Gijón.
Facebook-Gijón en el retrovisor
FUENTE: MANUEL DE CIMADEVILLA
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario