31 de octubre de 2015

Una serie del billete 816, favorecido con el primer premio de la lotería de Navidad en Ablaña en el año 1929

Ablaña, el primer "Gordo" de la Lotería en 1929
Vista parcial de Ablaña (Antigua). Foto: César Rubín (cedida por su sobrino, José Manuel García Mallada).  Facebook - Memoria digital de Ablaña
La peña "Los 25" resultó ganadora del tradicional sorteo
Un billete de Lotería de la época, con el número premiado 
Ya superado el verano, a marchas forzadas se acerca una nueva etapa anual con especiales alicientes que, este año ofrecerá el aditivo de unos comicios legislativos a gusto y forma -o todo lo contrario- de la ciudadanía española. Para algunos el turrón navideño tendrá un sabor especial, para otros puede ser amargo. Pero, en fin, es cuestión de las urnas y ellas determinarán, en esta ocasión, el recuerdo del postre en la nochebuena.
Sin duda alguna a quién resultará delicioso el manjar, habrá de ser aquellos agraciados por la tradicional Lotería Nacional de la Navidad, tal como ocurrió hace ochenta y seis años entre los pueblos de Loredo y Ablaña, esta vez en enero, cuando los componentes de la peña "Los 25", descubrieron, con asombro y plena alegría, que les había correspondido el primer premio con el número 816. Lo compartieron solo con las capitales de Madrid y Alicante. Por lo que respecta a los afortunados habitantes de Ablaña, según las crónicas, les correspondió, a cada uno, unas 12.000 de las antiguas pesetas. Y en aquellos tiempos el "pellizco" no era moco de pavo.

28 de octubre de 2015

El ovetense Paulino Vicente, maestro en el dominio técnico del dibujo

Paulino Vicente, un siglo de pintura asturiana
Paulino Vicente Rodríguez (1900 - 1990), posando junto al retrato de su madre. www.galeriamurillo.com
Enrique Serrano: "La obra cumbre de mi padre es la de su juventud" Manuel Vicente: - "Su pintura necesita un catálogo razonado"
"Autorretrato", estudio inacabado a lápiz, de Paulino Vicente (1938)
Cuenta Enrique Serrano, uno de los ocho hijos que tuvo  en sus dos matrimonios, que ahora, a sus 86 años (septiembre de 2015), cuando contempla los retratos que le hizo su padre en distintas épocas de su vida, se le agolpan sentimientos de todo tipo. Y, a la vez, admiración y respeto por un artista, pintor y maestro en el dominio técnico del dibujo. "Hay algo que siempre me llamó la atención en la obra de mi padre, las manos. 'La cieguina' es el mejor retrato de la pintura asturiana del siglo XX", dice.
Imagen de pintor Paulino Vicente
Veinticinco años después de la muerte de Paulino Vicente, nombre artístico de Paulino Vicente Rodríguez García (Oviedo, 1900-1990), el Museo de Bellas Artes de Asturias decidio organizar una exposición que servirá no sólo para revisitar una obra que abarca gran parte del siglo XX, sino para poner al día un trabajo artístico que se inició con una fuerza arrolladora allá por los años veinte y treinta del pasado siglo y que, de alguna manera, truncó la Guerra Civil. Su nombre, generacionalmente, está unido a grandes artistas como Vaquero Palacios, Mariano Moré o Goico Aguirre.
"La obra cumbre de mi padre es la de su juventud", afirma Enrique Serrano. Y añade: "Era tan buen pintor porque era un gran dibujante".

26 de octubre de 2015

El lenense Vital Aza y el catalán Joseph Maria Pous

De cura a mossèn
Vital Aza, hijo adoptivo de Mieres  desde el día 29 de noviembre de 2012
Joseph Maria Pous versionó en catalán "El señor cura" de Vital Aza, un éxito después de que el autor lenense la acortara para agradar al público
Ilustración de Alfonso Zapico
Desgraciadamente no soy políglota. Sé del francés poco más de lo que aprendí en el bachillerato, hablo, leo y escribo en castellano; también hablo y leo en asturiano, porque soy de Mieres, pero mi bolígrafo se niega a escribir algunas normas de nuestra Academia de la Llingua, y aunque no hablo ni escribo el italiano ni el portugués, sí los leo porque todos vienen del mismo tronco latino y en ellos lo que no se entiende, se puede deducir con facilidad.
En cuanto al gallego y al catalán, me sucede lo mismo, aunque la primera de estas lenguas me parece más rica que la segunda. Seguramente se debe a mi falta de formación lingüística: el catalán no me llena, porque siento que siempre le falta algo. Me perdonarán, pero me parece un castellano al que le han quitado el 3% de las letras.
Conocedor de esta opinión y de mi gusto por el teatro escrito a finales del siglo XIX, un amigo de Barcelona me hace leer "Mossèn Félix" una obrita en su idioma, editada en 1898, ocultándome el nombre de su autor.
Me gusta y encuentro muchas cosas que me resultan familiares: el escenario del primer acto es una casa de huéspedes, entre los personajes hay estudiantes, sobrinas bonitas, un solterón enamoradizo y hasta un músico de cornetín que agobia a los huéspedes con sus ruidosos ensayos. El tono estilo de las escenas de humor también me suena demasiado.

25 de octubre de 2015

La fauna asturiana hace 40.000 años, en la edad del hielo

La Asturias de la Edad del Hielo era como el norte de Laponia
La Cueva de La Rexidora, un yacimiento con una gran riqueza de material prehistórico
Una investigación en la cueva La Rexidora, en Cuerres, muestra el paisaje y la fauna de la región de hace 40.000 años
Cuesta imaginar hoy una Ribadesella inmersa en un paisaje estepario, rodeada de hielo y frecuentada por una fauna de grandes mamíferos, entre los que no faltaban rinocerontes lanudos, bisontes, hienas, renos y ciervos. Pero ese paisaje, que ahora se hace difícil concebir, era el dominante en la cornisa cantábrica hace unos 40.000 años.
La cuenca del Sella y sus alrededores formaban parte de una superficie de vegetación herbácea en la que escaseaban los árboles. La vida se desarrollaba en un ambiente árido y frío con temperaturas comparables a las que se pueden encontrar en el norte de Laponia. Ése era el panorama que se encontraron los "Homo sapiens" cuando comenzaron a asentarse en la zona, el mismo que contribuyó a la extinción de los neandertales que, hasta poco antes, cazaban en los bosques cercanos y dejaron sus restos en cuevas como la de El Sidrón, en Piloña.
A conocer cómo era aquel paisaje, inmerso en la Edad del Hielo, que proporcionaba el alimento ideal para lo que se conoce como la "fauna del mamut", contribuyen en gran medida los análisis de polen realizados por un equipo de investigadores de las universidades de Oviedo y Alcalá de Henares con los que trabaja el paleontólogo asturiano Diego Álvarez-Lao.

24 de octubre de 2015

Los orígenes del Reino de Asturias

En busca del Reino olvidado
En el siglo XVII se delimitan mejor los reinos: Galicia, Asturias (de Oviedo y de Santillana), León, Extremadura, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, ... reinolvidado.blogspot.com
Hace poco más de ciento cincuenta años, un grupo de pioneros de la arqueología decidió buscar los orígenes del Reino de Asturias, cargando de tópicos nacionales un pasado que todavía no ha sido comprendido del todo.
Acta de protesta de varios asturianos residentes en Puerto Rico por el intento de venta del “Campo de la Jura”. Foto / A. C. P. M. H. A. O. http://www.atlanticaxxii.com
El periodo de entre-siglos, a caballo entre el XIX y el XX, fue una época fundamental para la arqueología europea y mediterránea, un tiempo en el que se formaron las bases teóricas y metodológicas y el armazón institucional de lo que hoy entendemos por arqueología contemporánea. A lo largo de aquellas décadas se sucedieron las exploraciones de Schliemann en Troya y en Micenas, los trabajos de excavación y restauración de sir Arthur Evans en el laberíntico palacio de Knossos o las primeras propuestas en el método arqueológico desarrolladas por Petrie en Egipto.
Como todo periodo en el que tiene lugar un importante avance en el conocimiento, el de entre-siglos fue un tiempo de heterodoxos, en el que confluyeron personajes de muy distinta condición: unos, los anticuarios, deseosos de encontrar “antigüedades” que enriqueciesen los fondos de los museos; otros, los arqueólogos, que intentaron explicar científicamente el pasado humano a través de los objetos que el tiempo no se llevó consigo. Había un inequívoco interés por poner cara a los príncipes de la Ilíada y a los faraones del Antiguo Testamento, a los más renombrados personajes de la Historia.
Asturias no fue ajena a aquella corriente cultural que recorría las todavía jóvenes naciones europeas en forma de pasión y fervor por la historia. Una actitud hacia el conocimiento del pasado que comenzó por lo que recibiría en aquellos años el nombre de Pre-historia, cuando la investigación de las cuevas y del arte parietal inicia su brillante recorrido de la mano del conde de la Vega del Sella, Eduardo Hernández Pacheco y Hugo Obermaier. Pero en esta época una segunda preocupación rondaba las inquietas mentes de los eruditos locales: Pelayo, Covadonga, la Cámara Santa… el Reino de Asturias en definitiva.

23 de octubre de 2015

Tomás García Sampedro (pintor de Muros del Nalón), parte de su obra la componen paisajes y escenas rurales de estilo costumbrista

El verano asturiano del pintor Juan Antonio Benlliure y Gil
«Aldeanas de Muros de Nalón», óleo de Juan Antonio Benlliure de 1894.
Invitado por el pintor Tomás García Sampedro, el valenciano, miembro de una familia de artistas cotizados, pasó en 1894 una temporada estival en Muros de Nalón
Autorretrato del pintor Juan Antonio Benlliure.
En el verano de 1894, la hospitalidad del pintor Tomás García Sampedro (Somao, 1860-Muros de Nalón, 1937) y de su hermana Demetria acogió en su casa de Muros de Nalón al artista valenciano Juan Antonio Benlliure y Gil (Pueblo Nuevo del Mar, Valencia, 1860-Madrid, 1930), perteneciente a una de las sagas de artistas de más prestigio entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera del XX.
Y, al igual que el maestro de García Sampedro, el gran pintor Casto Plasencia (Cañizar, Guadalajara, 1846-Madrid, 1890), inspirador de «la colonia artística de Muros», de 1884 a 1890, el artista levantino vivió jornadas de descanso y arte en la bellísima casa construida por el marido de Demetria García Sampedro, Gumersindo Rodríguez Núñez, fallecido años antes, un empresario con negocios en Cuba, donde fue capitán del Ejército, y que desempeñó la Alcaldía de Muros en 1877. La casa es un edificio con trazas de la arquitectura de indianos que, con su planta cuadrangular impecablemente pintada de blanco, yergue su silueta en el barrio murense de La Pumariega. En aquel cuarto año de la década de los noventa, Juan Antonio Benlliure y Tomás García Sampedro tenían 34 años y gozaban ya de un pleno reconocimiento como artistas.
Desde hacía varios años, García Sampedro mantenía una estrecha relación de amistad con los hermanos Benlliure, a los que frecuentaba tanto en sus estancias en Roma como en Madrid. Pero, sin duda, fue más intensa con Juan Antonio, por ser ambos de la misma edad, y con Mariano, con el que intercambió una interesante correspondencia que la ilustrada y culta sobrina nieta del pintor murense Victoria Costales Rodríguez, de nuevo en La Pumariega, ha conservado celosamente.

22 de octubre de 2015

El cementerio mierense donde descansa Numa Guilhou

Sobre el cementerio de protestantes de Fábrica de Mieres
El cementerio protestante de Mieres. www.cementeriosasturianos.com
El camposanto surgió con la llegada a la zona de trabajadores extranjeros, con sus familias, a mediados del siglo XIX
Guilhou eligió tras varios fracasos empresariales, Fábrica de Mieres, en la que se integraron clanes asturianos y catalanes y los pioneros malagueños del acero español.
Hasta los inicios del siglo XIX los difuntos de la Montaña Central, como los del resto de España, eran enterrados alrededor de las iglesias o en su interior. Aún se pueden ver en el suelo de numerosos templos de nuestros concejos las losas numeradas, a veces con sus correspondientes argollas, que señalan las tumbas de los feligreses. Más tarde, por razones de espacio y salubridad, empezaron a plantearse los camposantos alejados de las poblaciones.
En muchos de estos recintos un muro separaba a los católicos que habían muerto de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia de aquellos otros cuyo final les hacía indignos de reposar en tierra sagrada y junto a estos yacían también quienes practicaban otros cultos o simplemente no tenían ningún Dios. Afortunadamente, todo esto ya es una anécdota, que solo puede rastrearse en los archivos o en algunos lugares concretos -cada vez menos-, donde pervive todavía algún resto material de esta circunstancia. Mieres es uno de esto sitios.
El primer cementerio reglamentado de la villa se abrió en 1821 tras el ábside de la parroquia de San Juan cuando por la poca población no se precisaba una instalación de más envergadura, pero medio siglo más tarde la llegada de cientos de familias atraídas por la industrialización forzó la búsqueda de otro lugar más aislado. En 1881 la mortandad ocasionada por una epidemia de viruela hizo la situación insostenible y hubo que habilitar de urgencia para este fin la hermosa finca de La Belonga, que Vital Aza solía frecuentar en sus paseos veraniegos.

20 de octubre de 2015

Las espectaculares carreras de motos en Asturias a mediados del siglo XX

Mieres, pionero en motorismo
Carrera de motos (San Juan 1950)
Breve historia de las carreras de motos hace setenta años
Carrera de motos en las fiestas de San Juan de 1949. Facebook – Mieres años 80 y 90 de J.R. Viejo
En Asturias, hace 60 años, se prohibieron los circuitos de motos por problemas de seguridad. El catalán Bertrand, por ejemplo, falleció en Gijón el 1 de agosto de 1955, al caer por distraerse al limpiar el parabrisas y perder el casco protector. Este accidente y el de Moreda el mismo año con varios heridos, uno de gravedad, aconsejaron prohibir las carreras anta la evidente falta de seguridad
El motorismo de hace 70 años. Desde 1944 y hasta 1956, diversas localidades asturianas programaban para sus fiestas patronales circuitos urbanos de motorismo. El año 1949 fue pródigo en carreras de motos en nuestra región. Unas pruebas muy espectaculares que congregaban a miles de asistentes y que despertaban una extraordinaria expectación. Recordamos los circuitos de Oviedo, Gijón, Pola de Siero, Luanco, Subida a San Esteban de las Cruces, Avilés, Grado, Moreda, Mieres, Sama y La Felguera. Probablemente el más atractivo fuera el que se celebraba en el Paseo de la playa de Gijón, internándose en la propia playa a través de las escaleras de acceso. En 1952 este perfil del circuito de asfalto y arena se suprimió, a pesar de su gran belleza, por los problemas que originaban en las motos la arena.

19 de octubre de 2015

El mierense José Manuel Fernández Fueyo (Pepe Fueyo)

Pepe Fueyo, voz, letra y guitarra en "Skanda"
José Manuel Fernández Fueyo (Pepe Fueyo), el de café habana. Y el del grupo Skanda. Foto: José Ramón Viejo
El grupo creador e investigador del duende asturiano
El grupo mierense y asturiano Skanda
Tenía la mirada perdida en la pequeña ventana, o era lo que parecía, porque en realidad lo que estaba era ensimismada con las 209 gotas de lluvia que había quedado atrapadas en el cristal. Sentada en aquella mecedora llena de pequeños agujeros que había heredado de su madre, la vieja estaba sola en la habitación, ella y la sombra de los barrotes proyectada en la pared, eran las únicas que se movían en aquel pequeño universo".
"Paxarinos quállegres cantáis / a la oriella de la fonte, que subis y baxais de repente /, a coyer los rayinos del sol. Ay Teresina marchu pa la guerra / nun se lo que va a pasar / garra los guajes, tira pal monte, piesla la casa namás. Dexo la mina, dexo´l picu / cámbiolu por un fusil, con la columna " 'Sangre d´ochobre' /marchu sobre Madrí".
Te lo encuentras tranquilo, sosegado y paciente, pese a que los asuntos musicales en su estado emocional y sobre todo vocacional, no marchan todo lo bien que, en estos momentos, era de desear. En su café-musical "Habana", único en Mieres y puede que ahora mismo, en Asturias, siguen sonando los poemas hechos música de "Skanda", grupo en el que participa, como voz, letra y guitarra desde hace veinte años. Es José Manuel Fernández Fueyo, más bien conocido como Pepe Fueyo, que nunca fue a conservatorio alguno, ni a la más elemental academia, pero su duende creador lo llevó tras las huellas de la investigación en torno a la llingua, convertida primero en poema, más tarde en música, y con ella y sus compañeros de fatigas, los miembros de "Skanda", coser toda una tela de hondo tupido para rebuscar en las raíces de unas formas de expresarse, conducirse y escribir la historia, para luego hacerla llegar a los foros predilectos, dejarse oír y doblar campanas musicales en defensa de lo nuestro.

17 de octubre de 2015

El allerano Ataúlfo Lada Camblor, intérprete de canción asturiana

La herencia del allerano Ataúlfo Lada Camblor

Ilustración de Pablo García
Sexto aniversario del fallecimiento del intérprete de canción asturiana.
Por la izquierda, Cuchichi, Ataúlfo Lada Camblor, Miranda y Vázquez Prada.
www.lne.es
Es indudable que el trabajo de hoy se salta alguna de las reglas establecidas por el espacio elegido, debido a que, habitualmente dedica su estilo, pensamiento y filosofía a los asuntos de la reciente historia del municipio que encabeza su contenido, a saber, "Desde mi Mieres del Camino". Pero también resulta cierto que el personaje estuvo ligado a nuestro municipio, que desde los confines de Riosa y Morcín hasta los de Aller y Lena, no existen fronteras para determinar la denominación de la cuenca minera del Caudal, aunque eso de "minera" vaya perdiendo color y que si es cierto eso de "que se hace camino al andar?" la senda mierense enlaza por completo con la allerana. Y, finalmente, que la voz que presenta el reportaje responde al intérprete de esta tierra y biógrafo de la figura escogida, José Manuel García.
"Y en este sonar de Asturias, la canción allerana vuelve como en una renovada primavera que abre nuevos caminos en los actuales concursos". He aquí la definición de un hecho que responde a la inquietud del personaje elegido, para determinar, según palabras de José Manuel, "maestro, seguimos apostando por el proyecto de generar ilusión en torno a la canción allerana".

16 de octubre de 2015

La importancia que tuvo Asturias para la economía romana por su riqueza en diferentes minerales

Entonces esta tierra ya era rica
Para explotar los yacimientos auríferos, se abrieron numerosas galerías por esclavos romanos a golpe de pico. http://www.lavozdegalicia.es
Asturias tuvo una gran importancia para la economía del Imperio romano y la abundancia de minerales pudo ser una de las causas de la conquista
Ilustración de Alfonso Zapico
Cumplo lo que les prometí hace una semana. Entonces les conté como se alimentaban los pueblos castreños de la Montaña Central y hoy les traigo unas notas sobre su relación con las actividades mineras, que tanta importancia tuvieron en otras zonas de Asturias y que aquí, a mucha menor escala, tampoco pueden dejarse de lado. Hace ya ocho años dediqué a la explotación del cinabrio en Mieres una de estas historias que ustedes tienen la paciencia de leer de vez en cuando y a la fuerza debo repetir algún dato de los que les daba entonces, pero como ya pasó tanto tiempo supongo que la cosa está justificada. Así que a ello.
El historiador Paulo Orosio dejó escrita una cita que resume perfectamente la importancia que tuvo esta región para la economía romana desde que se supo de su riqueza en diferentes minerales, lo que seguramente fue una de las causas de la conquista:
"...toda la región en torno contenía en abundancia oro, borax, minio y otras materias colorantes. Por ello Augusto mandó explotar el suelo. Así, trabajando penosamente bajo tierra, los astures comenzaron a conocer sus propios recursos y riquezas al buscarlas para otros".
Orosio contó estas cosas a finales del siglo IV, cuando tenía los documentos precisos para conocer la gran cantidad de recursos que habían llegado hasta el tesoro imperial desde Asturias y de la que todavía son buena prueba las enormes cicatrices que dejó para siempre la búsqueda del oro en el noroeste peninsular, pero mucho antes quienes fueron contemporáneos de este proceso ya se maravillaban de la riqueza de esta tierra.
Así, Plinio aseguraba que el oro que se obtenía entre Galicia, Lusitania y Asturias ascendía a las 22.000 libras anuales y la mayor parte de esta cantidad salía de nuestra tierra; Lucio Aneo Floro añadió que el territorio de los astures además también era rico en malaquita y minio y nuestro viejo conocido el griego Estrabón quiso enumerar los metales preciosos y menos preciosos que aquí estaban sin explotar.

15 de octubre de 2015

La batalla de Manila, en febrero de 1945 produjo la muerte de 267 españoles

Los ultimísimos de Filipinas 
(Por Ramón Vilaró - Magazine Digital)  
Llegada al puerto de Barcelona del Plus Ultra con los supervivientes de la masacre japonesa. http://www.magazinedigital.com
En febrero de 1945, en plena guerra del Pacífico, la batalla de Manila produjo en un solo mes un total de cien mil muertos, entre ellos 267 españoles. Un año después, Franco repatrió a los supervivientes, que llegaron a Barcelona a bordo del barco 'Plus Ultra'. Ellos fueron los verdaderos últimos de Filipinas, cuyas vidas están contadas en el documental “De aliados a masacrados”
Beatriz García Crespo, que fue testigo directo del desembarco japonés en Aparri, muestra fotos de su padre, responsable de Tabacos de Filipinas. http://www.magazinedigital.com
Después de 333 años de presencia española en las islas Filipinas, Estados Unidos se convirtió en el neocolonizador, desde agosto de 1898 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando se creó la República de Filipinas. La población española continuó siendo numerosa e influyente en aquella primera mitad del siglo XX, sobre todo gracias a la potencia de la Compañía General de Tabacos de Filipinas. Muchos de los españoles residentes en Manila ocupaban cargos directivos en la que puede considerarse, por su importancia, la primera multinacional española.
Manila era la Perla de Oriente cuando se americanizó como Estado asociado a EE.UU.: tenía incluso senadores, sin derecho a voto, en el Congreso en Washington. Los españoles en Filipinas vivieron aquellos años el auge del país más próspero del Sudeste Asiático.
Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil en España dividió la apacible colonia española, cuando aún había gran influencia hispana en Filipinas. En Manila se editaban siete diarios en español, y un 40% de la población manilense se expresaba en español, sobre todo en Intramuros, la zona histórica amurallada, y en los barrios de Ermita y Malate.
Según el historiador Florentino Rodao, autor de Franco y el imperio japonés (Plaza y Janés), “la Guerra Civil reverberó en Filipinas, como si fuera algo vivido en España. Al haber allí mucho dinero, la mayoría de la colonia española en Filipinas apoyó a los franquistas. Andrés Soriano era el español, pero también el filipino, más rico. Llego a tener 56 empresas, una de ellas, la cerveza San Miguel, que se fundó en Filipinas y luego pasó a España. Y, según informes estadounidenses del año 1941 que llegaron al presidente Roosevelt, se decía que la décima parte del dinero recibido por Franco durante la Guerra Civil fue por Soriano”.

“Cuando entraron los japoneses, escapamos con lo que pudimos. Pasamos la guerra medio escondidos, y mi padre fue desguazando el coche para cambiar piezas por comida”, recuerda Beatriz García Crespo

14 de octubre de 2015

La perfecta adaptación de los fringílidos de la campiña Asturiana

Los picos del pinzón
El jilguero es el príncipe de los fringílidos  en las campiñas asturianas
Las once especies de fringílidos comunes en Asturias muestran una gran variedad de picos, adaptados a la explotación de diferentes tipos de semillas
La forma, el tamaño y la estructura del pico de las aves permiten inferir -por sí sólos o con ayuda de rasgos o información adicionales- de qué y cómo se alimentan. También pueden servir para discernir entre taxones similares y para determinar razas, orígenes geográficos, sexos y edades. Charles Darwin extrajo en buena medida su teoría de la selección natural de la observación de las diferencias existentes entre los picos de un grupo de pájaros de las islas Galápagos, bautizados en su honor como pinzones de Darwin (en realidad son escribanos). "Entre las trece especies de pinzones terrestres se puede trazar una gradación casi perfecta desde un pico extraordinariamente grueso hasta uno tan fino que podría compararse con el de una curruca", escribió. Abundando en esa apreciación, los científicos Peter y Rosemary Grant, especializados desde hace más de veinte años en el estudio de los pinzones de Darwin, han establecido que esa variación no sólo se da entre especies, sino también individualmente, de modo que ejemplares de especies consecutivas en esa serie (del pico más grande y grueso al más pequeño y fino) llegan a tener picos virtualmente idénticos.

13 de octubre de 2015

La fortuna que amasó Francisco Franco y Carmen Polo tras la Guerra Civil Española

Los negocios de Franco
Francisco Franco en 1936.
El historiador Ángel Viñas afirma en "La otra cara del Caudillo" que el dictador amasó una fortuna con la Guerra Civil gracias a la venta de café regalado por Brasil o el donativo mensual de Telefónica
Ángel Viñas Martín (Madrid, 2 de marzo de 1941) 
Francisco Franco, el hombre que presumía de austeridad espartana y mostraba poco apego por el dinero, tenía en agosto de 1940 la nada despreciable cifra de 34,30 millones de pesetas en sus cuentas, en gran medida aportados por simpatizantes que habían ofrecido sus carteras en la suscripción abierta para financiar la guerra que arrasó España. Unos 388 millones de euros a día de hoy. Así lo relata el historiador Ángel Viñas en "La otra cara del Caudillo" (Crítica), una obra que, a punto de cumplirse los 40 años de la muerte del dictador, ofrece una mirada ácida sobre los mitos que aún rodean su figura. Y lo hace bien documentado a la hora de exponer casos tan sorprendentes como el "donativo mensual" que le pagaba la compañía Telefónica. Nada menos que 10.000 pesetas (114.000 euros en 2010). Conviene recordar que, en ese momento, tenía como mayor accionista y acreedora a la estadounidense ITT.
Según Viñas, Franco, que tenía una nómina mensual en 1935 de 2.493 pesetas por su responsabilidad militar y de 50.000 cinco años después como Jefe del Estado, engordó en 1940 una de sus cuentas con 7,5 millones de pesetas, o sea, más o menos 85,6 millones de euros de 2010. El origen, según el historiador, la venta de café que había donado el también dictador brasileño Getúlio Vargas. "No veo la razón por la cual Vargas pudiese hacer un donativo a Franco a título personal, de dictador a dictador. Probablemente supondría que su homólogo no iba a beberse el café que pudiera obtenerse con 600 toneladas de granos. Entiendo, pues, que lo más probable es que fuese hecho implícitamente bien al pueblo o al Estado españoles", explica Viñas. No hay que olvidar que el café era uno de los productos más difíciles de conseguir en un país devastado por la guerra civil y que en las vías oscuras del estraperlo se cotizaba a precios astronómicos.

12 de octubre de 2015

Lo que queda del Golpe de Estado del día 23 de febrero de 1981

Los nombres del 23-F que pudieron cambiar la historia reciente española
Imagen del coronel Tejero tomando el parlamento realizada por el periodista Manuel Pérez Barriopedro.  23-febrero de 1981
Muchos de ellos ya han fallecido, aunque otros, como Antonio Tejero, viven pero mantienen un silencio sepulcral en torno a uno de los hechos que más marco la historia reciente de España. El libro “23F, la conjura de los necios”, revela muchas de las claves de esos nombres propios
El juicio y las consecuencias del golpe: Tras el golpe quedaron algunos interrogantes, especialmente referidos al papel que jugó cada uno de los principales golpistas y especialmente a las intenciones y apoyos de Armada. Las consecuencias más destacadas fueron el inicio de un proceso de involución autonómica con la aprobación de la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA), posteriormente declarada parcialmente inconstitucional, y que la monarquía salió poderosamente reforzada entre la población y los medios políticos. En el juicio seguido con posterioridad ante el Consejo Supremo de Justicia Militar, conocido como el Juicio de Campamento, fueron condenados a 30 años de reclusión, como principales responsables del golpe de estado, Milans del Bosch, Alfonso Armada y Antonio Tejero Molina. La trama civil del golpe nunca fue investigada de modo riguroso, siendo el único civil condenado el ex dirigente de los Sindicatos Verticales de la dictadura franquista Juan García Carrés. http://www.alkaidediciones.com
El intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 dejó muchos nombres propios para la historia. Muchos no tuvieron el peso que creyeron en los primeros minutos. Una gran parte de los 33 procesados han fallecido, pero muchos de ellos todavía viven para contarlo.
El libro “23-F: la conjura de los necios”, es uno de los que mejor perfila a los protagonistas de aquella caótica etapa que pudo cambiar el curso de la historia reciente del país.

De los golpistas más relevantes que aún viven, aunque mantienen silencio, destacan:
Antonio Tejero Molina
Antonio Tejero Molina
Nació en 1932 en Málaga. Ingresó en la Guardia Civil en 1951 y fue jefe de su Comandancia en Guipúzcoa.
Hasta el 23-F, el episodio más serio protagonizado por él fue la llamada 'Operación Galaxia', intento de golpe de mano encaminado a alterar la normalidad democrática española, en noviembre de 1978, junto con el capitán de Infantería Ricardo Sáenz de Ynestrillas. El plan incluía la ocupación del palacio de la Moncloa (donde el Gobierno estaría reunido en Consejo de Ministros), la detención de todo el Gabinete y el ofrecimiento de la situación al Rey para que formara un Gobierno de "salvación nacional".
La vista de la causa se celebró el 6.5.1980. Los procesados manifestaron que la reunión de la cafetería Galaxia era "una discusión teórica sobre la posibilidad de dar un golpe de Estado" . El Consejo de Guerra impuso penas mínimas a los encartados: siete meses de prisión para Tejero y seis meses y un día para Sáenz de Ynestrillas.
Puesto en libertad, siguió conspirando y, finalmente, al mando de fuerzas de la Guardia Civil, asaltó el Congreso y mantuvo secuestrados al Gobierno y a los diputados. El CSJM le condenó a 30 años de reclusión (3.6.1982), pena confirmada por el Tribunal Supremo (22.4.1983), con la accesoria de pérdida de empleo.
El Tribunal Constitucional no admitió a trámite su recurso de amparo y el BOE publicó su baja definitiva en el Ejército (24.5.1983). Cumplió pena en Alcalá de Henares (Madrid); Castillo de la Palma (El Ferrol); y Castillo de San Fernando (Figueras). Las visitas le fueron restringidas a partir de 1986, tras la cena de confraternidad que le dispensó el coronel del Castillo de San Fernando, quien fue arrestado.
El gobierno decidió suavizar la condena y le concedió el tercer grado penitenciario. Finalmente, el juez militar de vigilancia penitenciaria puso en marcha (19.11.1996) el proceso para excarcelar a Tejero, al dictar un auto en el que reconocía al recluso cinco años y 57 días de redención de pena por trabajo. Con ese beneficio penitenciario, el ex militar cumplía ya las tres cuartas partes de la pena de 30 años a la que fue condenado y obtuvo el derecho a la excarcelación (3.12.1996).
Apartado de la Guardia Civil, Tejero tan sólo percibe los derechos pasivos derivados de sus años en el Cuerpo, que no llegan a los 600 euros mensuales. La pintura le sirvió para redimir su condena, así como donaciones de sangre y estudios (se aplicó a las matemáticas, la carrera de Geografía e Historia por la UNED y a los cursos de idiomas por cassette).
Durante ese tiempo realizó más de 300 óleos de paisajes y retratos, que le fueron computados como un trabajo merecedor de varios años de remisión. Hoy, vive a camino entre Madrid y Torre del Mar, en Málaga.

11 de octubre de 2015

Benito Pérez Galdós bautizó a uno de los personajes de su novela "Nazarín", publicada en 1895, con el nombre de "Ujo"

El pequeño Ujo de Pérez Galdós
Joaquín Sorolla pintó el retrato más conocido del escritor y político canario D. 
Benito Pérez Galdóshttp://www.abc.es
El escritor gran-canario bautizó a uno de los personajes de su novela "Nazarín", publicada en 1895, con el nombre de la localidad mierense
Ilustración de Alfonso Zapico
Aprendí en la Facultad de Historia que cuando en cualquier excavación se encuentra una lápida de época romana y en ella se puede leer una inscripción latina con un nombre indígena, eso da pie a considerar que quienes se asentaban en aquel lugar se llamaban de esa forma.
Lo creí (como tantas otras cosas que más tarde resultaron erróneas), sin cuestionarme las enseñanzas de aquel docto lugar. Hasta que un verdadero arqueólogo me explicó una tarde que no tenía por qué ser siempre así, y me puso como ejemplo las esquelas actuales donde si el nombre del difunto se acompaña con el apodo de "el gallego", "el minero" o "Piñeres" por ejemplo, se hace precisamente para señalar que el hombre vivía lejos de su origen en Galicia, la cuenca minera o ese pueblo allerano.
Con este argumento podríamos suponer que cuando en una novela aparece uno de sus personajes bautizado con nombre geográfico es que el autor se inspiró en alguien que conoció realmente en ese lugar, o que sabía o le contaron que era de allí.
El caso es que Leo Saiz, andando como siempre detrás de las cosas de su pueblo, me avisa de que Benito Pérez Galdós quiso bautizar con el nombre de Ujo a uno de los protagonistas de su novela "Nazarín", publicada en mayo de 1895, lo que nos hace pensar en esta localidad mierense, o también en la remota posibilidad de un apellido, que al parecer existe, y que según la heráldica viene de una de las familias que participaron en la repoblación de Pamplona a fines del siglo XII e incluso contó con un vástago relativamente ilustre en la expedición de Pedro de Ursúa, que salió de Lima en febrero de 1559 para buscar El Dorado.

10 de octubre de 2015

La figura de Antonio Navesso, pintor creativo

Antonio Navesso o la autenticidad de la bohemia
Antonio Naveso nació en Madrid en 1934, falleció en el año 2006
La huella y el legado que dejó un pintor creativo inolvidable en el municipio
Mural de Navesso en torno a Rosa María Patallo y Cholo Juvacho, entre otros...
A salto de mata entre Lena y Mieres que, por cierto, en su día estuvieron unidos por lazos administrativos, a uno le viene la vena veraniega de rebuscar, entre los entresijos del recuerdo, aspectos nunca olvidados pero si tapados por el férreo marcaje del día a día. ¿A quién se le pudo ocurrir detener, durante esta etapa estival que finaliza, el pensamiento en la figura de un personaje, hoy desparecido, cuyas cenizas reposan en el Cantábrico, pero nunca borrado del mapa de un pretérito más o menos reciente, como es la figura de Antonio Navesso, de profesión pintor creativo, y de trayectoria vital con fuertes amarras en la liturgia bohemia? Punto y aparte.
Muchas veces el recuerdo se vuelve juguetón, comienza a enredar más la madeja y juega con los efectos de una imaginación más o menos voluptuosa que, a la conclusión puede convertirse en puro producto volátil y de falsa identidad. Pero no es el caso porque Navesso estuvo con nosotros, participó, a su forma y manera en el discurrir de la vida y dejó semilla sembrada que hoy, en su memoria, intentaremos recoger en constancia sensata y sensible, a través de rasgos que marcaron su singular versión de sentir y desarrollar la existencia humana.
Dicen ciertas crónicas más o menos verificadas que Antonio Navesso provenía del madrileño, es decir, de la propia capital de España.

9 de octubre de 2015

La dieta cotidiana de nuestros antepasados en la Montaña Central hace 2.000 años

Un menú de maíz
Guerrero astur con su asturcón
En el corazón del verano leo en este mismo diario la denuncia de Xulio Concepción: al parecer, a pesar de sus reiterados avisos a quienes están obligados a cambiarlo, un panel explicativo de la vía romana de La Carisa sigue informando a los visitantes de que los astures consumían allí maíz, obviando que este cereal no llegó a Europa hasta el descubrimiento de América
Ilustración de Alfonso Zapico
El querido y admirado investigador lenense insiste inútilmente en su queja y me uno a su lamento; pero hoy no quiero cargar más las tintas sobre la colección de despropósitos que rodean a este yacimiento, lo que pretendo es aprovecharme del melón que ha abierto Xulio y contarles de qué productos disponían realmente en su dieta nuestros antepasados hace dos mil años.
Como norma general podemos aceptar que el predominio de la agricultura y la ganadería en esta zona apenas se vio alterado por la gran actividad minera que sí transformó el paisaje del occidente asturiano y siguió desarrollarse según la clásica división entre sexos de los pueblos prerromanos, que hacía a las mujeres ocuparse de la tierra y de la casa y a los hombres de la guerra y las razzias, que en esta caso se lanzaban sobre las aldeas del otro lado de la cordillera.
La abundancia de algunos recursos naturales y la facilidad para su obtención hicieron que la forma de explotar la tierra casi no sufriese variación desde los inicios del neolítico ni en la siembra ni en la recolección. De hecho, siempre se ha mantenido que una de las novedades que trajo consigo la romanización fue la introducción de técnicas y aperos más modernos, pero aquí estos tuvieron que adaptarse tanto a las características del terreno montañoso como al pequeño tamaño de las parcelas que se podían disponer para el cultivo alrededor de los castros.

7 de octubre de 2015

¡¡¡Aún existen carlistas!!!

La última intentona. (Artículo actualizado)
Dibujo de Paciano Ross
Publicación: El Estandarte Real nº 1, abril de 1899. http://www.imagenes.circulocarlista.com
Aún existen carlistas. Se dividen en dos corrientes completamente opuestas emplazadas en los dos extremos del raíl político: los unos siguen defendiendo a machamartillo a Dios, la patria y el Rey legítimo -que para ellos no es Juan Carlos I, sino uno de sus parientes lejanos-; los otros son laicos, federalistas y republicanos. Los primeros, tradicionalistas, tuvieron su último paradigma asturiano en Jesús Evaristo Casariego, al que aún recuerdo paseando con porte pretencioso, erguido y envuelto en una capa española por las calles de Oviedo y que hasta el momento de su muerte alimentó desde su finca en Barcellina (Valdés) su propia leyenda negándose a beber otro alcohol que no fuese el vino español o la sidra asturiana y colocando un cartel que se hizo popular en los años de la transición en el que prohibía la entrada en su casa a los curas sin sotana y las mujeres con pantalones.
Los que yo conozco ahora son de izquierdas y si usted les pregunta cómo se puede cocer un carlismo republicano le contestarán sin dudarlo que de la misma forma que un socialismo sin lucha de clases? y tienen razón: si el siglo XX fue un cambalache, no vean lo que puede llegar a ser el XXI.
Otras veces les he contado los episodios más conocidos que protagonizaron las partidas legitimistas por nuestras cuencas y he traído a esta página a sus protagonistas, sobre todo a Faes, el más conocido y recordado por sus acciones y su gallardía, que encandilaba a las mozas de La Pasera, pero hoy voy a narrarles la última intentona de sus herederos, que se quedó en eso, más que nada porque se produjo en una época que no le correspondía y cuando la gente ya pensaba en otras cosas.
Todo empezó con el desastre de 1898, tras la pérdida de la España ultramarina y la toma de conciencia de que este país había pasado de golpe desde la división de honor a la tercera. Con la caída de Cuba se puso un punto y aparte en nuestra historia y fueron muchos los que quisieron taponar la hemorragia a su manera. Los militares enterraron a sus muertos, que como ocurre en todas las guerra eran más nuestros que suyos; los escritores lo intentaron adecuando su estilo y su temática a lo que querían leer en aquel momento sus compatriotas; los obreros empezaron a pensar en cambiar el mundo por otros métodos; los políticos hicieron lo de siempre y se pasaron meses culpándose mutuamente; los Borbones no movieron ni una pestaña y los carlistas, en fin, volvieron a lo único que sabían hacer: echarse al monte.

6 de octubre de 2015

Los represores de los últimos años de la Dictadura Franquista en Asturias

Torturadores que dejaron una huella de sangre en Asturias
Ilustración de Alfonso Zapico
Luchadores contra el franquismo como Gerardo Iglesias o Antonio Masip rememoran a los represores de los últimos años de la Dictadura [Entre ellos destaca el infame Pascual Honrado, que trabajó para el siniestro comisario Claudio Ramos, de la Brigada Político Social] Algunos de ellos fueron promocionados tras la llegada de la Democracia y mantuvieron sus empleos e incluso fueron ascendidos
Ilustración de Alfonso Zapico
Ser obrero o estudiante con ideas propias en los últimos años de la dictadura franquista tenía un coste. Apoyar unos panfletos, participar en una huelga ilegal, formar parte de un partido, grupo autónomo o de un sindicato clandestino, o simplemente ser amigo o familiar de algún enemigo del Régimen, podía ser motivo suficiente para acabar en la comisaría en manos de la temible Brigada Político Social, la policía política del caudillo, una especie de Gestapo a la española.
Y cuando uno era detenido por la “brigada”, como se la conocía “familiarmente” podría o no ingresar en la cárcel, pero lo que tenía garantizado seguro era una paliza, unas cuantas patadas y todo tipo de vejaciones.
Durante los años setenta del siglo XX salió a la luz un siniestro nombre: Luis Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño. Pero en cada pueblo y ciudad, comunistas, anarquistas, socialistas, cristianos o simplemente demócratas antifascistas tenían cerca un personaje similar, alguien que como Billy el Niño, poseía una acentuada personalidad sádica que encajaba perfectamente en los objetivos de la Brigada, que eran los del sistema represivo de Franco. Billy pasó por Asturias en los años 1974 y 1975, cuando el régimen del general agonizaba. Se cuenta que llegó a sacar una pistola en una manifestación en Oviedo.
En Asturias el autor intelectual de las torturas a los detenidos era el famoso comisario Claudio Ramos Tejedor. Pero él, hombre inteligente, no se manchaba las manos (salvo en algunos casos), para eso tenía a sus “cachorros” bien dirigidos por uno de los agentes “más bestias” del Régimen, en palabras de Gerardo Iglesias que lo sufrió en su propia carne: Pascual Honrado de las Fuente.
Pero nombres y motes de personajes ávidos de pegar palizas a aquellos que coquetearan con el antifranquismo había uno en cada pueblo. Y especialmente en Asturias, donde Franco se cebó en la represión, estaban algunos de los más crueles. Muchos de ellos ya venían de los años más duros de la década de los cuarenta, y siguieron torturando hasta su jubilación o impartiendo sus enseñanzas a los más jóvenes.

Cinco víctimas españolas de los nazis, fueron condenadas por EEUU, dos de ellos eran asturianos

Cinco republicanos encarcelados en Mauthausen fueron juzgados con los mismos cargos que sus propios captores

Con imagenes expuestas en el Museo de Auschwitz-Birkenau - "Dibujos de un genocidio". Los autores son, Konstantyn Cwierk, Wlodzimierz Wnuk y Grzegorz Timofiejew, estos reflejaron en un papel las torturas de la vida diaria en un campo de concentración. Publicadas por http://www.elmundo.es/albumes

Fotos: Museo de Auschwitz-Birkenau - Konstantyn Cwierk, Wlodzimierz Wnuk y Grzegorz Timofiejew reflejaron en un papel las torturas de la vida diaria en un campo de concentración. El cuadernillo con esas inquietantes ilustraciones llegó a manos del teniente Clifford Hensel en 1945 después de participar en la liberación de los prisioneros. Permaneció cerrado hasta que, después de su muerte, su viuda Eleanor lo rencontró y lo entregó al Museo de Auschwitz-Birkenau para que esta página negra de la historia no quede en el olvido. http://www.elmundo.es/albumes
Cinco españoles supervivientes del campo nazi de Mauthausen (dos de ellos asturianos), fueron condenados en julio de 1947 por un tribunal del ejército de los Estados Unidos, acusados de cometer crímenes de guerra, en unos juicios viciados cuyos expedientes reposan en los Archivos Nacionales en Maryland (NARA)
Fotos: Museo de Auschwitz-Birkenau - Konstantyn Cwierk, Wlodzimierz Wnuk y Grzegorz Timofiejew reflejaron en un papel las torturas de la vida diaria en un campo de concentración. El cuadernillo con esas inquietantes ilustraciones llegó a manos del teniente Clifford Hensel en 1945 después de participar en la liberación de los prisioneros. Permaneció cerrado hasta que, después de su muerte, su viuda Eleanor lo rencontró y lo entregó al Museo de Auschwitz-Birkenau para que esta página negra de la historia no quede en el olvido. http://www.elmundo.es/albumes
Mientras que en Núremberg un Tribunal internacional procesó a los principales criminales de guerra nazi, en el anterior campo nazi de Dachau cerca de Múnich, el Ejército de los Estados Unidos estableció una corte militar para castigar a los responsables de la administración y supervisión de los campos de concentración liberados por ellos. A los supervivientes españoles del campo de Mauthausen: Indalecio González González, Laureano Navas García, Moisés Fernández Pascual, Joaquín Espinosa Muñoz y Domingo Félez Burriel, se les procesó por los mismos cargos que a sus victimarios, los criminales de guerra nazi.
Los cinco españoles habían sido combatientes del ejército republicano. En 1939, tras la Guerra Civil, se refugiaron en Francia. Padecieron las condiciones infrahumanas de los centros de internamiento franceses. Los cinco fueron voluntarios de las compañías francesas militarizadas de trabajo, destinadas a construir fortificaciones defensivas como la Línea Maginot. Durante la invasión alemana, los nazis les hicieron prisioneros con la tropa francesa y fueron deportados, en 1940, al campo de Mauthausen en Austria. Unos 10.000 españoles fueron internados en este campo de trabajo forzado y exterminio, donde un 40% logró sobrevivir. El campo fue liberado por el ejército de los Estados Unidos el 5 de mayo de 1945.
Tres de los españoles acusados en Dachau habían sido kapos. Era frecuente que los españoles fueran elegidos como jefes de algún comando de trabajo. Los españoles se destacaron del resto de los prisioneros por el conocimiento de algún oficio y por el entrenamiento militar que recibieron durante la Guerra Civil. El kapo tenía bajo sus órdenes a una cuadrilla de prisioneros. Era imprescindible, que los kapos usaran alguna forma de fuerza física para mantener la productividad y la férrea disciplina exigida por la SS.

5 de octubre de 2015

José Antonio Primo de Rivera, convertido en estampita del santoral del régimen

La princesa y el falangista
 José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia (Madrid, 24 de abril de 1903-Alicante, 20 de noviembre de 1936) fue un abogado y político español, hijo primogénito del dictador Miguel Primo de Rivera y fundador y líder del partido Falange Española. Acusado de conspiración y rebelión militar contra el Gobierno de la Segunda República, fue condenado a muerte y finalmente ejecutado durante los primeros meses de la Guerra Civil Española.
Una curiosa conexión entre José Antonio Primo de Rivera y Proust
Valentin Louis Georges Eugène Marcel Proust - 10 Julio de 1871 – 18 Noviembre de 1922)
Más que arrojar lodo sobre la II República, el franquismo impuso la ley del silencio acerca de ese período, aunque tampoco faltaron panfletos para calumniar a políticos como Juan Negrín o Manuel Azaña. Con todo, paradójicamente, uno de los personajes más adulterados por la dictadura fue precisamente uno de los suyos, José Antonio Primo de Rivera, convertido en estampita del santoral del régimen, una imagen ñoña bastante alejada de la realidad. José Antonio y Franco nunca se tragaron. Primo de Rivera conspiraba contra la República desde mucho antes que el general se pusiera al tajo del golpismo, y la inquina que le tenía a Franco derivaba en buena parte de la reticencia de don Francisco (cobardía, según el falangista) a levantarse en armas.
Esa antipatía mutua añade un morbo especial a la cínica beatificación de Primo de Rivera, convertido por el régimen en el Ausente, como en una obra de Beckett. El José Antonio que nos mostró el franquismo tenía algo de inmaterial. Su imagen y la del Caudillo presidían todos los ámbitos colectivos de nuestra infancia, desde las escuelas nacionales hasta los cafés. Viéndolos así, tan juntitos siempre, ¿cómo íbamos a pensar que se trataba de dos tipos tan distintos y que encima se detestaban?
Aunque los cromos del régimen siempre lo pintaron casto y puro, José Antonio era tan atractivo como mujeriego.

3 de octubre de 2015

La escritora argentina María Luisa Carnelli estuvo en Asturias en junio de 1935 y relató sus experiencias en el libro "U.H.P., Mineros de Asturias"

El tango proletario de María Carnelli
María Luisa Carnelli nació en La Plata el 31 de enero de 1898 y falleció en Buenos Aires el 4 de mayo de 1987
El viaje de la letrista y escritora argentina a Asturias para conocer los sucesos vividos en la Revolución de Octubre y el trabajo de los mineros
Ilustración de Alfonso Zapico
Los que saben de esto dicen que Gardel cantaba tango porteño, basado en la tradición criolla, y también proletario, porque supo arraigar como nadie en las clases populares. El caso es que hoy -con el permiso de don Carlos- quiero encabezar esta página con lo del tango proletario, pero no para referirme a él sino a una mujer que firmó las letras de algunos muy conocidos, aunque en ocasiones tuvo que esconderse bajo seudónimos masculinos.
Si digo Luis Mario o Mario Castro, Gardel sabría que estoy hablando de María Luisa Carnelli. Cuentan que al grabar "Pa'l cambalache" y "Cuando llora la milonga", salidos del magín de ella, se inició entre los dos una gran amistad tras la sorpresa de una poetisa e intelectual, manejase con tanta soltura el lunfardo. Pero ahora debo dejar esta historia para contar otra que tiene poco que ver.
María Luisa Carnelli de Castro nació en La Plata el 31 de enero de 1898 en una familia de origen burgués donde convivió con sus padres y otros nueve hermanos antes de casarse joven. Pronto tuvo un hijo y al poco tiempo se separó, así que se ganó la vida colaborando en publicaciones y diarios de su tierra. Desde joven se significó por la izquierda, militando en el partido comunista, pero aunque esta ideología se refleja en sus escritos en verso y prosa la mantuvo al margen de sus letras de tango, por interpretar que la música no debía ser patrimonio de ninguna política.