31 de julio de 2015

Las calzadas romanas asturianas, (sendas de origen antiquísimo), han sufrido olvido y destrucción en los últimos años

Calzadas romanas, arte en el olvido
legionarios romanos
Un recorrido por la "strata" o calzada romana del norte de España
Travesía de montaña clásica y muy bonita con el un encanto histórico añadido gracias a la calzada romana de Caoru.
La "strata" o calzada romana que atravesaba la vecina provincia de León, comenzaba en Sahagún y, de este a oeste, iba recorriendo los lugares de Bercianos del Real Camino, El Burgo Ranero y Santas Martas; proseguía por Campo de Villavidel, Arbón y Hospital de Órbigo, para llegar a Asturica Augusta (actual Astorga), antigua capital del Conventus Asturum; continuaba por Castrillo de los Polvazares, Rabanal del Camino, Ponferrada, Cacabelos, Villafranca del Bierzo y Vega de Valcalcer. Por las proximidades de este último lugar penetraba en la cercana provincia de Lugo (Lucus Augusta), capital administrativa del convento.
En el pueblo de Santas Martas partía un ramal que conducía hasta León (Legio VII). Desde aquí salía otra derivación que se encaminaba hacia el Noroeste, para unirse nuevamente en Asturica Augusta. En este lugar partía otra bifurcación hacia el Noroeste que llevaba por tierras bercianas de Torre del Bierzo, Bembibre y Congosto, volviendo a enlazar con el camino fundamental en Cacabelos.
De esta calzada principal se separaban ramificaciones secundarias hacia el Norte, buscando diferentes pasos de penetración a través de la cordillera Cantábrica, siempre siguiendo el curso de un río. Desde Sahagún la vía buscaba el cauce del río Cea, continuaba por el pueblo del mismo nombre a Saelices del Río, Villaselán, Villaverde de Arcayos, Almanza, Valderrueda y Pedrosa del Rey, en donde se ramificaba en dos: al puerto de San Glorio hacia el Noreste, y al del Pontón por el Noroeste.

29 de julio de 2015

La "triste" historia del astillero juliana Constructora Gijonesa

Cuando la Constructora hacía barcos

Años 1952/1954 - Monte Coroña antes de construirse Juliana Constructora Gijonesa. Facebook - Juliana Constructora Gijonesa
En el año 2010 el astillero “Juliana constructora”, de la bahía de Gijón bajó el telón de una actividad industrial que se inició frente a la mar de El Natahoyo en 1888
El vapor «Antonio López», el primer barco de Constructora Gijonesa, listo para su botadura en la grada del astillero.

Con la segunda pleamar del 27 de abril del año 2010, salió de Factorías Juliana, en El Natahoyo, el casco del cementero «Cristina Masaveu», el último barco construido en Juliana, (el único astillero que quedaba en Gijón en aquella época), para ser rematado en las instalaciones navales cántabras de Astander.
Juliana entró en concurso de acreedores en mayo de 2009 con una deuda de 60,07 millones de euros, que se incrementará (aproximadamente) en otros 41,1 millones cuando se materializó la cancelación de su último buque contratado, el 535.
El 8 de octubre del año 2010, el Juzgado de lo mercantil número uno de Oviedo daba paso a la liquidación de Juliana, con una deuda acumulada de 105 millones de euros. Principio del fin, de un astillero nacido en 1911 en el seno de la empresa Constructora Gijonesa. La liquidación judicial de Factorías Juliana terminaba con un siglo y medio de historia industrial en la bahía de Gijón, como remate a la reconversión de los años ochenta. La ciudad de Gijón asistiría estupefacta a la culminación de una historia industrial que se inició hacia 121 años a la vera de la mar de El Natahoyo, entonces parroquia de Jove.

28 de julio de 2015

La peripecia de los tripulantes del buque "Serafín Ballesteros" (propiedad de Fábrica de Mieres)

Algo pasa en Lisboa
Fábrica de Mieres: La Asturiana Mining Company fue fundada en 1844 por un grupo financiero inglés encabezado por John Mauby, con el objeto de explotar minas
El hundimiento del buque "Serafín Ballesteros", que transportaba carbón para Fábrica de Mieres, y la peripecia lusa de sus tripulantes
Ilustración de Alfonso Zapico
Fábrica de Mieres tuvo en la década de 1920 dos buques a su servicio para el transporte de carbón. Prestaron un servicio indispensable para poder competir en el mercado, aunque sumando su capacidad sólo eran capaces de llevar la cuarta parte de lo que movía por mar su rival Altos Hornos de Vizcaya. No sé si se trató de una casualidad, pero uno de ellos se llamó "Serafín Ballesteros" y el otro, que en aquel momento llevaba en su costado el nombre de "Mieres", se había llamado primero "Ceferino Ballesteros": padre e hijo.
Los dos hombres pertenecieron a una saga de navieros que, según escribió José Ramón García López en su libro "Historia de la Marina Mercante asturiana", hizo su fortuna con el transporte por tracción animal de viajeros y mercancías en el paso del Puerto de Pajares, desde Busdongo hasta Puente Los Fierros antes de que se trazase la línea férrea.
El "Ceferino Ballesteros" se fletó en el Reino Unido en 1896 como "Kendall Castle"; se llamó después "Rosario"; luego, ya en 1920, llevó el nombre del industrial marítimo y un año más tarde, cuando lo adquirió Fábrica de Mieres, se le puso la denominación de nuestra villa. El barco tuvo su propia historia, también digna de contar, ya que sirvió para evacuar a dos mil personas desde Gijón hasta la costa francesa en septiembre de 1937, cuando Asturias cayó en manos de las tropas sublevadas contra la República, y aún fue rebautizado por última vez antes de su desguace en 1959.
Pero lo que voy a contarles hoy se refiere al "Serafín Ballesteros", que tuvo un accidentado final en junio de 1928. Entonces ya era un buque veterano, puesto que su construcción se fechaba en 1891, también en un astillero inglés, y como les he adelantado más arriba, transportaba carbón para la empresa de los Guilhou desde 1921.

26 de julio de 2015

Árboles Mágicos Asturianos

Los árboles con tradición mitológica en Asturias.
Asturias, pertenece a la España húmeda
La vegetación de Asturias es abundante, debido al clima húmedo. Pero al igual que ocurre con el clima, tampoco la vegetación es igual. No es lo mismo la vegetación costera que la de montaña. En Asturias podemos hablar de una vegetación natural, formada por la hierba, los arbustos y los árboles propios de la región
El Tejo centenario de Santibáñez de la Fuente fue declarado Monumento Natural el 27 de Abril de 1995
Tejo: El tejo era un árbol sagrado de los antiguos celtas. Llamado Ioho, se asociaba a las letras "i", "j" e "y" del antiguo alfabeto druídico Ogham y, dentro del calendario del mismo nombre, correspondía a los últimos días de octubre, hasta la víspera del 1 de noviembre, la noche de difuntos, llamada actualmente "Halloween" en el mundo anglosajón (contracción de "All-Hallow-Een", noche de todo lo sagrado) o "Samhain" para los antiguos celtas, para los que era el equivalente a nuestra "noche de fin de año", y en la que se decía que el velo entre el mundo de los vivos y los muertos se volvía particularmente fino. Esa fecha, actualmente sigue siendo sagrada en algunas culturas y credos (por ejemplo, para los católicos, el 1 de noviembre es el "Día de todos los santos", en que se recuerda a los difuntos). Se asociaba al culto a los muertos, seguramente por su dicotomía de alimento/veneno, y por ello se plantaba tradicionalmente en los cementerios. En muchos pueblos del norte de España (particularmente, en Asturias), persiste la costumbre de plantar tejos junto a las iglesias. Algunos de esos tejos tienen cientos de años y son sustituidos por sus propios retoños, cuando mueren de viejos o por accidentes naturales.

25 de julio de 2015

Una villa Asturiana cargada de historia “Cangas de Onís” (Cangues d'Onís)

Cangas de Onís capital del "Reino de Asturias"
1882- Vista de Cangas de Onís (La Ilustración Española y Americana, 22-3-1882)  www.asturiasparadisfrutar.es
Cangas de Onís (Cangues d'Onís en asturiano) es un concejo de Asturias (España), capital del concejo y uno de los 18 partidos judiciales de Asturias.
Vista antigua de Cangas de Onís (espanafascinante.com)
(Enlaces y fuentes al final del artículo)
El concejo de Cangas de Onís limita al norte con Parres y Ribadesella, al este con Onís y Llanes, al oeste con Amieva y Parres y al sur con la provincia de León. El lema que recoge su escudo es "Minima Urbium Máxima Sedium", (la más pequeña ciudad fue la máxima sede), en la actualidad cuenta con una población de 6678 habitantes (INE, 2014).
La ciudad de Cangas de Onís fue capital del Reino de Asturias hasta el año 774. En esta población se estableció el rey Don Pelayo, y desde aquí emprendió con sus gentes acciones sobre los territorios del norte de España, como único foco de resistencia al poder musulmán, una vez desaparecido el Reino visigodo. En este término municipal tuvo lugar en el año 722 la Batalla de Covadonga, donde Don Pelayo venció a las fuerzas musulmanas y consolidó un poder y prestigio que le permitió permanecer independiente y fundar el primer reino cristiano posterior a la derrota de los visigodos en la Batalla de Guadalete.
Más de 2.000 hectáreas del concejo forman parte del Parque nacional de los Picos de Europa. Dentro del parque se encuentra el conjunto monumental de Covadonga, donde se inició la Reconquista en el año 722. A 12 kilómetros de Covadonga, se encuentran los llamados lagos de Covadonga (son tres: el Enol, el Ercina y el Bricial, aunque éste sólo tiene agua durante el deshielo), de gran relevancia en el ámbito ciclista. En la capital de Cangas de Onís, se halla el conocido como "Puente Romano", aunque su construcción data en realidad de la Edad Media.
La población de Cangas de Onís está asentada en el entronque de los ríos Sella y Güeña, siendo este último tributario del anterior. En el valle situado entre ambos ríos se encuentra la capilla de la Santa Cruz, que fue un templo de época romana, reconstruido durante el reinado de Favila de Asturias.

24 de julio de 2015

El dibujante Alfonso Iglesias López creador de los chistes de "Pinón y Telva" y de las historietas "Las aventuras de Pinín"

 El 23 de enero de 2015, se cumplieron 105 años del nacimiento de Alfonso Iglesias López, el creador de Pinón, Telva y Pinín
Alfonso Iglesias López
El dibujante nació en enero de 1910 en Navia y sus herederos le preparadon en el año 2010, un centenario con problemas por la crisis
Alfonso, con Tina, su mujer (en esta imagen aún novia), en el puente de La Perra de Mieres.
Alfonso, creador de los chistes de «Pinón y Telva» y de las historietas «Las aventuras de Pinín», nació el 23 de enero de 1910 (105 años), en Navia (Asturias). Sus herederos, encabezados por Alfonso Iglesias García (Oviedo, 1941), hijo del polifacético creador, le diseñaron un amplio plan de celebración del centenario del que fuera el artista más popular de Asturias en el pasado siglo XX. El proyecto incluía una gran exposición antológica e itinerante de factura moderna y ediciones que recuperen una obra entrañable que permanece, en gran parte, oculta en las colecciones de los periódicos.
Su  hijo, Alfonso Iglesias García, arquitecto y en aquel año, con varias obras en marcha,  estaba recibiendo un tratamiento oncológico (ha sobrevivido a un cáncer de garganta), negociaba e implicaba en el proyecto a distintas entidades e instituciones, pero era consciente de que «en esos años de crisis había dificultades presupuestarias para el patrocinio de exposiciones de calidad que sepan contar en lenguaje de hoy unas creaciones de ayer que siguen muy presentes en la memoria de los asturianos».
Los hijos y nietos de Alfonso Iglesias López de Vivigo (Navia, 1910-Oviedo 1988) no se han quedado quietos en estos años para recopilar el patrimonio artístico del creador en su larga y prolífica trayectoria, que comenzó antes de la guerra en «Región», se extendió después durante 30 años en LA NUEVA ESPAÑA y continuó en diarios de Madrid como «El Alcázar» o «Abc», además de en la incipiente TVE donde realizó dibujos y animaciones.

22 de julio de 2015

Claudio López Brú, segundo marqués de Comillas, fue un declarado antisemita

A don Claudio no le gustan los judíos
Imagen de don Claudio López, Marqués de Comillas
El segundo marqués de Comillas fue un declarado antisemita y financió numerosas publicaciones de apoyo a la Iglesia católica más tradicional
Ilustración de Alfonso Zapico
Tengo que volver de nuevo a contarles cosas de don Claudio. Ya saben que el segundo marqués de Comillas es uno de mis personajes favoritos, y no porque me guste, lo que pasa es que sus querencias y sus fobias resultan una fuente inagotable para estas historias y uno ha terminado por cogerle cariño.
No hará falta que les diga que su figura encarnó en su día la forma más integrista de entender el catolicismo. Sus propios partidarios lo resumieron bien en uno de los numerosos discursos con que acompañaron sus exequias: "Diríase que era ya casi una obsesión la idea nacional, si no se viera esa misma idea avasallada por otra aún más hondamente arraigada en el pecho del Marqués de Comillas, la idea religiosa, la cual no solo llenaba su vida íntima de santidad, sino que empapaba del ideal católico sus mismas empresas financieras y patrióticas".
Es difícil distinguir si fue el amor a la Patria o a la Iglesia lo que impulsó a su padre a hacer negocio con los esclavos cubanos y a él mismo a proseguir llenando su arca con el retorno de los soldados enfermos y heridos que tras la pérdida de aquella colonia retornaron en sus barcos en unas condiciones deplorables. Las dos circunstancias las hemos traído ya a estas historias heterodoxas y si les apetece repasarlas pueden buscarlas en las hemerotecas, que ahora es fácil.

21 de julio de 2015

La singularidad del "neandertal asturiano" y la variabilidad geográfica de la especie

Las incógnitas que nos deja El Sidrón
Hombre de neandertal
Agotado el yacimiento tras quince años de excavaciones, quedan sin resolver algunas grandes cuestiones, como la procedencia de los restos de los trece neandertales hallados en la cueva
El Mundo Neandertal
Antonio García Tabernero, Beatriz Fernández Cascón, Antonio Rosas y Markus Bastir, con los fósiles del Neandertal del Sidrón que han conseguido reconstruir en el MNCN-CSIC (Museo Nacional de Ciencias Naturales)
http://www.lne.es
La cueva de El Sidrón ha ofrecido durante los últimos 15 años la mejor colección de restos neandertales jamás encontrada en la península Ibérica. El estudio de los restos fósiles y arqueológicos ha salido publicado en todos los periódicos y revistas científicas del mundo, ha contribuido a desvelar rasgos inéditos de la especie y ha ofrecido a los investigadores que dirigieron los trabajos un privilegio poco habitual en arqueología: poder asistir a la apertura y al cierre de un yacimiento. Ahora, una vez llegado el momento de dar por concluido el capítulo de los trabajos de campo, queda repasar las investigaciones que siguen en marcha en el laboratorio y las incógnitas que aún no tienen respuesta, pero que son un acicate para continuar haciendo camino al andar.

El más famoso de los mariscales de Napoleón, Michel Ney, posó sus botas sobre la tierra asturiana allá por mayo de 1809

Michel Ney, el mariscal que invadió Asturias

Mariscal Michael Ney
El militar, pieza clave en Waterloo, mandaba las tropas que el 14 de mayo de 1809 entraron en el Principado de Asturias por Leitariegos
El pueblo de Leitariegos (Cangas de Narcea-Asturias)
El 14 de mayo de 1809 las tropas invasoras francesas entran en Asturias por la zona de Leitariegos. En apenas cinco días el ejército napoleónico llega a Oviedo. Al mando, un mariscal de apenas 40 años, Michel Ney, militar de carrera meteórica. Había nacido en 1769, el mismo año que Napoleón. Ney, duque de Elchingen, llevaba en España y Portugal desde agosto de 1808. Permanecería hasta 1810, año en que es enviado a París y de ahí al frente ruso.
La vida militar de Napoleón está unida a la de Ney. Ambos se profesaban admiración. Para Ney, Asturias era periferia desconocida. A principios del mes de mayo de 1809 Ney se reune en Lugo con el general Francois Kellermann para diseñar la campaña del norte, en la que se incluía Asturias. Ney entra por el suroccidente y Kellerman lo hará por Pajares pocos días después.
Ney y Kellerman volverían a encontrarse por última vez en la batalla de Waterloo, en el corazón de Europa. Fue en 1815, hace ahora doscientos años.
Michel Ney entró y salió de Asturias a lo largo de varios meses, según las obligaciones y estrategias bélicas. La tradición lo sitúa en 1810 pernoctando en el palacio de Llano-Ponte, en Soto del Barco, conocido popularmente como el palacio de La Magdalena, sobre el río Nalón.
Es el mariscal Ney el que se enfrenta por vez primera a tropas asturianas en la refriega del puente de Peñaflor, en Grado. Fue el 19 de mayo de 1809 cuando un contingente de apenas 500 soldados mal instruidos se enfrentan parapetados en la montaña a unos 3.300 soldados franceses de infantería y caballería. Entre los defensores, un personaje fascinante con protagonismo en las labores de resistencia, el capitán inglés William Parker Carroll, uno de los pocos defensores que lograron salir vivos de aquella encrucijada.

19 de julio de 2015

El Meloncillo, el único representante de las mangostas en Europa, vivió en Asturias

El meloncillo vivió en Asturias
El meloncillo (del latín melestejón) (Herpestes ichneumon), también conocido vulgarmente como mangosta común o egipcia, es una especie de mamífero carnívoro de la familia Herpestidae. Es un mamífero de pequeño tamaño y la única especie europea de su familia.Fuente: EuropaPress. Fotografía: Genaro Fonzález Carballo 
El hallazgo del esqueleto de una mangosta europea en un yacimiento altomedieval de Gijón confirma las vagas referencias a su presencia histórica en la región, apoyada por varias citas gallegas del siglo XIX
Ilustración de Herpestes ichneumonde 1896. «Lydekker - Egyptian Mongoose» de Wyman & Sons Limited - Lloyd's Natural History: "A hand-book to the Carnivora. Part 1, Cats, civets, and mungoose"[1] by Richard Lydekker. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lydekker_-_Egyptian_Mongoose.jpg#/media/File:Lydekker_-_Egyptian_Mongoose.jpg
El meloncillo, un mamífero carnívoro de tamaño mediano que es el único representante de las mangostas en Europa, vivió en Asturias. Lo ha confirmado un esqueleto casi completo hallado en el yacimiento altomedieval de la Fábrica de Tabacos de Gijón por el equipo que dirige Arturo Morales, catedrático de Zoología y responsable del Laboratorio de Arqueozoología de la Universidad Autónoma de Madrid. Este hallazgo no sólo aporta una prueba física de la presencia de la especie en territorio asturiano, sino que también apoya las conclusiones de los recientes estudios genéticos de Philippe Gaubert que rebaten la creencia de que el meloncillo, de origen africano, fue introducido en la península Ibérica durante la dominación árabe, ya que la datación de los restos, aunque todavía incompleta, es anterior al siglo VIII, cuando se produjo la invasión de los ejércitos musulmanes. 
La docena de citas gallegas del siglo XIX, varias de ellas debidas a capturas (dos ejemplares disecados aún se conservan, así como una piel, depositada en el Museo de Historia Natural de Londres), sugiere que el meloncillo llegó históricamente hasta el norte de la península. Su área de distribución actual se centraliza en la región portuguesa del Algarve, Sierra Morena, Doñana y las serranías de Cádiz y de Málaga; en los últimos años se aprecia un proceso de expansión hacia el Norte, probablemente favorecido por la densificación del matorral, que lo ha llevado hasta las Arribes del Duero, entre Zamora y Salamanca, con algunas citas más septentrionales, en León, la última en el año 2008.

18 de julio de 2015

Los Frailes de la Doctrina Cristiana o de San Juan Bautista de La Salle en Mieres

La huella de los frailes del "baberu"
Colocación de lª piedra del colegio Santiago Apostol (La Salle) en la C/Numa Guilhou en 1915.
El colegio Santiago Apóstol, más de un siglo de historia educativa, religiosa y deportiva
La Banda de Mieres desfila por el patio central en las bodas de oro
Es inevitable que el tiempo, a su inexorable paso, vaya borrando huellas y hasta sendas que un día ya lejano fueron vitales para el desarrollo de una buena parte de la sociedad de un pueblo. Afortunadamente la historia está ahí, incluso impresa en documentos fehacientes y fiables, para refrescar memorias y en ocasiones dejar sentenciado el popular dicho de que "todo tiempo pasado fue mejor".
Esta reflexión viene a la memoria viva de quien suscribe, al encontrarme, hace unos días, así de bote pronto, con la figura de un mierense de pro, que aún se atreve, pese a sus noventa y pico años, a dejar desgranar recuerdos y vivencias de su niñez, juventud y de una buena parte de su vida en torno a una faceta esencial de cualquier conjunto ciudadano, tal es el caso de la enseñanza. ¿Quién mejor que Marcelino Camporro para refrescar memorias y alimentar el recuerdo de traer, a este espacio, desde luego en formato reducido, la huella inconfundible de los Hermanos del "Baberu", es decir, los Frailes de la Doctrina Cristiana o de San Juan Bautista de La Salle que, en su largo periplo mierense, protagonizaron una etapa inconfundible con la formación y modelaje de varias generaciones, en este caso de la villa y corte, aunque su labor estuvo abiertamente repartida por otras localidades asturianas, especialmente de las cuencas mineras de la zona central?

15 de julio de 2015

Los quince años de resistencia guerrillera en Asturias contra la dictadura

La historia definitiva de los "fugaos"

Cándido Fernández, "Bardial"
El investigador "Ramón García Piñeiro" ofrece en el libro "Luchadores del ocaso" el estudio más exhaustivo hasta la fecha de los quince años de resistencia guerrillera en Asturias contra el franquismo
Por la izquierda, Manuel Fernández, "Peque"; su hermano Marcelino ("los Maricos") y Nicanor Fernández, "Canor".
Son muchos los asturianos que guardan aún en el desván de su memoria alguna historia de la guerrilla. Entre los pliegues y las sombras de ese pasado se esconden, como figuras mecidas por la derrota y sus vientos hostiles, los "fugaos". Son relatos, no siempre exactos, que fueron transmitiéndose de una generación a otra, casi siempre de manera oral, durante la larga noche del franquismo. Fragmentos con flecos legendarios en los que aquellos alzados en armas contra la dictadura se perfilan como héroes para unos y como vulgares delincuentes para otros. La reciente publicación de "Luchadores del ocaso. Represión, guerrilla y violencia política en la Asturias de la posguerra (1937-1952)", del historiador Ramón García Piñeiro (Sotrondio, 1961), supone una muy importante contribución al estudio riguroso de una de las páginas más controvertidas de la historia española del siglo XX. El libro, publicado por KRK, es la más amplia investigación (exhaustiva en muchos aspectos) sobre un fenómeno que, como señala el también historiador Secundino Serrano, autor de "Maquis", podemos considerar como la "única resistencia que preocupó verdaderamente a Franco".

14 de julio de 2015

El general asturiano Sabino Fernández Campo y el 23 de febrero de 1981 (y2)

«Ni está ni se le espera», la frase que detuvo los tanques y reveló a un golpista
El teniente coronel Antonio Tejero irrumpe, pistola en mano, en el Congreso de los Diputados durante la segunda votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno
Sabino Fernández Campo comprendió la participación de Armada en la trama de la intentona y desactivó su ambigüedad
«Ni está ni se le espera», la frase que detuvo los tanques y reveló a un golpista
«Todo el mundo al suelo» identifica el intento de golpe de Estado. Pronunció esa orden el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina al asaltar el Congreso de los Diputados. «Ni está ni se le espera» es la frase que desmontó el intento de golpe de Estado. La pronunció Sabino Fernández Campo aquella misma tarde del 23 de febrero de 1981. El que no estaba y al que no se esperaba en el palacio de la Zarzuela era a Alfonso Armada Comyn, que ha quedado como planificador de aquel intento de romper la democracia, un traidor para todos que niega cualquier participación y que se define como víctima.
La larga crisis económica, un estado de las autonomías en construcción y la actividad sangrienta de ETA, que el año anterior había rondado los cien asesinatos de militares, policías, políticos, industriales, dan los antecedentes del intento de golpe de Estado del 23 de febrero. Se produjo cuando se votaba la investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno por UCD (Unión de Centro Democrático) en sustitución del dimisionario Adolfo Suárez, carismático conductor de la transición hasta entonces.
Es difícil hacerse idea de la velocidad a la que se iban sucediendo acontecimientos graves. Aunque había antecedentes de intentonas golpistas y la joven democracia temía el ruido de sables, la irrupción de un grupo de guardias civiles en el Congreso de los Diputados a las seis y veintiún minutos de la tarde y la toma de cuatrocientos rehenes, representantes del pueblo, la interrupción de las emisiones radiofónicas y televisivas y la salida de los tanques a las calles de Valencia con la sublevación del capitán general Jaime Milans del Bosch sorprendieron al país.

13 de julio de 2015

El papel del General asturiano Sabino Fernández Campo (1918-2009), junto al Rey Don Juan Carlos (I)

Sabino Fernández Campo, en el juicio de la historia
Sabino Fernández Campo, tras el Rey Juan Carlos, en un acto oficial. 
Historiadores asturianos analizaron el legado del general y su papel junto al Rey Don Juan Carlos en la transición española, fue el militar «leal» que supo «guiar al que manda para que no errase» se lleva consigo muchos enigmas, el general tiene su historia, ejemplo claro es el 23-F, para Sabino, ese día «deshizo equívocos sobre el papel del Rey», aunque su silencio «deja más hipótesis que tesis»
Sabino fernández Campo  (Oviedo17 de marzo de 1918 - Madrid26 de octubre de 2009) fue un militar Asturiano, "Conde de Latores, Caballero del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias. Fue nombrado secretario general de la Casa de Su Majestad el Rey de España el 31 de octubre de 1977 y jefe desde el 22 de enero de 1990 hasta el 8 de enero de 1993
«La persona que hizo fracasar el 23-F» Había sido antes un militar del Ejército de Franco que supo ver dónde estaba la puerta de salida hacia la democracia. Después, Sabino Fernández Campo fue un escudero leal que desde dentro de la maquinaria de la Jefatura del Estado no confundió lealtad con fidelidad, que guiaba y aconsejaba, además de obedecer, y siempre un político inteligente y un jurista culto y acaso en exceso cauto, porque enterró el pasado martes demasiadas incógnitas consigo. Aquella primera y contundente valoración sobre el protagonismo de Fernández Campo en la tarde y la noche del 23 de febrero de 1981 la dejó escrita uno de los condenados por su participación en el intento de golpe de Estado, el comandante Ricardo Pardo Zancada; las otras son el boceto apresurado del retrato del ex jefe de la Casa del Rey a partir de las visiones divergentes de cuatro historiadores asturianos.
A través de sus miradas distintas, Sabino Fernández Campo es en el juicio de la historia un secundario que tal vez calló demasiado, pero que intuyó varias veces hacia dónde soplaba el viento y devino en protagonista, sobre todo, aquel lunes de febrero, a eso de las siete de la tarde, para «deshacer equívocos sobre el papel del Rey» en el 23-F y arbitrar salidas poco traumáticas para la ocupación del Congreso. Así lo ve el ovetense Enrique Moradiellos, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura, sin llegar a abonar la hipótesis de que con su intervención de aquella noche ayudase incluso «al Rey a decantarse», una posibilidad que no excluye su colega David Ruiz, catedrático emérito de la misma materia en la Universidad de Oviedo.

11 de julio de 2015

Manuel Canoura Arnau (san Inocencio de la Inmaculada), asesinado el 9 de octubre de 1934 en Turón (Mieres-Asturias)

Un santo en La Belonga (cementerio de Mieres)
Manuel Canoura Arnau (san Inocencio de la Inmaculada), de 47 años y natural de Valle del Oro (O Valadouro, Lugo), era sacerdote pasionista, fue asesinado el 9 de octubre de 1934 en Turón (Asturias), beatificado en 1990 y canonizado en 1999, con ocho lasalianos de Turón y uno catalán (san Jaime Hilario). Estos diez más san Pedro Poveda son, hasta ahora, los únicos mártires canonizados de la revolución y guerra española. http://www.forumlibertas.com/
La historia de la incógnita sobre el enterramiento de San Inocencio de la Inmaculada, nombre que eligió para su vida eterna Manuel Canoura Arnau
Ilustración de Alfonso Zapico
El último día del pasado octubre, víspera del día de Todos los Santos, serví de guía para un paseo cultural por el cementerio de La Belonga. Era la primera vez y creo que la experiencia fue buena, porque a los asistentes les gustó conocer que el camposanto, además de albergar la memoria de aquellos que nos hicieron ser como somos y que nunca morirán del todo mientras los recordemos, tiene media docena de tumbas y panteones con interés artístico, otra media docena de hombres ilustres y mucha historia que contar.
Desde entonces ha habido una novedad digna de contar si se repiten estas visitas. El panteón de los Padres Pasionistas ha estrenado una lápida en la que figura la relación de todos los fallecidos de esta comunidad religiosa en la Montaña Central. No les comentaría este hecho si no fuese porque entre ellos figura San Inocencio de la Inmaculada, nombre que eligió para su vida eterna Manuel Canoura Arnau, nacido en Cecilia del Valle de Oro (Lugo) el 10 de marzo de 1887.
Nos encontramos entonces con un santo en nuestro cementerio y no todos los pueblos pueden decir lo mismo? o al menos con la evidencia de que en algún momento estuvo enterrado aquí; ustedes deben sacar su conclusión cuando acaben de leer esta historia. Pero antes de nada es preciso repasar los hechos que llevaron a los altares a San Inocencio.

8 de julio de 2015

Las necrópolis tumulares localizadas en Asturias

Clases de dolmen y otras tumbas neolíticas en Asturias
Túmulos y dólmenes son manifestaciones neolíticas abundantes en Asturias. web.educastur.princast.es
El dolmen forma parte de un amplio conjunto de monumentos megalíticos. Hace más de 40.000 años la muerte estaba más integrada en la vida cotidiana (las tumbas, por ejemplo, estaban dentro de las viviendas) y esto multiplicó el número de cistas (tumbas, tanto colectivas como individuales halladas dentro de las viviendas), cuyo hallazgo es muy frecuente en los restos correspondientes a las culturas megalíticas.

La Necrópolis tumular de la sierra de Tineo, se compone de unos trece túmulos documentados. http://tineoenvertical.blogspot.com.es
Las necrópolis tumulares localizadas en Asturias poseen dos tipos de estructuras funerarias, el primer tipo agrupa al dolmen, las cistas y los sarcófagos, a este grupo se le denomina estructuras ortostáticas. El segundo grupo se corresponde con tipos de enterramientos que poseen cámaras atípicas (menos comunes en el territorio o que no siguen un patrón claro) y se denomina estructuras no ortostáticas.
Estructuras ortostáticas: El dolmen y otros sarcófagos.
Las estructuras Ortostáticas son construcciones realizadas a partir de grandes bloques de piedras posicionados en vertical para crear, en el caso de Asturias, monumentos megalíticos como los dólmenes, cistas y sarcófagos.

7 de julio de 2015

Las salvajes, rudas y belicosas tribus astures y cántabras en la época romana

Guerras Astur-Cántabras
Las tribus de los astures y los cantabros aparecen retratadas, por los historiadores romanos (Tito Livio, Floro, Orosio, Estrabon, Suetonio y Tácito), como unos pueblos salvajes, rudos y belicosos. Sin embargo estos pueblos no eran diferentes de sus vecinos del sur. Se encontraban en una fase de progreso de su cultura, comenzaban a utilizar monedas, molinos giratorios y las defensas de sus castros se habían mejorado.
Las tácticas guerreras de estas gentes se basaban en la lucha de guerrillas, mediante emboscadas y la utilización de armas arrojadizas. Sus armas eran la jabalina, el hacha de doble filo, el puñal y la falcata ibérica (una espada de un solo filo). Solían llevar un escudo pequeño de cuero y madera (caetra). Se protegían con corazas de cuero, lino o pieles de animales sin curtir y endurecidas. Sus tácticas y armas eran claramente inferiores a las romanas.
Su forma de vida se basaba en la agricultura y ganadería, agrupados en pequeños castros en las alturas dominantes. Solían realizar incursiones y pequeñas guerras contra otras tribus. A veces se aliaban temporalmente con sus vecinos cuando sobrevenía un peligro general, como el caso de la lucha contra Roma, aunque no podemos esperar que tuvieran un mando táctico único. http://legio-v-alaudae.blogspot.com.es
En el año 22 a.c. sintiéndose recuperados los cántabros y astures se rebelan, y lo hicieron a lo grande cortando la via Carisa y asediando el campamento romano de Monte Curriel.
Guerreros cántabros y astures
En el año 218 a.c., los íberos y demás pueblos de la península vieron como los romanos ponían pie en Hispania por primera vez, a partir de entonces comenzó una relación entre estas dos culturas que tendría su fin casi dos siglos después. Y es que Hispania se reveló como una de las provincias más leales, prósperas y queridas de todo el imperio. Pero hasta que esto sucedió miles de vidas fueron sesgadas en atroces guerras, implacables asedios y genocidios de tribus enteras.
Las guerras cántabras fueron el último halo de libertad de estos pueblos, que recogían el testigo de otras hazañas como la de Numancia, o la resistencia de Viriato, y dan fe de por qué Iberia era el Vietnam de los romanos.
El 16 de Enero del año 27 a.c., Cayo Octavio pasaba a ser César Augusto, Princeps, el primero entre iguales, el primer emperador de Roma. Había derrotado a todos sus rivales en la guerra civil, pero no tenía ninguna victoria sobre un pueblo extranjero, debía afianzar su liderazgo sometiendo algún pueblo bárbaro.
Muchos pensaron que lo correcto sería continuar las gestas de su padre adoptivo, Julio César, por lo tanto germanos y britanos tenían todas las papeletas para ser conquistados. Pero Augusto quería una victoria totalmente suya de principio a fin y el escenario perfecto era el norte de Hispania, el último reducto de libertad de toda la península.
Realmente las hostilidades ya habían comenzado dos años antes, en el 29 a.c., Statilio Tauro realizaba una expedición de castigo contra los vacceos que estaban apoyados por cántabros y astures. Los últimos reductos de los vacceos fueron tomados y "pacificados" quedando toda la celtiberia sometida, el propio Statilio Tauro recibió el título de Imperator por el propio Augusto. Los cántabros y astures se retiraron a sus oppida -oppidum en singular- en las montañas del norte, conocedores de que la derrota de los celtíberos dejaba a los romanos en una buena posición desde donde lanzar una campaña contra ellos.

6 de julio de 2015

"Asturianos", la cara menos amable y conocida de la emigración

Emigrados al olvido
Emigrantes preparando las maletas hacia un destino incierto
El Archivo de Indianos, en Colombres, cuenta en su exposición con un álbum de asturianos repatriados de Cuba entre 1927 y 1930, la cara menos amable y conocida de la emigración
Biblioabrazo. Ana NebredaEn las cuatro primeras décadas del siglo XIX el problema para los hombres políticos no era cuantas personas venían al país sino cuantas faltaban dentro. Porque a los inmigrantes los llamaron.
No importa si hace sol o si llueve. El imponente edificio conocido como «Quinta Guadalupe», en Colombres, casa mandada construir en 1906 por Íñigo Noriega Laso, emigrante en México, y que así la llamó en homenaje a su esposa, Guadalupe Castro, y que hoy alberga el Archivo de Indianos y Museo de la Emigración, no deja de asombrar al que llega por primera vez ante su puerta, buscando conocer el Archivo de Indianos, también conocido como Museo de la Emigración. Es verdad, sí, que al acceder al interior del palacete y descubrir sus salas y su patio interior, sus exposiciones sobre los distintos aspectos de la emigración, su importantísimo archivo documental, las reproducciones a escala, por ejemplo, de los centros asturianos de Cuba, Buenos Aires o México, o la reproducción de todo el proceso del viaje del emigrante, se siente una curiosa mezcla de admiración y de respeto.
Fundación Archivo de Indianos en Colombres (Asturias) en la casa construida por el emigrante a México Iñigo Noriega Laso
Unos se detienen ante los paneles que, en la planta baja, muestran, entre otros documentos, los carnés de niños nacidos en Cuba de padres asturianos, pertenecientes al Centro Asturiano de La Habana. Otros se quedan mirando las maletas. Concretamente dos que hay bajo los paneles son maletas de cartón. Son las maletas de los más pobres. Los que aquí nada tenían y marcharon a América buscando, no ya un futuro mejor, sino un futuro.
Durante el primer tercio del siglo XIX la emigración asturiana se dirigía a Cuba y en menor cantidad a Puerto Rico. Adultos y niños entre 10 y 17 años que cruzarían el Atlántico sin llegar en ocasiones a puerto, falleciendo en la travesía, y entre otras causas por la fiebre amarilla. Otros llegaron y con los años hicieron fortuna. Es la imagen más conocida de los indianos.

5 de julio de 2015

La iglesia Santa Cristina de Lena, una de nuestras joyas prerrománicas

Santa Cristina, el palacio enmascarado

Vista general del interior de Santa Cristina.
La iglesia de Lena pudo haber nacido como aula palatina, con alguna función regia que la acercaría a la de Santa María del Naranco, monumento con el que guarda similitudes
Santa Cristina de Lena en medio de la nevada
Santa Cristina es patrimonio de la Humanidad pero también un exquisito ejemplo de aprovechamiento de espacio, anterior en 1.200 años a las multinacionales del mueble prefabricado para apartamentos mínimos. Santa Cristina es una iglesia de planta única rectangular de apenas 10 metros de largo y 6 metros de ancho. En ese espacio tan escueto hay lugar para más de treinta arcos de medio punto, un altar, un presbiterio, dos pequeñas capillas laterales, una tribuna con escalera de acceso y, en medio, una arquería. Ni un centímetro desaprovechado.
Santa Cristina de Lena, una de nuestras joyas prerrománicas, tiene mucho de verso suelto en ese contexto del arte asturiano cuyos principales hitos apuntan a Oviedo. Un templo construido a unos 35 kilómetros de aquella antigua Corte que ya había levantado la iglesia de San Julián de los Prados y casi con toda seguridad el palacio de Santa María del Naranco. Un día de camino en la Edad Media.
Santa Cristina es fascinante, y por varios motivos. Uno son los misterios que rodean sus orígenes, no documentados. Otro, su estilo, su interior que se aparta de los cánones establecidos, con esa triple arquería sobre columnas de mármol y rematada por cinco celosías, que es única en el Prerrománico. En términos de arquitectura eclesial se conoce como un iconostasio, elemento que separa el templo en dos partes y que responde a la liturgia hispánica.

4 de julio de 2015

La otra conquista asturiana de América

La otra conquista de América

Emigrantes Asturianos en América-1
Tampa y Virginia fueron los dos enclaves en los que los asturianos se hicieron fuertes, aunque su presencia dejó huella también en otros lugares. Nueva York es uno de ellos. Su vida en Estados Unidos no era fácil. Apoyarse unos a otros era la vía de una vida mejor
Emigrantes Asturianos en América-2
Hubo un Norte al que apuntaron miles de emigrantes a finales del siglo XIX y principios del XX, un territorio inmenso dispuesto a dar oportunidades a quienes viajaban desde España en condiciones precarias en busca de esa vida mejor que no solo mueve montañas sino que también atraviesa océanos. Ese Norte está en América. Son los Estados Unidos y por razones del destino ha caído en el olvido de la historia de la emigración española, siempre recordada y rememorada más al Sur.
Romper con ese olvido y rescatar las historias de quienes emigraron a Estados Unidos han sido y son los objetivos del periodista asturiano Luis Argeo y el profesor de la Universidad de Nueva York James D. Fernandez, que se han pasado los últimos años embarcados en el proyecto de reconquistar recuerdos en las mentes de los descendientes de quienes ocuparon las bodegas de los transatlánticos y en sus álbumes de fotos perdidos en desvanes. Internet y las redes sociales han sido sus aliados para recopilar testimonios e imágenes que muy pronto, si las previsiones no fallan y el micromecenazgo da los frutos esperados, se convertirán en libro impreso. En esa batalla andan ahora metidos para hacer realidad ‘Invisible inmigrants’, que así se titulará una publicación que requiere de 35.000 dólares para hacerse realidad a través del crowdfunding. Apenas faltaban diez mil para hacer palpable el sueño. Si no se conseguía el montante total, no habría libro.
Impresas en papel a cuatro tintas o no, las historias, las instantáneas, ya están ahí para componer un puzle de miles de piezas, como miles fueron también los emigrantes españoles que cruzaron el charco en aquellos tiempos difíciles. «Les llamamos los emigrantes invisibles porque su historia es muy intensa y muy corta en el tiempo y no se conoce ni en España ni en Estados Unidos, es un colectivo al que no se le ha prestado la atención que merecía. La emigración española estaba vinculada a los frailes, los conquistadores, a Pedro Menéndez de Avilés y fray Junípero Serra y las misiones, pero hay mucha más miga».

3 de julio de 2015

Roberto Frassinelli, el alemán que descubrió Covadonga

El "alemán" de Corao
Roberto Frassinelli y Burnitz (Ludwisburg 1811 — Corao 1887), también conocido como «el alemán de Corao». Fue un dibujante, bibliófilo, anticuario, naturalista, arqueólogo de origen alemán y afincado en Corao, Cangas de Onís (Asturias). http://www.elcomercio.es / http://ekokultur.blogspot.com.es
Le llamaban el alemán de Corao por razones obvias: procedía del país teutón y se había afincado en esa aldea cercana a Covadonga,  el apodo, por sí mismo, ya da fe del carácter enigmático del personaje
Foto-Postal de inicios de siglo, de 1915 aproximadamente donde puede una vista de Covadonga que incluye las edificaciones que había en la época,  Covadonga, Cangas de Onís (Asturias). https://www.asturias.es
En la iglesia de Santa Eulalia de Abamia, bajo una modesta losa de pizarra, reposan los restos de Roberto Frassinelli. No siempre estuvieron allí. Hasta 1977, los escasos iniciados que se internaban en aquel paraje fantasmal para rendir un tributo casi secreto a un personaje que había muerto dejando tras de sí una larga serie de enigmas tenían que alejarse unos pasos del templo para adentrarse entre la agreste vegetación de un cementerio medio abandonado y rebuscar el sepulcro que acogía sus cenizas. El traslado de sus huesos fue el inicio de un 'movimiento' de recuperación de su figura y su legado que llegó a su momento álgido en 1987, cuando, con motivo del centenario de su muerte, se celebró una exposición que arrojó no poca luz sobre la vida y el legado de quien fuera una de las figuras más importantes de la cultura asturiana del XIX. Después, volvió el silencio.
Pese a que no puede decirse que haya caído del todo en el olvido, lo cierto es que el nombre de Roberto Frassinelli pasa hoy inadvertido no ya para quienes visitan el santuario de Covadonga, escenario de la mayor parte de sus inquietudes y desvelos, sino para muchos asturianos que jamás han oído hablar de su existencia. Y sin embargo, tanto el personaje como sus tribulaciones merecen que se les preste, cuando menos, un poco de atención, por más que en su biografía sean pocos los datos concretos y entregarse a una reconstrucción de lo que fue su vida suponga muchas veces internarse por los territorios de la hipótesis, cuando no de la invención más o menos afortunada. Sabemos que Frassinelli nació en la localidad alemana de Ludwisburg en 1811 y que, entre 1831 y 1833, estudió en la Universidad de Tubinga las asignaturas de zoología, anatomía, química, botánica, cirugía y fisiología. También que formó parte de varias sociedades secretas y corrientes revolucionarias -entre ellas, la 'Gesellschaft der Feurreiter' y la 'Sociedad de los Jinetes del Fuego'- cuyos preceptos se regían por el entonces omnipresente ideal romántico. En 1833 podemos situarle entre los participantes en las revueltas de Frankfurt, y podemos afirmar con bastante solvencia que tres años después fue condenado por sus actividades políticas, lo que hizo que tomara la decisión de abandonar su país natal y buscar cobijo en España.

2 de julio de 2015

Las sospechas sobre las cuentas de las ayudas a los represaliados de la revolución de Octubre de 1934

Dudas sobre el Socorro Rojo
 Fernando Solano Palacio (anarquista de Mieres)
Las sospechas sobre las cuentas de las ayudas a los represaliados de la revolución de Octubre del 34 vertidas en una carta por el cenetista asturiano Fernando Solano Palacio
Ilustración de Alfonso zapico
http://www.lne.es
Fernando Solano Palacio nació en Morcín el 23 de agosto de 1887 y falleció en un piso de la calle Premio Real en Gijón el 27 de octubre de 1973; la causa de su muerte según obra en su partida de su defunción fue simplemente la senectud1. Una larga vida, llena de luchas cárceles y exilios que desembocó en una vejez solitaria.
Solano fue anarquista desde su primera juventud hasta sus últimos días. Militante de la CNT y como muchos otros protagonistas de aquellos años que llenaron de sangre la historia de las cuencas mineras en la primera mitad del siglo XX, a la vez hombre de acción y de letras.
Ya les traje una vez a esta página el relato de su viaje en el barco Winnipeg2 , desde Francia hasta a Chile en 1939 extraído de su libro "El Éxodo, por un refugiado español", donde escribió claramente sus críticas ante el comportamiento de los comunistas, pero él dejó muchas más publicaciones, memorias, poemas, novelas y un relato escrito en la cárcel de Oviedo, "La revolución de octubre. Quince días de comunismo libertario en Asturias", en el que contó lo ocurrido en 1934 desde el punto de vista libertario.
De aquella misma época es una curiosa carta que se publicó en La Revista Blanca, de Barcelona en septiembre de 1935 firmada por él y otros cuatro presos cenetistas -Aurelio Canteli; Antonio Raigada; Eleuterio Álvarez y Faustino González- con el ruego de que se difundiese en toda la prensa cenetista.
La Revista Blanca fue una publicación imprescindible para conocer el pensamiento libertario y en sus páginas se recogieron análisis políticos y comunicados puntuales junto a aquellos textos literarios que tanto gustaban a los anarquistas. En la misiva de los presos se exponían las dudas que les suscitaba el reparto de ayudas monetarias del Socorro Rojo dentro de la cárcel y su negativa a aceptar el dinero que les asignaban, dado que no lo veían muy claro. Como es un asunto que muy pocas veces se ha tratado, hoy se lo quiero contar a ustedes para que saquen sus propias conclusiones.