30 de abril de 2016

Las mujeres que entraron por primera vez en la oscuridad de un pozo minero en Asturias

De cuatro a cien mineras en dos décadas
Grabado de mujeres dentro de una mina europea de finales del XIX
DATOS PARA LA HISTORIA
  • ·         Las Pioneras. María de los Ángeles Llaneza, María Shirley Sánchez, María Virginia Domínguez y María del Carmen González fueron las primeras mujeres que penetraron en el interior de una mina.
  • ·         La Sentencia. Las mineras pudieron incorporarse a sus puestos gracias a una histórica sentencia del Tribunal Constitucional, que daba la razón a la asturiana Concepción Rodríguez en su demanda contra la compañía hullera.
  • ·         Plantilla (10/02/2016). “En Hunosa (Empresa estatal), en la actualidad, trabajan 101 mujeres y 973 hombres en el interior de los pozos. En el exterior, hay 68 féminas y 211 varones”. (Total 1355 trabajadores)

Mujeres mineras.  www.elvalledeturon.net
El 17 de enero de 1996 es una fecha clave en la historia de la minería y de la conquista de derechos por parte de las mujeres. Ese día de invierno de hace dos décadas, cuatro mineras entraron por primera vez en la oscuridad de un pozo. En concreto, de dos: Santiago, en Caborana, y Pumarabule. María de los Ángeles Llaneza, María Shirley Sánchez, María Virginia Domínguez y María del Carmen González fueron las pioneras. Las dos primeras comenzaron a trabajar en el yacimiento allerano y las otras dos hicieron lo propio en el sierense. Por aquel entonces, contaban con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años.
Alcanzar este hito acarreó numerosas y arduas luchas a las que puso fin una sentencia del Tribunal Constitucional. Concepción Rodríguez se había ganado su derecho a trabajar en la mina, pero no le bastó con superar las pruebas de selección convocadas por Hunosa en 1985. Pese a ser considerada apta para desempeñar las labores propias de una minera de interior, la empresa hullera se amparó en la protección al sexo femenino y rechazó su acceso al puesto. No fue hasta diciembre de 1992, cuando el órgano más elevado en la interpretación de la Constitución reconoció el derecho de las mujeres a trabajar en las explotaciones en las mismas condiciones que los hombres.

28 de abril de 2016

Arturo Ruiz Castillo rodó parte de un largometraje en el Mieres de 1960

¿Qué fue de Pachín?
Angelito (Pachín) con 9 años
La película que Arturo Ruiz-Castillo rodó en parte en Mieres y con figurantes locales descubrió al mundo al salmantino Ángel Gómez Mateo, "Angelito"
Ilustración de Alfonso Zapico
Ya les conté que en 1933, el grupo teatral universitario "La Barraca" tuvo en Mieres una curiosa experiencia. Los jóvenes estudiantes encabezados por Federico García Lorca recorrían España en sus camionetas para dar a conocer el teatro clásico a quienes no tenían oportunidad de verlo en las grandes salas, cuando en uno de aquellos viajes el vehículo que los llevaba rompió el motor bajando las rampas del Pajares.
El pintor leonés Luís Sáenz de La Calzada escribió más tarde que la avería no se pudo solucionar hasta que los recambios llegaron cuatro días más tarde y que los actores fueron alojados por los Álvarez Buylla, familia culta y republicana, en aquella hermosa casona que la piqueta acabó borrando de La Rotella, en el barrio de Oñón.
Como no paró de orbayar, el grupo se entretuvo tocando el piano, ensayando y haciendo versos. Para el recuerdo quedaron estos: "Al coche de 'La Barraca' / nunca le falta una pena / ya se le rompe un cristal / ya se le funden las bielas"; pero también hubo tiempo para las representaciones que disfrutaron los vecinos en el Salón-Teatro "Argentino", como se denominaba entonces "El Palau".
Sabemos que en aquel pequeño escenario pudieron verse tres Entremeses de Cervantes: "El pícaro hablador", "La cueva de Salamanca" y "La guarda cuidadosa", pero lo que ya no podemos conocer son los nombres de aquellos que acompañaban al poeta granadino, aunque es muy probable que entre ellos estuviese otro de los fundadores de la compañía, Arturo Ruiz-Castillo, quien a sus 23 años, inteligente y activo, después de licenciarse en Ciencias Exactas por la Universidad de Madrid, había interrumpido otros estudios de Arquitectura para dedicarse primero a las tablas y muy pronto al séptimo arte.

27 de abril de 2016

Los abueletes mierenses y sus batallitas

Con la mirada en pretérito y en clave infantil
Niños jugando con las canicas al gua
Aquellos juegos y libros de los nostálgicos años cuarenta y cincuenta
Niños jugando al churro (cuchillo-tijera -ojo de buey)
Indudablemente a la hora de hurgar en el pasado uno corre un peligro serio de entrar, de cara a las posteriores generaciones, en el famoso y manejado dicho bajo el brazo de "ya está aquí el abuelete con sus batallitas". Precisamente, el conocido personaje era uno de los entretenimientos de revista infantil por aquellos tiempos.
Cierto es también que hoy, setenta años más tarde, de una forma tajante y asombrosa todo ha cambiado: la imagen, los usos, las costumbres y la forma de desarrollar la vida. Si antes los niños se dedicaban al "pío campo", a los "chaplillos" y similares, y las niñas -por aquello de lo impuesto por el régimen de que los niños con los niños y las niñas?- entretenían sus tiempos libres a base de muñecas, incluso de trapo, en los acertijos y "cocinetes", o el juego de la raya (el "cascayu" en asturiano) Váyase usted a encontrar ahora una estampa de ese estilo! Con mucha suerte, en manos de algún veterano coleccionista amante de la máxima de que "todo tiempo pasado fue mejor". Hoy, sin necesidad de darle muchas vueltas, cualquier curioso de la realidad presente se da de bruces, en el escenario menos pensado, con las actuales tendencias del tiempo libre de las nuevas generaciones. Como ejemplo, presentan un cuadro típico ya de cuatro o cinco adolescentes o infantes, cada uno con su móvil de último avance, dándole a la tecla.

25 de abril de 2016

Lo niños de la guerra asturianos que embarcaron rumbo a otros países

El vuelo de los ángeles rojos
Miles de niños tuvieron que abandonar España
La historia de los miles de niños asturianos que, huyendo de la Guerra Civil, embarcaron rumbo a otros países, principalmente la URSS
Ilustración de Alfonso Zapico
La guerra civil duró poco en el Frente Norte. En septiembre de 1937 ya estaba claro que Asturias no iba a resistir, aislada tras la caída de Santander, con las tropas fieles a la República desmoralizadas ante la imposibilidad de entrar en Oviedo y la población civil amedrentada por los bombardeos inclementes.
La noticia de que las brigadas navarras avanzaban imparables después de haber sobrepasado el frente de la sierra del Cuera, trajo el recuerdo de la represión sufrida tras el fracaso de la revolución de Octubre y la seguridad de que a la segunda, sin tener que rendir cuentas más que así mismos, los verdugos podrían justificar su saña como un acto de justicia a sus caídos. El general Queipo de Llano lo había dicho claramente desde Radio Sevilla: "Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad. Y, a la vez, a sus mujeres. Esto es totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen".
En aquel momento, algunos ya estaban preparando su propia salvación, pero incluso los más temerosos tuvieron claro que lo más importante eran los niños y niñas, que podían acabar sufriendo a lo largo de toda una vida las consecuencias de la barbarie.

23 de abril de 2016

El cierre del histórico Centro Asturiano de La Habana de Gijón

Por los emigrantes
El edificio al que se mudó en 1959 el Centro Asturiano de La Habana, en el paseo de Begoña
El Centro Asturiano de La Habana encomendó en 1911 al entonces alcalde de Gijón, Donato Argüelles del Busto, la creación de una delegación en la villa
Centro Asturiano de La Habana (1923), La Habana, Cuba
El martes, día 1 de marzo de 2016, se conoció públicamente que el Registro de Asociaciones del Principado de Asturias daba por "extinguido" al Centro Asturiano de La Habana de Gijón, culminándose de esta forma la desaparición de una más que centenaria entidad local que ahora, tras un tormentoso proceso judicial, se fusionará con el Real Grupo de Cultura Covadonga.
Se cierra así una historia que comenzó oficialmente el 20 de febrero de 1911, en el Casino de Gijón, pero que tenía a sus espaldas la formidable emigración asturiana a la isla de Cuba (una provincia española hasta 1898) y la creación, el 2 de mayo de 1886, del Centro Asturiano de La Habana, con el objetivo de prestar asistencia sanitaria, formación y ocio a todos los asturianos y sus descendientes asentados en la, en sus tiempos, considerada la Perla de las Antillas.
Pero como no todos, ni muchos menos, de los miles de asturianos que emigraron a la Gran Antilla hicieron fortuna, desde el Centro Asturiano habanero se procuró, ya en 1909, dar asistencia a quienes tenían que retornar y no precisamente para levantar una mansión indiana con la identificativa palmera, así como a quienes pretendían emprender el camino de la emigración a tierras americanas.

22 de abril de 2016

La “mítica” barriada mierense de San Pedro

San Pedro, un barrio minero con amplia historia
El barrio San Pedro en construcción.(Foto Carlos del Valle)
La solidaridad y la camaradería juvenil, los grandes valores de la barriada mierense
El barrio San Pedro
Finales de los cuarenta del siglo pasado. Las gentes de los cuatro puntos cardinales de Asturias, y de varias provincias españolas (sobre todo las de Galicia, meseta castellana, Extremadura y Andalucía), acuden a la llamada del oro negro. No petróleo, sino carbón de las Cuencas mineras asturianas, donde dicen que se gana para el sustento familiar. Y las comarcas del Caudal y Nalón, son los puntos preferidos.
Ante el aluvión de optantes a puestos en el interior y exterior de la mina y también de la siderurgia, venidos de fuera para unirse al fuerte contingente de los nativos de la zona, el Gobierno español se ve en la tesitura de ubicar a las familias de los nuevos obreros. Y como setas en primavera, en las principales poblaciones de ambas cuencas nacen poblados obreros, al estilo de cuarteles, pero con la cobertura de lo más elemental para acoger a la prole. Ya había algún antecedente como los cuarteles de San Francisco en Turón, Santa Cruz, y también caso posterior como lo fue el poblado de Rioturbio.
En las cercanías del río Caudal, al norte de la villa mierense, se levanta uno de esos importantes núcleos que habrían de servir de nido a todo un contingente de familias llegadas de diferentes puntos geográficos. Son en torno a cuatrocientas o cuatrocientas cincuenta unidades que alcanzan los sesenta metros cuadrados, aunque las hay de menor superficie. Las viviendas se reparten en una cocina comedor, dos o tres habitaciones, cuarto de baño con ducha y en algunos casos despensa o carbonera, este último recurso por el derecho al vale de carbón que tenían los nuevos mineros.

20 de abril de 2016

Pablo Suero (Gijón 1898-Buenos Aires 1943), el periodista con pasaporte argentino pero nacido en Gijón - Asturias (y 2)

Pablo Suero, el esplendor y el olvido
Pablo Suero y su mujer, Delia Díaz Vélez, fotografiados hacia 1940
Poeta, dramaturgo y crítico, el periodista asturiano, afincado en Argentina, reflejó las vísperas convulsas de la Guerra Civil a través de entrevistas y reportajes reunidos en el libro "España levanta el puño"

Portada del libro de Pablo Suero
Pablo Suero Siero había nacido en Gijón en 1898, pero emigró de niño a la República Argentina, donde desde muy joven pululó por las redacciones de los periódicos para hacerse un nombre como reportero e implacable crítico teatral. Poeta, traductor, dramaturgo, letrista de tangos y director de escena, entre sus obras destacan los poemarios "Los cilicios" (1920) y "Agonía de un mundo" (1940), el drama teatral "Patagonia" (1929) y el libro de entrevistas "Figuras contemporáneas" (1943), que apareció después de su muerte. Sin embargo, hoy se le recuerda sobre todo por ser amigo de Federico García Lorca, al que conoció cuando éste viajó a la Argentina en 1933, y por los reportajes y entrevistas que contiene su libro "España levanta el puño" (1937), donde le toma el pulso a la realidad del país a través del paisaje, el arte, los políticos y los escritores que vivieron las elecciones de febrero de 1936, de las que saldría victorioso el Frente Popular y que se convirtieron en las últimas de la Segunda República y en preludio del gran baño de sangre que supuso la Guerra Civil. Suero lo realizó tras viajar a España a finales de 1935 y por sus páginas pasan, entre otros, políticos destacados como José Calvo Sotelo, José Antonio Primo de Rivera, Indalecio Prieto, Largo Caballero, Dolores Ibárruri y Manuel Azaña, y también lo más granado de la literatura de entonces: Antonio Machado, Pío Baroja, Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Alejandro Casona, Rafael Alberti y Federico García Lorca.
Pablo Suero pasó del esplendor que su capacidad para las relaciones públicas y una brillante carrera periodística le permitieron en vida al más absoluto olvido tras una muerte temprana. Sin embargo, para llegar a todo eso, el 13 de abril de 1895, en la iglesia parroquial de San Martín de los Fierros, en la localidad de Puente de los Fierros, concejo de Lena, Asturias, tuvieron que casarse Pablo Suero Entrialgo y María de la Paz Siero Cueto. Se ignora la razón por la que dos jóvenes naturales de Gijón, una ciudad fabril y portuaria, eligieron esa parroquia del sur de la provincia para casarse, aunque el acta de matrimonio deja ver que pudo deberse a algún vínculo familiar, pues tanto el cura de Puente de los Fierros, Epifanio Siero, quien los casa, como uno de los testigos, Marcial Matamoros Siero, vecino de la misma localidad, seguramente eran parientes de la novia.

18 de abril de 2016

Pablo Suero (Gijón 1898-Buenos Aires 1943), el periodista con pasaporte argentino pero nacido en Gijón - Asturias (1)

Pablo Suero, el gijonés que entrevistó a una España que olía a guerra
Pablo Suero - Retrato del periodista
El reportero, con pasaporte argentino, amigo de Lorca y de Gardel, vivió en 1935 las convulsiones de un país abocado al desastre
Pablo Suero retratado de niño
Cuando el periodista Pablo Suero desembarca en España con un montón de proyectos de entrevista bajo el brazo, el país afilaba las guadañas. Era el año 1935, en vísperas de las elecciones de febrero. Suero tenía pasaporte argentino pero había nacido en Gijón, hijo de una familia emigrante. Se convirtió pronto en todo un personaje en Buenos Aires. Se ganó la vida como reportero y crítico literario, fue dramaturgo y director de escena. En 1936 se fijó en una joven actriz y la contrató para su compañía teatral. Se llamaba Eva, y años después pasó a la Historia por su apellido de casada: Perón. Suero escribió memorables letras de tangos para su amigo Carlos Gardel, y en Buenos Aires acabó haciendo otro amigo ilustre, Federico García Lorca, a quien en 1935 visitó en su casa familiar. Tras la muerte del poeta, poco tiempo después, Suero recordaba las palabras de la madre de Federico hablando de las elecciones del 35: «Si no ganamos, ya podemos despedirnos de España. Nos echarán, si es que no nos matan».
Aquellas entrevistas y crónicas que el asturiano Pablo Suero realiza en España en tiempos de preguerra demuestran la influencia del periodista. Lo reciben Manuel Azaña, Largo Caballero, Gil Robles, Calvo Sotelo, José Antonio Primo de Rivera e Indalecio Prieto, entre otros políticos de primera fila de la época. Ahora, el trabajo periodístico de Suero en España ve de nuevo la luz en forma de libro titulado «España levanta el puño. Palabras al borde del abismo». Lo de España levanta el puño viene a confirmar la ideología del periodista, que no tiene inconveniente en proclamar en cada crónica. Lo que se dice información militante. El gran icono de la derecha hispana, José María Gil Robles, accede a saludarle pero no le concede ni una sola declaración, quizá conociendo por dónde iban los tiros. Suero se venga con una crónica despiadada: «su oratoria es pobre de ideas y confusa, en ella se descubren acusados síntomas de mesianismo. Carece de brillantez, de ideología y se enreda en una sintaxis maltrecha».

16 de abril de 2016

Francisco Baizán Lobo "Paquirri" fue un allerano universal

La versatilidad de un allerano
Moreda de Aller 1920
La historia de Francisco Baizán, "Paquirri", que fue taxista internacional, deportista y artista
En esta imagen de en torno a 1930 vemos la antigua iglesia parroquial de San Martín de Moreda, con la torre y el pórtico que fue construido en 1923 gracias al patrocinio del marqués de Casa Quijano, gerente de la Sociedad Hullera Española. La iglesia que hoy se conserva fue reconstruida en 1946, tras los destrozos acontecidos en la Guerra Civil, pero la iglesia tiene una larga historia. El primer edificio construido en el lugar donde se ubica el templo actual, data del s. XIV aunque es a finales del XVII cuando nos hablan de su forma. En el año 1600 se reedificó. Es en 1742 cuando se hace la primera obra importante en el templo: Simón de Aheda y Torre, maestro de arquitectura, ajusta con D. Antonio Gonzalez Castañon, párroco, con Sebastián Ordoñez Campomanes, Francisco Castañon y Toribio Ordoñez, vecinos de Moreda, hacer seis arcos de cantería. En 1766 la iglesia necesita de un arreglo general. Es necesario aumentar su altura, levantar una torre, construir y labrar los estribos interiores que sujetan los arcos y una pilastra para dar más vitalidad a la Iglesia. De todo este trabajo se hace cargo el maestro de arquitectura Juan Francisco de Nava Vigil, vecino de Pola de Siero. Se ha hayado un edicto del obispo González Pisador de ésta época declarando la iglesia lugar de Asilo. En 1801 se van a realizar importantes obras. El maestro de obras de la Catedral de León informa sobre la viabilidad del proyecto a realizar y se reconstruye la Capilla Mayor, se le pone una bóveda en media naranja, y un arco para el retablo. En 1919 vuelve a quedar el pórtico en malas condiciones por lo que se decide construir uno nuevo y una vistosa torre. Va a ser el día de San Martín del año 1923 cuando se inaugura con gran solemnidad una bella iglesia con una hermosa torre y pórtico con columnata en el lugar de la anterior. Sobresale la figura de D. Santiago López, marqués de Casa Quijano y por entonces gerente de la Sociedad Hullera Española como principal benefactor. Durante la guerra civil se tiraron la torre y el pórtico, reconstruyéndose por último tal y como la conocemos actualmente. También se destruyeron el retablo y altar mayor junto con el de la Virgen del Carmen y el de San Antonio. Las obras de la actual iglesia terminaron en el año 1946, siendo párroco D. Demetrio Cabo Pérez. http://www.asturias.es

Moreda de Aller. Año 1925 
Francisco Baizán Lobo "Paquirri" fue un allerano universal, parapetado tras los gruesos cristales de sus gafas, durante décadas cubrió el servicio de taxis en Moreda, en compañía de sus hermanos Jovino y Julio. Le recuerdo en los años 40 del pasado siglo, en Felechosa, cuando subían en su taxi a comer a mi casa, entre otros, a Pepito Sela, Tonín Trapiello, Pololo, etc. Transportó a centenares de alleranos a Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda o Francia, en los años 60 del pasado siglo, y los viajes siempre los amenizaba con su amplio repertorio de anécdotas.http://www.lne.es
Recuerdo un episodio con "Paquirri". En 1955, me desplacé desde Moreda a Oviedo con unos familiares cubanos a un partido Oviedo-Sporting. De aquella fecha, si no me falla la memoria, sólo había en Moreda como taxistas los hermanos Baizán y Roberto. Este último nos adelantó subiendo La Rebollada y uno de los cubanos censuró a "Paquirri" por el adelantamiento humillante de la "competencia" a lo que contestó "no te preocupes, ya lo alcanzaremos en el paso a nivel de Olloniego", y efectivamente, allí estaba el bueno de Roberto a la cola esperado el levantamiento de la barrera. La experiencia de Paquirri venía avalada porque según una estadística de unos años después el paso a nivel bajaba la barrera ¡76 veces al día!

15 de abril de 2016

Una revolucionaria obra de Sánchez del Río (y II)

El hormigón que armó los cimientos del Real Oviedo
Edificio situado en la calle Río Caudal. Su construcción fue promovida por el alcalde de Oviedo Manuel Álvarez Buylla y fue uno de los edificios más vanguardistas construidos en la ciudad entre 1960 y 1970.
Fue diseñado por Ildefonso Sánchez del Río, comenzándose a construir en 1962 y terminándose en 1975. El espacio deportivo y las gradas se encuentran cubiertos con una bóveda de hormigón que exteriormente da al edificio la silueta de una tortuga. El edificio puede albergar unas 6.000 personas. FUENTE: http://el.tesorodeoviedo.es
Continuación del artículo “Una revolucionaria obra de Sánchez del Río (I)
El famoso paraguas invertido proyectado por el ingeniero Ildefonso Sánchez del Río
Tal confianza en el buen comportamiento del fibrocemento o "mortero fibroso", como también lo solía denominar, debió adquirirla por sus experiencias como ingeniero municipal de Oviedo en las obras de abastecimiento de aguas construidas con tuberías de presión. También en la revista "Ingeniería y Construcción", en el número de abril de 1932, publicó un artículo titulado "Tubería de hormigón armado con revestimiento interior de uralita" en el que ponía de manifiesto las excelentes propiedades elásticas de este material constatadas en sus variadas y rigurosas experiencias. Había conseguido la absoluta impermeabilidad en tuberías de hormigón armado interiormente revestidas por un forro de uralita, a pesar de que en el hormigón se hubieran producido abundantes fisuras y grietas a causa de la presión interior y de los asientos del terreno sobre el que descansaban.
Con tan alto nivel confianza en el buen comportamiento de éste material, no es de extrañar que decidiera, sin la menor duda, construir la cubierta de la tribuna del estadio de Buenavista y los voladizos del mercado de Pola de Siero. Las vibraciones y oscilaciones propias de los nervios serian elásticamente absorbidas por las bóvedas de fibrocemento de 2,10 metros de luz y un centímetro de espesor.
Así se construyó una tribuna económica con vuelos de 14 metros mediante la disposición de pórticos planos paralelos y 3 metros de separación, dispuestos transversalmente al desarrollo longitudinal de la Tribuna, subhorizontalmente arriostrados por los forjados inclinados del graderío y, verticalmente mediante una pantalla de hormigón armado que arrancando del nivel de coronación de los pilares delanteros se alzaba hasta el arranque de los nervios volados de los pórticos. Los nervios con sección en T y canto variable, tenían las alas dispuestas en la parte inferior, alzándose las almas de canto variable desde ellas. Las bóvedas se apoyaban en unos rebajes practicados en los bordes superiores de las alas para ser debidamente apoyadas y fijadas en ellos. El borde transversal inferior de cada bóveda se solapaba, superponiéndolo, al borde transversal superior de la anterior, consiguiendo así la impermeabilidad de la cubierta.

13 de abril de 2016

Una revolucionaria obra de Sánchez del Río (I)

El hormigón que armó los cimientos del Real Oviedo
ILDEFONSO SÁNCHEZ DEL RÍO PISÓN [1898-1980 ]
Casi al tiempo que el club, nació la nueva tribuna de Buenavista, una revolucionaria obra de Sánchez del Río
Imagen del Estadio Carlos Tartiere en el Barrio de Buenavista con la tribuna de Ildefonso Sanchez del Río hacia el año 1932
El fútbol, que había iniciado su andadura en Inglaterra, algunos años después, a finales del siglo XIX, surgió en España gracias a las colonias de trabajadores ingleses en las Minas de Riotinto, en las Fundiciones Iberia y La Aurora en Águilas (Murcia), en Puertos como el de Sevilla, Barcelona, Bilbao y Vigo.
Cuando recalaban marineros en nuestros puertos, tanto para embarcar como desembarcar manufacturas, máquinas y otras mercancías, la escala solía prolongarse varios días en los que el ocio y la diversión eran su plato fuerte. Una de sus aficiones, sobre todo en tierra firme y entre la juventud, era jugar a fútbol, bien entre ellos mismos divididos en dos bandos o frente a jóvenes autóctonos de cada puerto si la ocasión se terciaba. A menudo, la situación predominante era la primera, pero con el paso del tiempo la segunda fue adquiriendo relevancia y aquel extraño deporte fue calando y sumando admiradores que, al cabo de algunos años, llegaría a convertirse en verdadera pasión. En los primeros años del siglo XX este deporte empezó a practicarse con cierta asiduidad y así fue gracias a los estudiantes de las clases más acomodadas que, tras cursar sus estudios en colegios de las islas Británicas, donde descubrieron ésta novedosa actividad deportiva, la fueron practicando y difundiendo a su regreso a España.
Fueron surgiendo equipos por nuestra península, en especial, en ciudades costeras. Ciudades como Sevilla, Barcelona y Bilbao, ven cómo van surgiendo clubes de "foot-ball" a la expectativa de que fueran llegando barcos con marineros dispuestos a desafiarles en un duelo o 'match'; así nació el "Huelva Recreation Club", sustentado por el Seaman's Institute, el "Sevilla F.C.", por la McAndrews & Company Ltd., el " Sporting Club Aguileño", el "Exiles Cable Club o el Athletic Club de Astilleros" pudieron mantenerse vivos aun a falta de rivales en sus inmediaciones, excepto la "S.F. Barcelona" que sí los encontró en casa o muy cerca de ella.

11 de abril de 2016

Jugadores del Caudal Deportivo de Mieres que marcaron el camino

La huella de jugadores del Caudal Deportivo
Ver artículo del blog de fecha 5 de septiembre de 2012: “Adauto, el gran desconocido del futbol Mierense”.
Adauto Iglesias Fernández Nació en Mieres (Asturias), el 28 de Octubre de 1928, fue portero de fútbol. Militó en los Equipos: Celta de Vigo /Real Madrid / Unión de Mieres / Caudal Deportivo / Plus Ultra / C.P. Langreo. Adauto decide marcharse a vivir a Australia, y en 1962 se convirtió en el guardameta de la selección australiana de fútbol. Adauto Iglesias Fernández falleció en Australia el 12 de Septiembre de 1991 a los 62 años de edad.
Las historias blanquinegras de Goyín, Adauto, Lombás y los hermanos Sport
Gregorio Villagrá Alcalá, más conocido como -GOYÍN- en un partido del Oviedo contra el Sabadell. «GOYÍN» firmó por el conjunto azul el 1 de enero de 1942. Procedía del Caudal de Mieres y el montante de la operación fue de 35.000 ptas. http://www.realoviedo.info
Al margen de la "huella" de quienes como jugadores del Caudal Deportivo de Mieres llegaron más tarde a lucir el entorchado de internacionales, como son los casos de Tati Valdés (La Maquinona) del Sporting, J. R. Fuertes y José Carrete, desde el Valencia C. F., o de Berto como elemento indiscutible del Oviedo. Sin olvidar a aquellos que en su larga trayectoria escribieron una página de especial relevancia, como J. A. Ruizdiaz "Moli" que fue jugador, capitán y presidente del Club, de los que tiempo habrá de plasmar aquí su efemérides. Hoy toca dejar constancia de cuatro casos realmente excepcionales que, en distintas épocas, sentaron cátedra digna de mención.
El Caudal, con Adauto de portero (a la derecha, de pie)

Por orden cronológico detenemos la mirada en la figura de un tal Adauto Iglesias que, según escribió Sarmiento Birba, recordado cronista asturiano, después de su paso por el conjunto caudalista, donde dejó santo y seña de gran guardameta, en marzo de 1948, firmó nada menos que por el Real Madrid, tras el seguimiento que hicieron de él varios ojeadores por orden expresa de Santiago Bernabeu. Allí estuvo cinco temporadas, alternando las primeras con el internacional Bañón, hasta que fichó por el Celta de Vigo donde se mantuvo como titular cuatro temporadas. A continuación, y por razones extradeportivas, emigró a Australia y adquirió su nacionalidad para poder seguir jugando y llegó a entrenar con la selección nacional del citado país. Adauto Iglesias falleciendo en septiembre de 1991. Como anécdota cabe decir que era tío carnal, por parte de la madre Carmen, de los hermanos Ablanedo, José Luis y Juan Carlos, ambos jugadores en el Real Sporting de Gijón, y el segundo de ellos con el entorchado de internacional. Nacidos los dos en Mieres, hoy día desarrollan labores profesionales en la villa playera, tras los estudios universitarios, uno como ingeniero y el otro como licenciado en derecho.

10 de abril de 2016

En el otoño de 1896, el príncipe Enrique de Prusia estuvo en los montes de pajares (Lena-Asturias))

Dos prusianos en Pajares
HANS FRIEDRICH GADOW Retrato pintado por David Muirhead (1919). Universidad de Cambridge, G. B., Departamento de Zoología
El viaje que en el otoño de 1896 realizaron a los montes asturianos el naturalista Hans Friedrich Gadow y su esposa, Clara Maud Paget
Ilustración de Alfonso Zapico
Actualmente, Prusia no existe como tal, aunque algunos de quienes habitan ese territorio reivindiquen su identidad. Fue reino en 1701 y se convirtió durante los siglos XVIII y XIX en una de las grandes potencias europeas, hasta que su último rey, Guillermo II, tuvo que abdicar en 1918. El país acabó pasando a la historia con el fin de la Segunda Guerra Mundial cuando la mayor parte de su territorio -Pomerania- se integró en Polonia y la región septentrional se anexionó a la URSS. En el otoño de 1896, el príncipe Enrique de Prusia (hombre audaz, a quien se atribuye haber inventado el limpiaparabrisas de los automóviles), vivió una pequeña anécdota en los montes de Pajares.
Alguien le había hablado de las bondades de la caza en nuestros montes y decidió comprobarlo desplazándose ex profeso desde León en un carruaje digno de su rango para pasar allí unas jornadas. Una vez acomodado, estuvo allí cuatro agradables días, hasta que una mañana su pequeño séquito y los guías lugareños que los acompañaban se quedaron incomunicados durante poco más de una hora por causa de una tremenda niebla en un lugar abrupto. Fue solo un susto, pero suficiente para que el aristócrata decidiese iniciar el viaje de regreso aquella misma noche sin esperar a más razones.
Por una coincidencia no buscada, a las pocas semanas, el pueblo lenense volvió a recibir otra visita prusiana. En esta ocasión se trató de un matrimonio que viajaba por el norte de España en una misión investigadora: el naturalista Hans Friedrich Gadow y su esposa Clara Maud Paget.

9 de abril de 2016

Huesos para la historia

Una mina de mil años y medio siglo
Museo arqueológico de Oviedo Asturias - esqueleto con 4000 años de antigüedad-1
Ver artículo del blog de fecha 6 de abril de 2013, titulado; “Buscando nuestras raíces”
Museo arqueológico de Oviedo Asturias - esqueleto con 4000 años de antigüedad-2
La explotación del yacimiento de cobre del Aramo en la primera mitad del siglo XX dejó intactos numerosos vestigios de la actividad minera registrada entre el 2500 y el 1500 antes de Cristo
cráneos minas del texeu rioseco - minas prehistóricas - mineros del Aramo - Museo arqueológico de Oviedo Asturias
La mina del Aramo donde el pasado miércoles fue encontrado el esqueleto completo de un ser humano de hace 4.000 años es un testimonio reconocible de la actividad de nuestros antepasados remotos. Comprobarlo in situ es una experiencia emocionante.
Eso sí, el yacimiento no ofrece comodidades para visitarlo. No abundan los lugares para ponerse en pie y a menudo hay que caminar a gatas, reptar o arrastrarse para seguir la pista de los antiguos mineros y comprobar como, con sus primitivos instrumentos y sus técnicas no por rudimentarias menos eficaces, fueron liberando el filón de mineral que estaba encajado entre consistentes paredes de caliza.
Y, aunque lo hicieron iluminándose precariamente, por ejemplo con bastones resinosos que fijaban en la pared con una pella de arcilla, se comportaron con tal eficacia que, como diría un minero actual, lo rapizaron todo. O casi todo, porque a veces el potente haz de luz de la lámpara frontal encajada en nuestro casco nos señala en forma de brillo verde la presencia de un fragmento de mineral en un pliegue tan remoto como inaccesible. Esos mineros se sucedieron en el mismo escenario durante interminables generaciones.
Manuel Suárez, ingeniero de Minas y co-director de la investigación, subraya con admiración ese lentísimo fluir del tiempo en la Prehistoria: ¡mil años haciendo lo mismo! Y es que hoy podemos saber que la mina estuvo activa entre el 2500 y el 1500 antes de Cristo. Las nuevas técnicas de datación permiten cada vez saber más a partir de menos.

8 de abril de 2016

José María García Iglesias, ex jefe de proceso de datos de HUNOSA

"La minería fue un chorro de riqueza en Asturias que se va escapando"
José María García Iglesias, en su domicilio de Oviedo
"Quedé huérfano a los 3 años, crecí yendo por los pueblos a vender azulete, velas, jabón y cosas de comer, y en los días de paga íbamos a las bocaminas y los mineros nos compraban linternas"

Pozo Fondón [Archivo Histórico de Hunosa]

La vida está acostumbrada a girar a lo brusco. Uno de esos vaivenes estremecedores lo sufrió José María García Iglesias en 1923, aunque él, un niño de apenas 3 años, pasó de puntillas en aquel momento por el drama que iba a condicionar toda su existencia y, de alguna forma, modelar su carácter de luchador. Su padre salió una mañana de la casina familiar de La Rebollá de Arriba camino del pozo Sotón. Aquel picador nunca regresó, víctima de un accidente minero.
Sin derrabe mortal de por medio es fácil deducir que la vida de Josefa "La Miguela", viuda veinteañera embarazada de su segundo hijo, hubiera sido otra. Seguro que más cómoda. En aquella casa de luto se quedaron una mujer rota, una hermana aquejada de inestabilidades psicológicas, una abuela, un niño y otro que casi llamaba a la puerta. Ingresos, cero.
José María García tiene 95 años, vividos siempre en Asturias, en la cuenca del Nalón, en Oviedo, ahora, y en Gijón, aprovechando los largos veranos de jubilado. Para ser exactos, hay un tiempo por medio de guerra en la Marina.
Jamás fue a la escuela, pero acabó siendo jefe de proceso de datos informáticos de la empresa Hunosa. Autodidacta y emprendedor, se aferra a su prodigiosa memoria para sobrevolar una biografía llena de quiebros, cualquier cosa menos plana. Una biografía que empieza en la montaña, sobre el valle de El Entrego.

6 de abril de 2016

El estudio del genoma Neandertal se ha convertido en un viaje hacia nosotros mismos

La especie que se autodevoró
Mujer  Neardental en el museo arqueológico de Asturias (Oviedo)
Una nueva explicación de la extinción de los neandertales apunta a que el canibalismo fue decisivo para acabar con los congéneres de los trece de El Sidrón
Neandertales.  ilustración José Emilio Toro
Pese a ser la especie fósil más estudiada, en torno al neandertal persiste una gran incógnita: la causa de su extinción. La desaparición de ese grupo humano con un grado de adaptación a su entorno muy superior al de nuestros ancestros desafía las leyes evolutivas más elementales. La genética, que tanto abrió el campo de la paleoantropología en las últimas décadas, ofrece ciertas explicaciones, como la escasa variabilidad de unas poblaciones reducidas y aisladas entre sí, abocadas a la endogamia y a un lento borrado que se consumó hace 40.000 años. Sumadas a otras circunstancias, como los cambios climáticos, la concurrencia de nuestra propia especie, muy competitiva en la lucha por el alimento, componen una casuística que no alcanza a resolver del todo la incógnita de la desaparición.
Ahora el paleoantropólogo Jordi Agustí en colaboración con Xavier Rubio-Campillo y con el auxilio de la supercomputación se desmarca de lo que considera que son tentativas de explicación que recurren a "aspectos altamente especulativos" para centrarse "en una hipótesis sencilla, que explica la extinción a partir de un factor empírico real y sin introducir muchas variables".

4 de abril de 2016

En el Mieres de antaño, había cierto idilio entre las entidades bancarias de entonces y sus clientes

La banca y su cambio generacional y operativo
La Calle Teodoro Cuesta, popularmente conocida como La Pasera
La relación personal entre los clientes y los responsables de las sucursales se ha debilitado con el tiempo
Manuel Álvarez, a la izquierda, en sus inicios como botones
Hablar hoy día de la banca o acción bancaria a cualquier nivel y como consecuencia de los últimos acontecimientos, parece que es motivo de que uno reciba el latigazo de un repelús. Y es que, aparte de ser, hoy día, imperativo ineludible una relación con esta importantísima faceta de la escena mundial, existe la impresión generalizada de que su imagen no "cae" bien entre la ciudadanía, por aquello del uso más o menos fraudulento que determinados personajes hicieron de ella para beneficio de sus propios bolsillos y aún, en la actualidad, persisten los efectos de esas jugarretas entre muchos españolitos que apostaron sus ahorros de muchos años a sensaciones preferentistas, alimentados por cantos de sirena y más tarde indignados por el abuso consumado de las llamadas tarjetas opacas, ahora mismo en plenas manos del poder judicial.
Sin embargo, en cada sitio y lugar, en este caso Mieres, hubo una época de cierto idilio entre los bancos de entonces y sus clientes, por aquello de que las direcciones de sus sucursales en plaza, estaba en manos de mierenses de nacimiento que, aparte de alcanzar el máximo puesto por méritos propios, conocían el ambiente y el percal de quiénes se acercaba solicitando apoyos, en forma de créditos, préstamos o similares, para hacer frente a situaciones más o menos problemática, de su pequeña o mediana industria, o bien su negocio por vía autónoma. Además, solían tener voz autorizada ante estamentos superiores, y en algunos casos poder de decisión personal. Así ocurría con aquel cliente que, responsable y cumplidor, se venía inmerso en una crisis de su labor industrial, y encontraba respuesta positiva a su petición de llamémoslo "auxilio", por decisión o recomendación del director de turno. Sin embargo quién se acercaba al despacho del mandamás, rodeado de una aureola de trampas, embustes y falta de responsabilidad, se hallaba solamente con la puerta de salida.

3 de abril de 2016

El allerano Juan Díaz Faes, Xuanón de Cabañaquinta, matador de osos

El último esfuerzo de Xuanón de Cabañaquinta
La historia del allerano Juan Díaz Faes, que se ganó una merecida fama por su gran fuerza y como cazador de osos, se dice que noventa y dos, alguno de ellos lo mató a cuchillo
Ilustración de Alfonso Zapico
Juan Días Faes, "Xuanón" de Cabañaquinta, fue uno de los personajes más conocidos en la Asturias de su época, ganó la fama por su fortaleza y como matador de osos. Dicen que noventa y dos, incluso alguno a cuchillo. Su nombre inspiró tertulias, poemas y hasta una novela corta que se publicó en El Imparcial. Anselmo Hulton dejó escrito, en 1931, en la revista Norte como llegó a ver en un alto de la ciudad de Matanzas una capilla levantada por los emigrantes catalanes en honor a la virgen de Monserrat, donde al lado de la imagen de la Moreneta, los asturianos -menos dados a lo religioso- habían colocado un retrato de Xuanón.
En ese artículo -seguramente el mejor que se ha hecho nunca sobre el gigante allerano (1,98 metros), se incluyen varias fotografías interesantes: esa tan conocida en la que aparece de calzón corto, escopeta en ristre y tocado, no con montera, sino con el sombrero blanco de ala ancha, que solía llevar para resaltar aún más su altura. También aquella en la que aparece luchando cuerpo a cuerpo con don Alejandro Pidal; retratos de algunos de sus descendientes vivos en aquel momento -su nieto el doctor don José Emilio Fidalgo y sus bisnietos Luis y Elena- y, cerrando, una magnífica vista general de la Cabañaquinta de principios del siglo XX.

1 de abril de 2016

José Menéndez, el genocida de la Patagonia

El genocida asturiano de Tierra del Fuego
Artículo actualizado
José Menéndez, en 1917
El gijonés José Luis Alonso Marchante publica en Chile "la biografía definitiva" del avilesino José Menéndez, el Rey de la Patagonia, al que imputa el exterminio de los indios onas.
Un grupo de indígenas de Tierra del Fuego, a principios del siglo pasado.
Creador, de la nada, de una de las mayores fortunas de América, filántropo, civilizador de una tierra salvaje y sobrehumana, el perfil del avilesino José Menéndez, el Rey de la Patagonia (Miranda, 1846-Buenos Aires, 1918), tiene, sin embargo, algunas peligrosas aristas. José Luis Alonso Marchante (Gijón, 1971) acaba de sacar en Chile la que podría ser, en palabras del conocido historiador argentino Osvaldo Bayer, que accedió a prologar el libro, la "biografía definitiva" del avilesino, "Menéndez, Rey de la Patagonia" (Editorial Catalonia). En ella, Alonso le responsabiliza abiertamente del exterminio de los "selk'nam" u onas, los nativos de la Tierra del Fuego. Y todo ello al filo del siglo XX, sin que nadie levantase la voz, salvo los salesianos que evangelizaron aquellos lares, como el padre Alberto María de Agostini y el padre Fagnano, quien denunció abiertamente a Menéndez. El libro de Alonso, basado en documentos inéditos recabados a lo largo de seis años de trabajo, ya ha levantado cierta polémica en Chile, donde, según el autor gijonés, un diputado por la provincia de Magallanes ha propuesto despojar a José Menéndez de la calle que posee en Punta Arenas, la ciudad que fuera centro de su emporio. "José Menéndez construyó un imperio económico exterminando a los indios y explotando a los peones", asegura Alonso, recién llegado de la presentación del libro en Chile. La revuelta de esos peones, a principios de los años veinte, liderados por anarquistas "gallegos" (que en realidad eran asturianos), terminó en fusilamientos masivos a manos del Ejército argentino en las estancias de los Menéndez, un episodio que Osvaldo Bayer, también él anarquista, describió en "La Patagonia rebelde".

La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Mieres

Con razón o sin ella
Legionarios desfilando en Mieres por la Avda José Antonio (hoy calle Manuel Llaneza), el día de la inauguración de la Calle La Legión. Hoy Rosalía de Castro en la barriada de San Pedro (año 1972). https://www.facebook.com/MieresAnos80Y90
La actividad de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Mieres, pionera en
España, fundada en septiembre de 1960
Hermandad De Antiguos Caballeros Legionarios

La verdad es que en las cuencas mineras de la posguerra hablar de la Legión era mentar la soga en casa del ahorcado. El recuerdo de su intervención, tanto para reprimir la revolución de octubre de 1934 como la posterior guerra civil, aún estaba muy presente. Sin embargo, antes de estos infaustos episodios, el Tercio había consolidado su leyenda de arrojo y valentía en la guerra de Marruecos y era fácil asociar su credo con la filosofía del vivir cada día como si fuese el último, que tan bien entendían los mineros. Por eso no fueron pocos los que prefirieron el sol y las palmeras africanas al orbayu y el carbón y eligieron voluntariamente la aventura africana.
Incluso uno de ellos, Senén González Roces, alcanzó la fama en los combates de Melilla y figura en el cuadro de honor de la Legión por decisión de su fundador Millán Astray, quien lo ascendió a sargento en el hospital donde convalecía tras su heroica actuación en la posición de Casabona.
Senén era natural de Pola de Siero, pero pasó en Mieres la mayor parte de su vida y se convirtió en un personaje popular volviendo a demostrar su valor como camillero de la Cruz Roja en las epidemias que se dieron en la villa a finales de la década de 1920. Ahora reposa olvidado en el cementerio de La Belonga.
En 1960, estas historias ya quedaban lejos y aunque el Tercio seguía utilizándose por la propaganda del régimen franquista como uno de sus mitos más aceptados, el hecho es que muchos jóvenes se alistaban más atraídos por la leyenda de vida canalla y el compañerismo del que hablaban los veteranos que buscando glorias militares y, desde luego, salvo excepciones, no les interesaban para nada las ideas políticas.