12 de noviembre de 2014

El Club Allerano en La Habana

El centenario de la fundación del Club Allerano de Cuba

La Sociedad Humanitarios de San Martín de Moreda recibió la visita del presidente del Club Allerano de La Habana, entidad creada en el año 1953
La extraordinaria obra de los emigrantes asturianos en América en favor de sus pueblos.

Interior del Centro Asturiano en La Habana. Foto de 1932.
El presente año se cumple un siglo de la fundación del Club Allerano en La Habana con la presencia mayoritaria de vecinos de Felechosa en el mismo. En la segunda década del pasado siglo se crearían gran parte de los centros y clubs asturianos en Cuba. En algunos casos se aglutinaban por partidos judiciales o se fusionaban por cercanía dos o más municipios. La Sociedad Casina de Cuba es la decana de todos los centros, fundada en 1908.
En los primeros compases del siglo XX recién consumado el desastre de la pérdida de Cuba en 1898, la emigración hacia la isla caribeña seguía inalterable a pesar de las reiteradas llamadas de destacados asturianos residentes en la isla y las informaciones de la prensa hispano-cubana desaconsejando emigrar a Cuba, donde las consecuencias de la guerra habían expulsado del mundo laboral a miles de españoles que deambulaban por las calles de La Habana en una situación socio-económica dramática. A pesar de ello millares de asturianos y cientos de alleranos seguían desplazándose a Cuba, escapando de otra situación trágica como era la endémica pobreza o la incorporación a la guerra de África. En el citado año de 1914 se calculaba que los vecinos de Felechosa radicados en Cuba superaban el centenar.
La primera directiva del Club Allerano estaba compuesta por Luis Muñiz Blanco, como Presidente, Sabino Rodríguez (Vicepresidente), Constantino Megido (Tesorero), Antonio Castañón (Vicetesorero), Antonio Muñiz (Secretario) y Manuel González (Vicesecretario). Eran Vocales: Manuel Ordóñez, Santos Díaz, José Muñiz, José Megido, Gonzalo Lobo, Antonio Suárez y Gabino Suárez y como suplentes Ramón Muñiz y Eulogio Castañón. Como se observa hay mayoría de apellidos tradicionales de Felechosa. En 1944, según informaba la revista editada en Cuba por asturianos "El Progreso de Asturias", 30 años después de la fundación del club sólo sobrevivían Luis Muñiz, Sabino Rodríguez, Antonio Suárez, Gabino Suárez, Manuel González y Gonzalo Lobo, éste era el socio número 1 del Club.


Centro Asturiano en la Habana
Desde la fundación del Club Allerano las diversas Juntas Directiva tuvieron como presidentes a Luis Muñiz, Sabino Rodríguez, Santiago Castañón, Santos Díaz, Antonio Muñiz, Celestino Rodríguez, José Muñiz, Antonio Suárez, Salvador y Manuel González, Jesús y Manuel Megido Gonzalo Lobo y Gabino Suárez. Desde 1959 con la llegada al poder de Castro desaparecen gran parte de los centros de asturianos con la incautación de sus sedes.
De los componentes citados probablemente el más sobresaliente fue Luis Muñiz Blanco, directivo del poderoso Centro Asturiano de Cuba, perteneciente a diversas comisiones del Centro y que había tenido un protagonismo destacado en la decisión de construir los Sanatorios del Naranco en Oviedo.
Al igual que otras entidades que ostentaban la representación de los municipios asturianos en Cuba, el fin esencial era ayudar a sus pueblos de origen en forma de donativos mediante suscripciones entre sus afiliados destinadas a realizar obras como traídas de aguas, lavaderos, escuelas, defensas de los ríos, etc. Se establecían igualmente ayudas para los emigrados en situación de penuria económica o con problemas de salud. En 1917 el Ayuntamiento de Aller aprueba la traída de aguas de Felechosa por un importe de 6.666,01 pesetas. A tal efecto se promueve una suscripción en el Club Allerano que llega cubrir el presupuesto total de la obra y aún sobra una cantidad que se dedicaría a otro tipo de obra pública. En 1931 por ejemplo se aprueba la adquisición de un aparato ortopédico para el allerano Eugenio García hospitalizado en la Clínica Covadonga.
Desgraciadamente el grueso de los emigrados regresó sin apenas recursos económicos y en muchos casos portadores de enfermedades. Por ello el Centro Asturiano de Cuba proyectó la gran empresa de los Sanatorios del Naranco en Oviedo a fin de evitar el contagio a sus familiares y vecinos en sus pueblos de origen. Los citados Sanatorios no llegarían a funcionar con normalidad al ser destruidos durante la guerra civil.
Asturias tiene una deuda histórica con su emigración, sobre todo la dirigida a Cuba, Argentina y México, aunque ha habido benefactores notables de Puerto Rico, Chile, Panamá y otras repúblicas americanas. De esta extraordinaria muestra de solidaridad en favor de sus pueblos y paisanos no existen antecedentes en ninguna parte. En España únicamente los emigrados de Galicia y en menor medida del País Vasco dan un ejemplo semejante.
Recibo de pago del Centro Asturiano de la Habana.


FUENTE:
Cronista del Centro Asturiano de Oviedo)









____________________________________
____________________________________



NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada