21 de febrero de 2017

El león cavernario reinaba en Asturias en el Pleistoceno

Los restos de león cavernario de Porrúa son los mejores hallados en Asturias
Imagen del 'León de las Cavernas' (Panthera leo spelaea). - FOTO. http-dinosaurguide.blog.cz
El ejemplar tiene entre 10.000 y 50.000 años de antigüedad y la especie prehistórica superaba en tamaño a los grandes felinos africanos
León Cavernario
http://www.lne.es
El león cavernario que reinaba en Asturias era un feroz y terrible depredador que cazaba en el territorio del actual Principado hasta hace unos 10.000 años. Los restos de este animal hallados en una torca (depresión circular con bordes escarpados en un terreno) de la localidad llanisca de Porrúa son los más completo de los encontrados en Asturias hasta la fecha, era más grande y robusto que los africanos actuales y tiene entre 10.000 y 50.000 años. Así lo explica el paleontólogo de la Universidad de Oviedo Diego Álvarez Lao, quien está estudiando el hallazgo que hace tres años realizó Pablo Solares, entonces presidente de la Federación Asturiana de Espeleología. Los restos del mamífero han sido rescatados de la sima vertical en la que se hallaban hace poco tiempo y Álvarez Lao prefiere ser cauto en su análisis, todavía en proceso.

20 de febrero de 2017

El nostálgico ferrocarril que marco una época en Mieres

Aquellos viajes en el Vasco Asturiano en la posguerra
Avenida José Antonio, hoy Calle Manuel Llaneza de Mieres. Foto Alonso 1955
Las innumerables anécdotas de los recorridos ferroviarios entre los años treinta y sesenta del pasado siglo
Mieres, postales para el recuerdo, La Voz de Asturias
http://www.lne.es
Muchos usuarios veteranos del ferrocarril del Vasco Asturiano, línea Oviedo-Collanzo, recordarán la tarea que suponía acceder a los vagones en los años 40/50 del pasado siglo, claramente insuficientes para albergar a tantos pasajeros que diariamente lo utilizaban, sobre todo, en las horas punta del primero de la mañana o el que pasaba por Moreda a las 16.40 en dirección a Collanzo. Las carreras para alcanzar aquel objetivo eran habituales: para llegar a tiempo de sacar billete o no perder el tren, los viajeros del valle de Casomera y Felechosa tenían otro suplemento de carreras: el de conseguir asiento en los autobuses de línea hacia los citados pueblos. Los días de mercado en Grao, Mieres o Cabañaquinta los vagones ofrecían un espectáculo surrealista con maniegas y serones llenos de gallinas y conejos, mezclados con mantecas, huevos, truchas, castañas, fabas... hasta paquetes de cohetes y dinamita según denunciaba el diario "Región" años antes (1924).

19 de febrero de 2017

El antecedente más remoto de la Fiesta Nacional

Mirada hacia el Oeste
Faustíno Rodríguez San Pedro y Díaz de Argüelles (Gijón, 1833-1925
Recuerdo del gijonés Faustino Rodríguez San Pedro y Díaz de Argüelles, quien propuso en 1913 celebrar la Fiesta de la Raza el 12 de octubre
La Nueva España
Los desencuentros político-ideológicos a propósito de la celebración de la Fiesta Nacional, devuelven a la actualidad al gijonés Faustino Rodríguez San Pedro y Díaz de Argüelles (Gijón, 1833-1925), que fue el promotor, en el año 1913, para que el 12 de octubre (fecha de 1492 que se considera la del "descubrimiento" de América por la expedición naval mandada por Cristóbal Colón) se celebrase la Fiesta de la Raza, es decir, el antecedente más remoto de la Fiesta Nacional, con el largo paréntesis de denominar al 12 de octubre Día de la Hispanidad.

18 de febrero de 2017

Los puentes de Santullano y Ujo

Un puente de autor
Puente de la perrona en Ujo. Dibujo de Garrido
Los viaductos de Santullano y Ujo, dos ejemplos notables de la ingeniería civil del siglo XVIII
Ilustración de Alfonso Zapico
Se ha escrito muchas veces que el puente de Santullano, bajo el cual pasan ahora el viejo río Caudal y la nueva riada de automóviles que transitan por la A-66, fue construido en base a diseños del propio Jovellanos. La realidad es que lo planeado por el ilustrado gijonés fue la Real Carretera a Castilla, pero no el puente, que don Gaspar ya conoció casi acabado y del que anotó en uno de sus viajes, el 27 de noviembre de 1792, que era magnífico, con cinco arcos, de sesenta pies de diámetro sobre treinta de altura y que incluso contaba con una pequeña estructura para una presa.