31 de enero de 2015

Antonio Bravo García - "MITOLOGÍA DE CRISTALES NEGROS" y "RESEÑA" sobre los MENÉNDEZ de La Depata (Laipata - Güeria San Juan de Mieres)

Antonio Bravo García, "escritor", doctorado en Filología Inglesa. 
(artículo actualizado y con nuevas fotografías)

Antonio Bravo García
El autor.
Antonio Bravo García, nació en Santa Cruz de la Sierra, Cáceres (Extremadura) en diciembre de 1944. Su familia se trasladó a Mieres en 1948 (con 4 años), donde vivió y  estudio en el colegio Santiago Apóstol y en el Instituto Bernaldo de Quirós, del cual fue posteriormente profesor hasta que obtuvo el doctorado en Filología Inglesa por la Universidad de Oviedo, en la que ejerció la docencia y la investigación hasta su jubilación. Actualmente es Profesor  honorario.
Su labor docente e investigadora la llevó hasta las universidades de Oxford, Cambridge, Harvard, Yale y Stanford en california, así como a la de Ayacucho en Perú como profesor visitante.
Es autor de numerosos libros, artículos y otras publicaciones relacionadas con el inglés antiguo del que tradujo toda la poesía épica:
  • Beowuulf 1980
  • Los Lays del inglés antiguo 2002
  • etc......
Así como otros textos líricos, históricos y hagiográficos.
Ha publicado  la novela "Los Manuscritos de Santa Cruz de la Sierra" (Abecedario 2012) y poemas de Antologías: "Voces en Azul" (Germanía 2012) y en otras revistas literarias.
Tiene escritos varios poemarios inéditos: ¿Et in Arcadia ego?, de Amicitia, Tu voz Azul, Mi verso....
Ha sido presidente de la Spanish Society for Medieval English Language and Literature y director de la revista de lengua y literatura medieval "SELIM"

30 de enero de 2015

D. Alfonso, (Conde de Noreña), el hijo bastardo de Enrique de Trastámara y Elvira Iñiguez

Alfonso Enriquez, el gran rebelde.
ENRIQUE II-DE TRASTAMARA
Hijo bastardo de Enrique de Trastámara y Elvira Iñiguez "La Corita", dama de compañía de los Garcilaso de la Vega, nace en Asturias en 1355 mientras su padre reclutaba fuerzas para una de sus revueltas.      
Asturias en el año 1378. Navia pertenecía a Pierre de Villaines, capitán francés de don Enrique, Ibias a Diego Fernández, Belmonte era un abadengo y Oviedo, Avilés, Lena y Llanes eran concejos independientes, no sujetos a ningún señor feudal.
http://aquerasturias.blogspot.com.es
El reinado de Enrique II
Poco se sabe de su infancia hasta que el 13 de abril de 1367 se le localiza junto a su padre en la batalla de Nájera, donde presenció el descalabro de los suyos ante las tropas del Príncipe Negro. Como es bien sabido la derrota del Trastámara no supuso el fin de la guerra y en 1368 se encuentran, padre e hijo, asediando Toledo, donde Alfonso es nombrado por obra y gracia de su padre, señor de Noreña, titulo que don Enrique había heredado de Rodrigo Álvarez de las Asturias y que ahora transfería a su bastardo. Se habituaba el hijo de don Enrique a la guerra y en 1369 está junto a su padre en Montiel, donde todo acaba.
Nombrado caballero por su padre en Santiago de Compostela en 1372 y ascendido a la categoría de conde de Noreña y Gijón y de "La Puebla de Villaviciosa, e la de Colunga, con Cangas de Onís, e Cabranes, e Pongrin (Ponga) e Mariñán, e Parras(Parres) e Piloña, e Caso, e Haller, e las Pueblas de Grado, e de Pravia, e de Valdés, e de Salas, e de Luarca, con todos sus términos, e vasallos e fijos dalgo, e fueros, e con todas sus rentas, e pechos, e derechos, e con todas sus pertenencias, e con todo el señorío real e mero-mixto imperio...", este mismo año comienza a guerrear en Galicia contra los focos petristas que se mantenían rebeldes. Al año siguiente acompaña a su padre en la guerra contra Portugal, cuyo rey había recogido la antorcha del legitimismo petrista. Durante esta campaña toma y saquea Cascaes.
 Con la firma de la paz con Portugal se estipula que don Alfonso se casaría con una de las hijas del rey portugues, doña Isabel, a la sazón de ocho años, con lo que habría que esperar para realizar en el enlace. Alfonso, de 18 años se niega a casarse con la infanta portuguesa y huye a Francia desde Asturias. Desembarca en La Rochelle y busca el apoyo de Carlos V y del Papa Greorio XI, mientras en Castilla su padre le confisca todos sus bienes.

28 de enero de 2015

En la costa asturiana, durante la I Guerra Mundial se vigilaba la presencia de submarinos alemanes

El Cantábrico, mar de espías

Puerto local de Gijón, primer tercio del siglo XX. www.asturias.es
La neutralidad de España en la Gran Guerra se rompió con una red que vigilaba la presencia de submarinos alemanes en las costas de la región con ayuda del partido de Melquíades Álvarez.
El UB-65. El U-65 era un submarino alemán de la Primera Guerra Mundial


La costa asturiana contó con una amplia red franco-británica de espionaje que vigilaba los movimientos alemanes para abastecerse de combustible y aprovisionarse de alimentos. Y es que, aunque España fue oficialmente neutral en la I Guerra Mundial, la costa asturiana, como en el resto del litoral cantábrico, se vio involucrada casi por casualidad en la contienda que arrasó el corazón de Europa. En octubre de 1915 la presencia de un submarino alemán abasteciéndose en el puerto de Gijón fue contestada con una demostración de cruceros franceses. El hecho desembocó en que España fijase en tres millas el límite de las aguas territoriales a efectos de neutralidad. En esa maraña de espías y contraespías tuvo un papel preponderante el Partido Reformista fundado por Melquíades Álvarez, defensor de la causa aliadófila y presto a colaborar con ingleses y franceses a fin de detener la expansión alemana. Así lo cuenta a LA NUEVA ESPAÑA el historiador Eduardo González Calleja, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, en su libro "Nidos de espías" (Alianza), escrito con Paul Aubert.

26 de enero de 2015

Los reyes de la monarquía astur impulsaron la peregrinación a Santiago

Asturias y el origen de la ruta jacobea

Entre los siglos IX y XIII, antes de convertirse en una ruta exclusivamente religiosa, el camino servía también para intereses políticos. Los nuevos reinos cristianos vieron en el descubrimiento de la tumba de Santiago y la peregrinación una forma de consolidar los territorios reconquistados, a la vez que aseguraban su hegemonía con la unión del poder civil y el religioso. http://arquehistoria.com
La monarquía astur impulsó la peregrinación a Santiago y difundió la creencia que vincula al apóstol con España

Estatua de Alfonso II en Santiago.
Nadie pone en duda la importancia que la peregrinación y el camino de Santiago han tenido en toda la cultura y cristiandad occidental, ni la vigencia que aún mantienen en este siglo XXI, en el que cada año miles de peregrinos siguen recorriendo el camino movidos por quién sabe qué creencias o motivos. En estos tiempos en los que algunas comunidades hacen gala de su singularidad y presumen de raigambre histórica, bueno será recordar el papel fundamental y primigenio que Asturias, a través de los reyes de la monarquía astur, tuvo no sólo en la proyección del camino de Santiago, sino, y lo que es menos conocido, en la propia "invención" de la relación del apóstol Santiago con España.
Es sabido que el primer impulso a las peregrinaciones a Santiago de Compostela, fenómeno sin igual en la historia medieval europea, lo dio nuestro rey Alfonso II y que Alfonso III, último de los reyes astures, fue un gran defensor de la sede compostelana, por citar sólo a los dos monarcas que intervinieron en la construcción de las primeras iglesias levantadas en Compostela. Así lo reconocía hace poco Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, exconsejero de la Xunta de Galicia e impulsor del plan Xacobeo 93, en una entrevista publicada en este diario el pasado 17 de agosto.
Pero para que en 829 fuera aceptado en el Reino de Asturias, y posteriormente en otros territorios de la cristiandad, que el apóstol Santiago estaba enterrado en una tumba recién descubierta en Compostela hubo que preparar el terreno con anterioridad, y en esa labor también fue fundamental la tarea llevada a cabo por la Iglesia y la Monarquía astur. Antes del siglo VIII, en cuyo comienzo fundó Pelayo el Reino de Asturias, no se había relacionado al apóstol Santiago el Mayor, hijo del Zebedeo y hermano de Juan, con la Península Ibérica, en las denominadas "sortes apostolicae", o el reparto del mundo hecho entre los apóstoles para la predicación del Evangelio de Jesucristo.

25 de enero de 2015

Concepción González Morí (Concha Mori), puede considerarse una pintora mierense

La hija del administrador.

Ilustración de Alfonso Zapico
La pintora Concha Mori pasó sus mejores momentos en Mieres y mantuvo una estrecha relación con la villa hasta su fallecimiento, en 1972.
Ilustración de Alfonso Zapico

Concepción González Morí y Martínez nació en Oviedo en 1883 y falleció en Gijón en agosto de 1972, también vivió en Madrid, pero puede considerarse una pintora mierense porque aquí pasó los mejores momentos de su vida, se casó y obtuvo la inspiración para sus obras más conocidas, que firmaba simplificando su nombre como Concha Mori. No era habitual en su época que una mujer pudiese dedicarse con algún éxito a la creación artística, pero Concha pudo hacerlo gracias al ambiente familiar que rodeó su infancia: uno de sus abuelos también había sido pintor y su padre, Nicolás, heredó la misma afición que compartía con la música. Siguiendo un modelo que se encuentra con más frecuencia en centroeuropa que en España, al hombre le gustaba pasar algunas tardes tocando el violonchelo acompañado por su mujer, Martina, y sus hijos Concha y José, ella al piano y él con el violín.
Por eso, cuando se hizo patente que la pequeña tenía una habilidad especial con los pinceles, en casa decidieron costearle los mejores maestros de la capital. Así se puso primero en manos del prestigioso Alejandro Ferrant, director del Museo de Arte Moderno de Madrid y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, quien entonces daba clase también de acuarela en la sección que la Escuela de Artes y Oficios tenía abierta en la calle de Marqués de Cubas y luego, en 1905, entró en el taller del asturiano Luis Menéndez Pidal junto al gijonés Manuel Medina para preparar la Exposición Nacional de Bellas Artes que se iba a celebrar al año siguiente. Ella presentó tres cuadros y obtuvo una mención honorífica, que volvió a repetir en 1908.

Uno de los primeros coches que circularon por Mieres arrolló y acabó con la vida de cuatro niños en 1916

El automóvil de la muerte.

Vehículo de combustión interna fabricado por Karl Benz en 1885
Uno de los primeros coches que circularon por Mieres arrolló y acabó con la vida de cuatro niños en un accidente que se produjo en 1916 en Villasola.
Ilustración de: Alfonso Zapico

Dicen quienes saben de esto que el primer coche que llegó a Asturias lo trajo desde la Exposición Universal de París hasta Oviedo Luis María de Unquera, marqués de Vista Alegre en octubre de 1890. Era un Benz fabricado en serie en Alemania, del que solo se hicieron cinco unidades y le costó cuatro mil pesetas. Podemos imaginar la expectación que tuvo que despertar en su momento aquella máquina que a pesar de tener solo tres ruedas podía alcanzar los quince kilómetros a la hora en llano, e incluso los veinte cuesta abajo, y cuya aparición fue aplaudida por muchos de los lugares que recorrió. Tener uno de aquellos vehículos con unas carreteras de tierra que en nuestra región aún no conocían el asfalto se convirtió en una manera de exhibir el poderío económico de sus conductores y por ello los más ricos empezaron a adquirirlos para no ser menos que sus hermanos de clase, despertando la admiración y la envidia del resto de la ciudadanía.
Cuando ya era evidente que la moda había llegado para quedarse y se estaba convirtiendo en un fenómeno creciente, el Estado decidió regular su uso y de paso abrió un nuevo e inagotable filón para sus impuestos que hoy es una de sus mayores fuentes de financiación. En 1907 el conde de la Vega del Sella pagó la primera matricula en Asturias y al final de aquel año ya le habían seguido otros veinte afortunados "chauffeurs" en toda la región.
En Mieres el honor de ser el pionero de los vehículos a motor lo tuvo, como no podía ser de otra forma, uno de los empresarios más ricos de la villa, enriquecido por el carbón: Inocencio Fernández Martínez, casado con Dominica Herrero, y que ustedes situarán mejor en esta historia si les digo que su hijo Vicente cambió su apellido por el de Figaredo, donde la familia tenía sus raíces.
A don Inocencio, que hizo su dinero en el valle de Turón y lo multiplicó participando en una larga lista de empresas e inversiones de todo tipo, nada le gustaba más que bajar hasta el Ayuntamiento donde presidía la Junta Municipal del Censo Electoral. Tras él, el parque móvil local fue aumentando, pero tan despacio, que aún en 1925, cuando en Asturias ya estaban matriculados 4.500 automóviles, solo 107 eran de Mieres.

22 de enero de 2015

"Que triste epitafio", la historia de una época pretérita de la minería del carbón en Riosa y Morcín

Adiós a 158 años de tradición minera.

Cuadro de antiguos mineros en un escenario de mina de montaña en los momentos previos a su entrada en el tajo. Es una estampa, con un cierto valor documental, de una época pretérita de la minería del carbón que el autor, Félix Magdalena conoció bien, pues su niñez trnscurrió conviviendo con los mineros de las explotaciones del valle de Mariana. El cuadro está pintado en tonos grises, pardos y azules en una gama fría para armonizar con el carácter poco alegre de la explotación carbonera. Titulo de la obra: "Mineros" de J.M. Félix Magdalena, Ingeniero Técnico de Minas, nacido en Brañanoveles (Mieres) el 14 de Octubre de 1.941, "gran pintor y escultor" mierense. http://www.felixmagdalena.com/es
El recién cerrado pozo Montsacro, que llegó a emplear a más de un millar de trabajadores, tuvo un estrecho vínculo con la industrialización asturiana.
El pozo Montsacro (Hunosa), ya cerrado, está situado en el límite entre Morcín y Riosa.
http://www.lne.es.
Con el cierre del pozo Montsacro de Hunosa, el pasado 31 de diciembre, se pone fin a 158 años de tradición minera en la explotación del carbón de hulla en los límites de los concejos de Riosa y Morcín, actividad que había comenzado el 24 de abril de 1846, con los primeros trabajos de extracción en las montañas de este coto minero que fue otorgado por ley a la Real Fábrica de Armas de Trubia, de propiedad estatal, para abastecerla ante la reorganización de la producción armamentística nacional por la Hacienda Pública, que advertía de la falta de suministro para el Ejército y la Marina.
El carbón extraído en esta comarca, muy rico en coque, se utilizaba en un principio para la fabricación de piezas de artillería de hierro colado como eran la fundición de cañones y proyectiles. "Este yacimiento carbonífero es uno de los primeros ejemplos de explotación en el Principado al ser pionero en su organización a gran escala y moderno en su planteamiento estratégico", afirma la historiadora ovetense afincada en Mieres María Fernanda Fernández Gutiérrez, autora de la ponencia "Minas de Riosa: un persistente éxito empresarial", que fue publicada con motivo del VIII Congreso de la Asociación Española de Historia Económica celebrado en 2005.
En mayo de 1844 se puso en marcha el nuevo proyecto para reactivar la Fábrica de Trubia, bajo la dirección del teniente coronel Francisco Antonio de Elorza, con el fin de garantizar un acopio regular y suficiente de hulla con calidad apropiada para su conversión en coque que alimentara los altos hornos. Esa incorporación de técnicas de fundición ya existentes en otros países de utilizar coque procedente de la hulla en lugar de carbón vegetal motivó que Elorza se decantase por esta zona privilegiada y solicitase su concesión obteniendo por ley el citado coto de Riosa y Morcín. Su superficie ronda los 50 kilómetros cuadrados y el 24 de abril de 1846 está documentado el comienzo de los trabajos en esta explotación minera.

20 de enero de 2015

Grandes nevadas en Asturias. (con fotos de grandes nevadas en el concejo de Mieres).


Cuando las nevadas eran «de verdad».

Fotografía de la plaza cubierta de Mieres nevada. Instantanea de Fank en el año 1935
Los vecinos de la comarcas de montaña agradecen que los avances eviten las penurias de décadas atrás, cuando pasaban semanas aislados por la nieve.
 
El tren de madera (el Vasco) en la estación de Mieres, entre un montón de nieve. Magnífica imagen,capturada por el fotografo FRANK en 1935.
Los habitantes de las zonas altas del Occidente están acostumbrados a que la nieve forme parte de su vida. Sin embargo, en el litoral la caída de copos es un acontecimiento.

«Lo de antes sí que eran nevadas». «Antiguamente nevaba de verdad». «Lo de ahora no es nada comparado con lo de hace años». Siempre los mismos comentarios cuando llega el invierno y la nieve, y los mayores restan importancia a los temporales de hoy en día, porque echan la vista atrás y aseguran que los de hace años sí que eran fuertes, comparados con los de ahora.
Nevar encima del pan. Así se refieren los somedanos del Valle del Lago a las nevadas por encima de los 1.200 metros, habituales en la comarca en los inviernos, que dejan caer los copos sobre el trigo. Pero en la zona alta sigue nevando como siempre, «Ni antes era todo el invierno nevando ni ahora no nieva nada, son ciclos», asegura María Teresa Lana, hija de los dueños de Casa Lauteiro, el mítico bar del pueblo de El Valle.
Recuerda Lana que cuando era pequeña los inviernos eran parecidos a los de ahora pero que si la nieve llegaba a El Valle se quedaba durante más tiempo entre los valles somedanos. Así, comenta que en la memoria colectiva de los vecinos está un invierno, en los años de la Guerra Civil, en el que no nevó en los tres meses de la estación, mientras que durante la década de los ochenta hubo un año completo de nieve.
Para Lana, aunque sí advierte un aumento de la temperatura media, lo que ha cambiado en los últimos tiempos no ha sido el clima sino las mejores condiciones de vida. Antes, hasta los años noventa, cuando nevaba el pueblo se quedaba aislado durante cuatro o cinco días. Y el que quería bajar a La Pola de Somiedo tenía que hacerlo andando. En una ocasión, siendo ella una niña, recuerda que falleció una vecina de Urría y para subirla a El Valle para el sepelio tuvieron que llevar a hombros el féretro entre la nieve, a pie.

19 de enero de 2015

La historia de la "Tierra Tixileira", Degaña e Ibias

¿TIXILEIROS O CUNQUEIRUS?

Los textos y las imágenes del artículo, están extraídos del blog:
http://elrinconcunqueiru.com
Situación del Ayuntamiento de Degaña en Asturias. http://elrinconcunqueiru.com

Conca o iscudieda. http://elrinconcunqueiru.com

Cuatro son los pueblos conocidos como tierra cunqueira o tixileira, Trabau (Tablado) y El Corralín en Degaña, Astierna (Sisterna) e Il Bau (El Bao) en Ibias.

Antiguamente los naturales de estos pueblos se llamaban a sí mismos tixileiros. Por dedicarse a hacer concas, les llamaron cunqueirus. Hoy ambos términos son utilizados indistintamente para denominarnos.

Joseph Fernández en su libro "El habla de Sisterna" recoge datos de 1920 del Nomenclátor sobre el número de casas y habitantes. Trabau 71 casas y 319 habitantes, Corralín 10 y 96, Astierna 47 y 245 y El Bao 41 y 199. En el año 1952, año que estuvo en la zona viviendo varios meses para desarrollar su tesis doctoral, estimó que la población rondaría los seiscientos habitantes entre los cuatro pueblos.
La tierra cunqueira se encuentra dentro del "Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias". Tiene unos 555 Kms cuadrados de los cuales Degaña aporta casi la totalidad de la extensión del concejo. http://elrinconcunqueiru.com

"La gran enciclopedia asturiana" reseña los datos de la población hacia el año setenta. Trabau 127 habitantes, Corralín deshabitado, Astierna 116 habitantes y Il Bau 64. Hoy en día la población es mucho menor a pesar de ser zona minera, Trabau tiene 52 casas, 10 de ellas habitadas; Corralín de Abajo 7 casas y Corralín de Arriba 5, todas ellas derruidas y cubiertas por la vegetación. El Bao con unas 40 casas tiene actualmente seis habitantes; Astierna mantiene otras cuarenta casas. Siendo el futuro de la minería incierto, es seguro que continuará bajando la población, concentrándose en núcleos de mayor tamaño y dejando los pueblos para residencia de verano de los naturales, sino completamente abandonados. Al final la carretera más que para comunicarnos con el resto de las poblaciones sirvió para favorecer nuestra marcha.

18 de enero de 2015

En 1884 nació en el Ateneo Musical de Mieres la Banda de Música, la "única banda de Asturias" con distinción de laureada

La "laureada Banda de Música de Mieres", en escena.

La Banda de Música de Mieres por La Pasera en el año 1910
El relevo generacional mantiene viva la emblemática formación centenaria.

La banda de Música en la Escuela de Capataces en el año 1928. Foto Frank


De nuevo a vueltas con el ambiente musical de Mieres. Y por una causa lógica y justa. Es uno de los pocos aspectos que han sabido aguantar las embestidas de esta especie de huracán desolador que ha barrido el espíritu de lucha y de compromiso de la población, principalmente en este concejo, hasta situarlo en cabeza de las zonas desbastadas del Principado de Asturias. Ejemplo de la supervivencia artística en ese campo lo son las agrupaciones corales Coro Minero de Turón y Orfeón de Mieres y la Banda de Música de esta localidad, más algún que otro manifiesto de menor trayectoria pero también meritorio, como es la recuperación del folclore regional.
Hoy pues, en bandeja de este espacio, la Banda de Música, que ya no es municipal porque el Ayuntamiento, en su día, se lavó las manos, pero, por fortuna, surgió la inquietud de los incondicionales, para promover un movimiento popular, capaz de hacerla superar el bache.
Como portavoz de toda una historia, de sus protagonistas y de una trayectoria centenaria, un mierense que unió su vida a la plataforma musical cuando tenía solo ocho años, allá por 1951, y que aún hoy mantiene el tipo con plena actividad, desde el cargo de presidente de la asociación "Amigos de la Música de Mieres", que es en la que se sustenta el diario caminar de la agrupación. Hablamos de Ramón del Llano Martínez, toda una autoridad cuya andadura personal queda reflejada por los siguientes caminos.

17 de enero de 2015

El aislamiento asturiano durante la revolución de 1934.

La Soledad de Asturias en la Revolución de Octubre de 1934.

(Artículo documentado con 46 fotografías de la Revolución del 34 en la ciudad de Oviedo).

http://abelgalois.blogspot.com.es
En 1814 Fernando VII regresa a España, restableciéndose la monarquía y paralelamente se produce el desmantelamiento del régimen constitucional de signo liberal surgido de las Cortes de Cádiz de 1812.
La mayor parte del clero se pone del lado del viejo orden, fomentando la persecución de los liberales y lanzándose a la recuperación de sus prerrogativas perdidas. La Iglesia se posiciona dentro del nuevo esquema de poder para  convertirse en la más celosa defensora del absolutismo, y se ganó un enemigo acérrimo: el liberalismo.

Muy pronto, en ambos bandos fue ganando terreno la idea de que la única solución posible para el conflicto radicaba en la eliminación física del adversario. A partir de esta época, las fuerzas conservadoras se alinearon en torno a la Iglesia Católica, mientras que el anticlericalismo se fue transformando definitivamente en uno de los componentes principales del ideario político liberal, que luego sería retomado por las corrientes republicanas más radicales y el movimiento obrero.
La instauración de la República en Abril de 1931 despertó las esperanzas de una buena parte de los sectores asalariados, quienes pensaron que había llegado por fin la hora de satisfacer sus demandas.


La coalición formada por republicanos de izquierda y socialistas se hizo con el poder tras la dimisión del republicano de derecha Niceto Alcalá Zamora en octubre de 1931.  El nuevo gobierno presidido por el republicano de izquierda Manual Azaña tenía una tarea harto difícil por delante, cumplir con las enormes expectativas generadas por el cambio de régimen, no sólo entre las capas medias de la población, sino también entre los trabajadores. El panorama se tornó muy complicado.

A las contradicciones existentes en el bloque social que sustentaba al nuevo gobierno ( los republicanos de izquierda y los seguidores de Indalecio Prieto en el PSOE, y los pertenecientes al ala más radical acaudillados por Francisco Largo Caballero) se le sumó la acción de las derechas aglutinadas en torno a la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), partido estrechamente ligado al clero y que desde un principio se opuso sistemáticamente a todas las iniciativas impulsadas por la coalición gobernante.

16 de enero de 2015

Miguel de Unamuno el escritor y catedratico Vasco, visito Sama en 1923 (y II)

Unamuno en Sama para hablar en "La Montera"(yII).

Miguel de Unamuno, nació en Bilbao, en 1864 y murió en Salamanca, en 1936, ciudad en cuya universidad fue catedrático de lengua griega y rector. Inicialmente sus preocupaciones intelectuales se centraron en las cuestiones éticas y los móviles de su fe, pero pronto la filosofía y sus sistemas le resultaron insuficientes. Comienza entonces el Unamuno literario (“Niebla”, 1914) que alcanza su culminación en “La tía Tula” (1921). También cultivó la poesía como vehículo de su pensamiento. Desencantado con la II República, que apoyó en sus inicios, brindó su prestigio a los sublevados al declararse la Guerra Civil, para terminar retractándose en su célebre respuesta a Millán-Astray, el día que asumió de nuevo el cargo de rector en Salamanca. Fue una figura compleja debido a su radical independencia intelectual. http://www.españaescultura.es
Reseña de la conferencia que el escritor y catedrático vasco ofreció en Langreo el 23 de marzo de 1923.
Casino Sdad. La Montera. 


Habíamos dejado, en el anterior artículo, a Miguel de Unamuno a punto de comenzar a dictar su conferencia, "Cuestiones de Actualidad" y el corresponsal de "La Prensa" transcribe lo que personaje tan sobresaliente dijo:
"Amigos míos -pues siempre lo son del que habla los que le escuchan-. Yo quisiera venir aquí a aprender, y no a enseñar, a oír y no a que me oyesen, pero se me ha invitado a dirigiros la palabra, y acepto esta invitación con agrado.
Manifiesta que se complace en venir a este pueblo de mineros, pues él también nació en otro pueblo de mineros.
Juzga al oficio de minero y del ferroviario como los más nacionales, y por eso cree que los obreros deben ser políticos.
Habla del apoliticismo, del que no es partidario y dice que el concepto que en Rusia se tuvo de aquél perjudicó al país, aunque no niega que consiguió beneficios del cambio de régimen.
Todo sentido internacional que niega las patrias, ha sido un verdadero contrasentido cuando lo sostienen los obreros.
La guerra europea lo demostró, pues los socialistas alemanes, belgas y franceses, etcétera, antes que socialistas eran alemanes, belgas, franceses.
Dice que sí hubo una minoría que se oponía a la guerra; pero esa minoría se juntó a la mayoría y se hizo conservadora, porque las minorías se hacen conservadoras.

15 de enero de 2015

Miguel de Unamuno el escritor y catedrático Vasco, visito Sama en 1923 (I)

Unamuno en Sama para hablar en "La Montera"(I).

Miguel de Unamuno, con su esposa e hijos; Salomé, en el centro.
Gestación de la conferencia del escritor y catedrático vasco "Cuestiones de actualidad", que ofreció en Langreo el 23 de marzo de 1923.
La junta directiva de "LA MONTERA" en  Sama de  Langreo (Asturias). Año 1929


De las tres circunstancias hay una que invita especialmente a centrarse en ella por cuanto es la menos conocida para el lector y está relacionada con nuestra intrahistoria que diría el maestro.
Los pormenores de aquel acontecimiento los hemos recogido de los periódicos de la época que le dedicaron un amplio despliegue informativo.
La historia comienza en la villa de Jovellanos. José María Gutiérrez Barreal, Presidente del "Ateneo Obrero" de Gijón, continuando con su afán por mantener la ambiciosa política cultural de la institución que preside, invita a Miguel de Unamuno a pronunciar una conferencia. Luego, el interés por el personaje, hace le lluevan invitaciones de toda Asturias. Unamuno sólo puede pronunciar dos en Oviedo, la de "La Montera" y, a última hora, la que ofrece en Avilés.
Unamuno arriba a la estación de Gijón, en torno a las diez de la noche, del lunes 19 de marzo de 1923, en el Mixto de Castilla, en medio de una enorme expectación, la misma que despertó en la estación de Oviedo, tomada por amigos y admiradores. En Gijón le dan la bienvenida los directivos ateneístas, así como varios diputados provinciales, una delegación de la "Liga de los Derechos del Hombre", el director de "El Noroeste", Antonio L. Oliveros, y un amigo del vasco, el médico Teófilo Morató.
De la importancia de la presencia de Unamuno da cuenta "El Noroeste", en su número del martes 20, donde puede leerse: "El anuncio de la llegada del insigne pensador vasco don Miguel de Unamuno había despertado en Asturias extraordinaria expectación.

12 de enero de 2015

Los barcos de vapor tuvieron un gran auge en Luanco antes de la guerra civil española.

Cuando el humo impedía ver el muelle.

Puerto de Luanco (Asturias).Tinta . Autor: Demetrio Losada Montero
Los barcos de vapor tuvieron su auge en Luanco desde finales del siglo XIX hasta la Guerra Civil, cuando empezaron a desaparecer por la llegada del motor diésel.
Vapores pesqueros, en el muelle de Luanco hacia 1922.

Hubo una época en el humo de los barcos de vapor no permitía ver el muelle de Luanco debido a la cantidad de embarcaciones que atracaban junto al puerto. Esos barcos comenzaron a faenar en la costa a finales del siglo XIX, más concretamente en 1896, cuando "El Primero de Luanco" se echó a la mar. Esta embarcación era propiedad de José María Mori, que trabajaba para la fábrica conservera de Cabo Peñas. "La mayoría de estos barcos eran comprados por los industriales conserveras para asegurar el pescado en sus fábricas", explica el historiador Toño Cuervo. Los barcos de vapor dejaron de existir paulatinamente, pero fue en la década de los años sesenta cuando fueron sustituidos por los barcos con motor diésel. Los barcos de vapor transformaron la pesca. Disponían de un equipo propulsor en la caldera, que convertía el agua en vapor y contaban también con una carbonera y un aljibe para almacenar el agua. "Daba más seguridad a las embarcaciones y permitía llegan antes a puerto en días de galerna", destaca Toño Cuervo. También era más cómodos para los marineros, que podían dormir y descansar a techo, y por su motor, ya que permitía que los barcos permanecieran más días en alta mar llegando incluso a realizar travesías de varios días y alcanzar el Gran Sol. Empleaban cualquier arte de pesca: cacea para el bonito, palangre para el besugo y red, para cualquier tipo de capturas.

11 de enero de 2015

Dos mujeres llaman a los ovetenses a la sublevación el día 9 de mayo de 1808 que desembocarían en el levantamiento definitivo de Asturias

Andallón y Bobela, heroínas contra Napoleón.

El edificio de la Universidad de Oviedo fue ocupado por las tropas napoleónicas   en  1808  y suspendiéndose la actividad universitaria hasta el año 1812.
Dos mujeres participaron intensamente en todos los sucesos de mayo durante el levantamiento de Oviedo contra la invasión francesa de España.
Ilustración de Pablo García
La voz de dos mujeres llama a los ovetenses a la sublevación el día 9 de mayo de 1808, comienzo de los sucesos que días más tarde desembocarían en el levantamiento definitivo de Asturias y en la declaración de guerra contra Napoleón. Juaca Bobela y Marica Andallón estarán presentes en todos los sucesos de esos días, como testimonian numerosas declaraciones que sirvieron para que la Corona las recibiese y les otorgase una pensión vitalicia. El mariscal Murat había llegado a pedir la lengua de Joaquina, mientras que María actuó con decisión durante la ocupación francesa de Oviedo, ya que hablaba algo de francés y ello le permitió relaciones cautelosas con los militares, al tiempo que auxiliaba a sus vecinos y atendía a los heridos.
Ilustración de Alfonso Zapico
«En los sitios de mayor excitación» de los levantamientos ovetenses de mayo de 1808, las heroínas Juaca Bobela y Marica Andallón «corrieron los mayores peligros, prestaron grandes servicios y sus voces decidieron a los tímidos y alentaron a todos».
Numerosos documentos y testimonios prueban la intensa participación de Bobela y Andallón en aquellas jornadas de sublevación asturiana contra la ocupación napoleónica de España. Buena parte de esa documentación fue recogida por Fermín Canella en sus «Memorias asturianas del año ocho» (1908), donde se expone el proceso informativo que en 1814 sirvió de base para que Bobela recibiera una pensión vitalicia. Andallón también la recibió, aunque con mayores dificultades.
La acción de ambas mujeres se dejo sentir especialmente, como recapitula Canella, en «las Juntas del 10 y del 13 de mayo, en las que el pueblo, ya armado tumultuosamente en la Fábrica del Parque, proclamó por su general al marqués de Santa Cruz y declaró la guerra a Francia». O «cuando en incesantes conspiraciones de los días sucesivos se procuró el alzamiento general». Y así, ambas sostuvieron «el fuego sacro de la patria durante varios días de continuadas alarmas».
Respecto a los hechos del 9 de mayo, Bobela «fue de las primeras que concurrieron con estudiantes, armeros y gentes de todas clases a la plazuela de la Catedral, frente a la casa de Dorado-Riaño, donde entonces se hallaba Correos». Con gritos de «¡viva el Rey, mueran los traidores, mueran los franchutes!», la mujer y la multitud acuden a la calle de Cimadevilla, a la Real Audiencia, para hacerse con «el sanguinario bando de Murat» que ordenaba la represión tras el 2 de mayo.

10 de enero de 2015

La influencia de los Celtas y los romanos en Asturias

¿Asturias celta o Asturias romana?

Astures cun su tipico y exclusivo caballo asturcón
La respuesta es compleja. La influencia de ambos pueblos en la sociedad actual es materia de debate entre los expertos.

Legado romano revisando el orden de batalla.
Por Giuseppe Rava. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
http://www.elcomercio.es
La historia está llena de incógnitas, de eso no cabe duda. Tampoco de que nunca llueve a gusto de todos y que verdades universales, cuando se buscan sobre aquello que pasó un par de miles de años, existen más bien a medias. En lo referido a Asturias, nadie duda del paso romano, ni de que antes de ellos había otros pobladores, los astures. Lo que no está ya tan claro es si aquellos pueblos eran o no celtas. De ser cierto que lo eran, cabría preguntarse si los actuales asturianos son más romanos que celtas, o viceversa; o si quizás somos la 'mezcla' perfecta. El debate está servido y, según los investigadores, es muy difícil conseguir el material que nos saque de dudas pues hablamos de un periodo del que apenas existen documentos escritos y en el que las muchas evidencias materiales han desaparecido.
Para buscar el origen de todo el lío es necesario viajar a los últimos años de la Edad de Bronce, en el último milenio antes de Cristo. Y de ahí, establecer un viaje en el tiempo que nos transporte hasta la Edad del Hierro, el momento de mayor esplendor de los pueblos celtas del norte de la península. Antes de empezar, aparece la primera disputa que enfrenta a arqueólogos, lingüistas e historiadores. ¿Antes de los romanos lo que había en la actual Asturias eran astures? «Está claro que los astures eran pueblos célticos por su cultura, su tipo de hábitat y la toponimia de la región», explica el arqueólogo Jesús Francisco Torres Martínez, director de las excavaciones del yacimiento de Monte Bernorio (Palencia) y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

9 de enero de 2015

La historia de la gaita asturiana, todo un icono (Símbolo) de la música popular asturiana.

La Historia de la Gaita Asturiana.
Gaita asturiana. http://www.musicalario.es
La palabra "gaita" procede del gótico "gaits" (aunque el término aún no está muy demostrado), término que también utilizan las lenguas del oriente europeo ("Gaida"en Hungria, "Gainda" en Creta o "Gayda" en Yugoslavia), que significa "cabra", ya que de la piel de este animal se realiza el fuelle de la misma. Por otro lado otros autores dicen que proviene del nombre de un oboe de África, especie de dulzaina, llamada al-ghaita, ghaita o gheita. 
Los primeros gaiteros profesionales de los que se tienen noticias se fechan en el siglo XVI aunque es en el siglo XIX cuando la gaita alcanza en Asturias gran prestigio de manos de gaiteros como Ramón García Tuero (El Gaiteru Lliberdón), Ladislao Martínez (Aladino’l d’Amandi), Manolo Rivas y otros. Estos músicos promocionan el instrumento en el exterior, grabando discos y haciendo actuaciones en varias capitales europeas y americanas. http://www.telecable.es
http://www.asturies.com
Un término latino es "Cornamusa", palabra que utilizan los aragoneses, mallorquines, franceses o italianos. La Gaita Asturiana, en sí, se conoce desde la Edad Media aunque se crea que su nacimiento se produjo de mucho antes, a la vez que el resto de las atlánticas. La gaita es un instrumento popular que utilizaba la gente del campo, se introdujo en todos los ámbitos diarios: fiestas, misas, funerales... y que la nobleza fue también aceptando.
Las primeras reseñas de la gaita asturiana se datan en el siglo XIII, pudiéndose ver un gaitero en un capitel de la iglesia de Santa María de Villaviciosa "La Oliva"; en una miniatura del libro Libro de la regla colorada(S.XIV) en que se ve a un conejo tocando la gaita o en la sillería gótica de la Catedral de Oviedo en el que aparece un cerdo tocando el mismo instrumento
La gaita llega a estar tan metida en la vida cotidiana que ya a partir del siglo XVI hay gaiteros profesionales, constatado por los libros de la parroquias de Asturias. No hay casi datos hasta entrado el siglo XIX, donde el auge es muy grande, simplemente se encuentran citas en el pago y contratación de gaiteros en diversas iglesias. Surgen los gaiteros más famosos en la memoria de mucha gente: >Aladino'l d'Amandi y el Gaiteru Llibardon. Este último participó en la Exposición Universal (EXPO) de París en 1889 representando a España en su pabellón, y más tarde grabó en Milán el primer disco de Gaita Asturiana conocido.

7 de enero de 2015

La Historia del Campoamor, el gran teatro de Oviedo (Asturias)

UNA DE LAS JOYAS MÁS PRECIADAS DE OVIEDO.
Plaza de la Escandalera después de 1904, tras la construcción de las conocidas Casas Conde (en primer término a la izquierda), proyectadas por la Guardia Civil. A la derecha del teatro, la antigua cárcel de mujeres de la Galera, el edificio de viviendas (1905), que asoma tras está, es obra de Manuel Busto.
El Teatro Campoamor se encuentra situado en la Calle Pelayo y fue construido entre 1883 y 1892 por J. López Salaberry y Siro Borrajo Montenegro, sobre los terrenos que había ocupado el convento de Santa Clara. Su construcción se debió al ruinoso estado de la antigua Casa de Comedias del Fontán. http://el.tesorodeoviedo.es
El Teatro Campoamor en los primeros años del siglo XX. La fachada sigue el proyecto de Salaberry y Siro pero con algunas modificaciones hechas por J.M. de la Guardia: las puertas de la planta baja, los detalles decorativos, las esculturas encargadas a Cipriano Folgueras y la verja que cierra el jardín al sur. Imagen perteneciente al Archivo Municipal de Oviedo.
http://www.teatrocampoamor.es.
OVIEDO QUIERE UN “NUEVO TEATRO”.
El Oviedo que vio nacer el Campoamor discurría en el interior de la muralla medieval y en el ensanche comercial barroco de El Fontán. Los ovetenses se reunían en la Catedral y en el cercano casino, situado en el palacio de Valdecarzana, paseaban por la calle Cimadevilla, la vía comercial por excelencia, estudiaban en la Universidad y asistían a los espectáculos que se ofrecían en el Corral de comedias de El Fontán que, construido a finales del siglo XVII y aunque remodelado a mediados del siglo XIX, se había convertido en un “destartalado y frío teatro” como lo describía D. Fermín Canella.
La calle Cimadevilla a finales del siglo XIX. Fotografía obtenida en Juan de Lillo,
Oviedo, Crónica de un siglo. Tomo I, 1860-1910.
La modernidad llega a la ciudad. El Ayuntamiento es el promotor de nuevos espacios como la apertura de las calles Fruela y Uría para enlazar la ciudad con la estación de ferrocarril del Noroeste. Serán las elegidas por la nueva y emprendedora burguesía para situar sus lujosas viviendas, palacetes y negocios. Por estas nuevas vías circulaban diligencias y tranvías urbanos de tracción animal para viajeros y viajantes.
Clarín publica La Regenta. El ferrocarril, y el teléfono llegan a Oviedo, la luz eléctrica sustituye al viejo alumbrado de gas y se crea el depósito de aguas del Fresno. La vida comercial se fomenta con la iniciativa pública: se construyen los mercados de Trascorrales, del 19 de Octubre y de El Progreso. Se crean numerosas escuelas, mataderos y macelos.
La música y la ópera formaban parte muy importante del ocio de los ovetenses. Debido al deterioro de El Fontán, las funciones operísticas se celebraban también en el teatro-circo de Santa Susana. Comenzaron a alzarse las primeras voces demandando un nuevo teatro como los que estaban construyéndose en muchas ciudades españolas, y a los que los ovetenses miraban con admiración.
Eran modernos teatros a la italiana o coliseos, ideados por y para la burguesía, cómodos y seguros, con amplio aforo y salones de recreo. El modelo a seguir por los teatros españoles levantados a finales del siglo XIX sería el madrileño Teatro de la Comedia, el más moderno del momento, diseñado por Agustín Ortiz de Villajos e inaugurado en 1875.

6 de enero de 2015

Muerte y represión en los maestros republicanos de la Montaña Central

Y la muerte fue a la escuela

¿Quién no recuerda aquellas viejas aulas y los pupitres de madera?
Relación de maestros de las comarcas mineras que fueron ajusticiados, "paseados" y muertos en combate según el historiador Leonardo Borque.
Ilustración de Alfonso Zapico

En todas las épocas y civilizaciones los maestros han sido las primeras víctimas de los violentos, porque estos saben que son los encargados de formar a las personas y enseñarles lo necesario para ser útiles a la sociedad en la que viven. El caso más extremo fue la persecución de los jemeres rojos contra los intelectuales en Camboya. Allí la barbaridad llegó al extremo de matar a todos los ciudadanos que usasen gafas, ya que esta era una señal de que habían leído mucho y por lo tanto iba a ser muy difícil que se pudiesen adaptar al nuevo mundo que debía partir de cero.
Pero en España también tuvimos lo nuestro. En 2010, el historiador y experto en temas de educación Leonardo Borque López publicó un magnífico libro sobre este tema titulado "La represión violenta contra los maestros republicanos en Asturias", acompañando las conclusiones de su investigación con los nombres, fechas y circunstancias que pudo recopilar a lo largo de varios años de trabajo.
En diferentes capítulos el autor dio cuenta de los maestros asturianos que fueron ajusticiados aquí después de aquellos juicios-farsa que se multiplicaron en la posguerra, y también de los "paseados", los muertos en combate, aquellos que cayeron ejerciendo en otras partes de España, los enseñantes que murieron en Asturias sin ejercer en la región y junto a ellos, los presos, exiliados y quienes sufrieron de cualquier forma la represión de los vencedores? o de los vencidos, que como veremos más abajo, cuando tuvieron la justicia en su mano, también la mancillaron con la sangre de sus adversarios.

5 de enero de 2015

Mieres es sin duda el feudo del ciclismo asturiano

El protagonismo de Mieres en el ciclismo nacional.

Avenida José AntoniodeMieres, hoy calle Manuel Llaneza durante una carrera ciclista en el año 1968
El prestigio de las pruebas que se celebraban en el concejo y sus promotores.
Bahamontes en el Batán (Hermanos Antuña de Mieres), en el año 1959.
Cartel de la vuelta ciclista a los valles Mineros en su VII edición en el año 1971.

Mieres es sin duda el feudo del ciclismo asturiano por excelencia aunque paradójicamente no aporta ciclista alguno de relieve, si exceptuamos a Rafael López Amat, de Turón, figura en los años 50 del pasado siglo, y el recientemente retirado Benjamín Noval.
Con chinchonera, el famoso Guillermo Timoner.-3º dcha, en el Batán de Mieres
Por el contrario Mieres tiene un gran protagonismo en la celebración de eventos ciclistas. En este caso es inevitable citar al santo y seña del ciclismo en Mieres y Asturias: Cilio Losa. Losa organizaría a partir del 18 de julio de 1943 el Circuito Nacional de Mieres celebrado tradicionalmente la víspera de San Juan. En la primera edición ya estarían presentes las grandes figuras de la época como los hermanos Delio -vencedor aquel año- y Emilio Rodríguez, Fermín Trueba, Vicente Carretero, José Lahoz, Gándara y los asturianos El Carbonero, Pinzales, Severino Hevia , Laguna etc., en un perfil de circuito netamente urbano de 30 vueltas a La Pasera, El Vasco, La Carolina y La Pasera. Losa organizaría también cinco Vueltas a Asturias en la década de los años 50.
Ciclismo en Mieres, en este caso en el campo de futbol del Batan - Hermanos Antuña.
El circuito de Mieres congregaba en sus calles cada año, por San Juan, a miles de personas. Recuerdo que siendo adolescente en los años 50 me desplazaba desde Felechosa en una época en que el ciclismo era un deporte de masas, después del fútbol y por encima del motociclismo, que desde 1946 a 1955 alcanzó grandes cotas de popularidad en nuestra región también en circuitos urbanos.

4 de enero de 2015

La gran evasión del fuerte de Carchuna (Granada) protagonizada por 4 Asturianos republicanos

La gran evasión asturiana

Ilustración de Alfonso Zapico
La exitosa operación protagonizada por cuatro tenientes republicanos de la región en mayo de 1938 para liberar a decenas de prisioneros de un fuerte franquista de la provincia de Granada.
El asturiano Luis Bárzana, jefe de la 71.ª División del Ejército republicano.
Una famosa película de 1963, «La gran evasión», protagonizada por Steve McQueen, James Garner, Charles Bronson, Richard Attenborough, James Coburn y otros actores y dirigida por John Sturges, relataba la fuga de un numeroso grupo de oficiales ingleses y norteamericanos de un campo de concentración alemán durante la II Guerra Mundial, huida que sólo unos pocos consiguieron culminar con éxito. Nuestra Guerra Civil dio lugar a una fuga masiva de trescientos prisioneros republicanos asturianos de un fuerte situado en territorio franquista, muy lejos de su tierra, en la costa de Granada, operación culminada con total éxito.
Cuatro tenientes asturianos del Ejército republicano protagonizaron en mayo de 1938 una arriesgada operación que finalizó con la liberación de decenas de presos del fuerte franquista de Carchuna, situado a escasos kilómetros de la localidad granadina de Motril. La huida fue vitoreada por sus correligionarios y catalogada como la mayor hazaña de los derrotados en territorio andaluz. La Delegación de Propaganda y Prensa de Madrid publicó el 9 de julio de 1938 un folleto titulado «Fuerte de Carchuna», en el que se relataba esa acción, que pasa por ser la primera y única de un comando en la Guerra Civil española. La protagonizó una treintena de hombres, de los cuales cinco eran asturianos y tenientes del Ejército popular republicano. El máximo responsable de la operación fue el mayor jefe de la 71.ª División, Luis Bárzana, también asturiano, y se saldó con la liberación de 305 soldados republicanos prisioneros en el fuerte de Carchuna, situado en Los Llanos de Calahonda, en la costa granadina, cerca de Motril. «Audacia, organización y disciplina» son las tres características que el mando del XXIII Cuerpo del Ejército de la España republicana destacó de esta acción. Los prisioneros liberados eran miembros del Ejército republicano del Norte, asturianos en su inmensa mayoría, que habían sido apresados tras el fin de la guerra en el Norte. 

3 de enero de 2015

Pío Baroja estudió el paso por Asturias de Miguel Gómez y Damas

Tras la pista de Gómez.


Pío Baroja, fotografiado por Prieto.
Pío Baroja estudió el paso por Asturias de Miguel Gómez y Damas, que fue una pieza clave en el avance hacia Galicia en la primera guerra Carlista.

Ilustración de Alfonso Zapico

Entre los escritos tardíos de Pío Baroja figura una curiosa colección de relatos que él calificó como memorias y reportajes bajo un hermoso título: "Desde la última vuelta del camino". En uno de sus capítulos el escritor vasco cuenta como realizó un viaje por España siguiendo la pista de la "expedición de Gómez", saliendo desde Vera en automóvil con la compañía de un fotógrafo y un chófer que aprovechaba las paradas para revisar el motor y canturrear. Uno hubiese dado cualquier cosa por ocupar otro asiento en aquel vehículo y acompañar a don Pío en su periplo, pero se tiene que conformar con releer de vez en cuando sus apuntes para pasar un buen rato. Miguel Gómez y Damas fue uno de los jefes más heterodoxos de la primera guerra carlista. Muy discutido en su tiempo, su fama fue apagándose y acabó sus días en Burdeos, completamente olvidado. Como el recuerdo de su expedición, que no tardó en perderse, hasta el punto de que don Pío, cien años más tarde, no pudo encontrar en sus escenarios a nadie que guardase memoria de lo que sus mayores habían visto.
Gómez hizo un fantástico recorrido por España, siguiendo un camino absurdo, lleno de avances y retrocesos en el que invirtió cinco meses y veinticuatro días, manteniendo combates que aunque nunca se tuvieron en cuenta en las academias militares de nuestro país, se estudiaron con atención en Alemania y Rusia.