26 de julio de 2017

El parador de Gijón

Seis habitaciones en un "idílico vergel"
Año 1958 PARADOR NACIONAL MOLINO VIEJO en Gijón Asturias. (todocolección)
Hace medio siglo que el Viejo Molino se convirtió en parador nacional, en los años en los que la villa apostaba todavía por la industria
El edificio del Viejo Molino, antes de su reconversión en parador. (Pinterest)
El día 9 de octubre de 1928, el rey Alfonso XIII inauguró el Parador de Turismo de Gredos, levantado cerca de Navarredonda y "próximo al empalme de la carretera de Ávila al Barco con la de Arenas de San Pedro". Fue el primero de la red y su construcción en dicho lugar obedecía, especialmente, al gusto cinegético del monarca, que así tendría un excelente pabellón de caza en aquellas sierras próximas a la Corte. Fue el comienzo de la red de paradores dependientes del Estado, cuyas aperturas serían constantes en las siguientes décadas, salvo, claro, en los años de la Guerra Civil. Gijón se sumó a la red de paradores nacionales 39 años después de la apertura del de Gredos. Fue el sábado, 10 de junio de 1967 (en pocos días de cumplirá medio siglo), cuando el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, vino a Gijón para presidir la apertura del parador de la villa, que entonces se denominaba Hostería del Viejo Molino, situado en el extremo sureste del parque de Isabel la Católica.

25 de julio de 2017

Había muchas ganas de votar en 1977

Cuando Asturias se reencontró con las urnas
Colas para votar en las Elecciones de 1977. (Pinterest)
PSOE y UCD se repartieron ocho de los diez diputados en juego en el Principado en los primeros comicios democráticos, hace ya más de cuarenta años
Resultado de la elecciones de 1977
El 15 de junio de 1977 había ganas de votar y de ser votado. En una Asturias que había perdido la costumbre de las urnas, casi el 75% de los electores acudieron a depositar su voto en las primeras elecciones generales de la democracia. En el mostrador, papeletas de doce fuerzas políticas, de la ultra derecha a la extrema izquierda. Había donde escoger aunque seis de cada diez votantes asturianos eligieron las opciones de UCD (30,9%) y PSOE (31,8%). Los demás se repartieron migajas, con Alianza Popular (13,5%) y el PCE (10,4%) al frente de los secundarios. Fue una jornada en paz, de largas colas y mucho desconocimiento de la técnica electoral. Hubo pedagogía a pie de urna y doce fuerzas políticas para repartirse 584.000 votos. La UCD de Adolfo Suárez ganó en 48 concejos asturianos y el PSOE de Felipe González lo hizo en 26. En aquella España aún en blanco y negro los centristas ganaron con holgura.

24 de julio de 2017

La visión de Asturias

Las películas en las que nació el "Paraíso Natural"
Cartel de la película 'Mieres del Camino', dirigida por Juan Díaz Quesada y estrenada en 1927. colección del muséu del pueblu d´asturies
Ver artículo del blog: “El ocio del Mieres de antaño”
La imagen edénica de Asturias se remonta al siglo XIX y se apuntaló, a través del cine, en el primer tercio del siglo XX, según Juan Carlos de la Madrid
Escena de 'Llanes-1917' en la que un fotógrafo retrata a los romeros de la Virgen de la Guía.
El nuevo eslogan turístico del Principado tiene resonancias edénicas. "Vuelve al Paraíso, ven a Asturias", propone la campaña, en un giro tan predecible como confortable. El guiño, es obvio, se dirige a la ya mítica promoción "Asturias, Paraíso Natural", que tres décadas atrás marcó el patrón a seguir en la promoción de la región. Pero la idea, esa visión de Asturias como un nuevo paraíso terrenal, es muy anterior a esa campaña promocional. Tanto como un siglo, al menos.

23 de julio de 2017

Un sanitario Palentino en Mieres

Patricio Carro, el practicante fiel
Ilustración de Alfonso Zapico
La historia de un sanitario palentino que se afincó en Mieres e incluso llegó a pasar días en la cárcel por atender a todos los heridos
Ilustración de Alfonso Zapico
José Díaz Fernández fue diputado por Asturias en las Cortes republicanas en representación del partido radical-socialista, pero la desilusión del bienio derechista lo hizo apartarse de la política para dedicarse en exclusiva al periodismo. En 1935 publicó bajo el seudónimo de José Canel "Octubre rojo en Asturias", narrando su testimonio como testigo de la revolución hasta el momento en que los mineros abandonaron Oviedo, aunque quiso firmar con su nombre verdadero el prólogo.
El capítulo IV de este libro lo dedicó a la actividad en el hospital que se habilitó en Mieres durante la insurrección. Hoy queremos detenernos en este relato porque en él se cita a "Patricio el practicante", un hombre que fue durante décadas una institución en esta villa, dejando un recuerdo como sanitario eficiente y progresista en un tiempo en el que asumir ciertas decisiones a favor de sus pacientes pudo costarle muy caro. Pero lo que muy pocos conocieron fue su compromiso político de juventud y los avatares de una biografía que ahora, como un pequeño homenaje a su memoria, queremos hacer públicos.