31 de marzo de 2015

La historia de la Libreria Cervantes de Oviedo



La Longeva Librería Cervantes de Oviedo cumplió 94 años en marzo de 2015.
Concha Quiros
Concha Quirós se para un momento a contemplar la planta que nos acaba de enseñar “la librería tiene cuatro, escalera para arriba, escalera para abajo, háganse una idea, y Concha tiene 77 años; somos nosotros quienes caminamos tras ella” y concluye,  en un suspiro: “Mucho libro, mucho libro…”. 
Fotografía: Mónica Vega Ramos.
La fundó su padre1 en el año 1921. “Cuando volvió de Cuba, supuestamente enfermo y ya para morirse. Luego moriría a los 95 años; y aún seguía viniendo a la librería”. Su madre era Maestra. Concha estudió como ella Magisterio y luego además Filología. Sería ya cuando acaba sus estudios cuando comienza  a trabajar con su padre, “era la mayor y tenía que ayudar; bien es cierto que lo hacía encantada; me gustaban mucho los libros, casi tanto como ahora”.
Su despacho está en la cuarta planta, la más alta; atestado de libros, de recuerdos de todo tipo atesorados a lo largo de toda una vida dedicada a lo que más feliz le hace, asegura, con una amplia sonrisa: “esta librería”. “Es el sitio donde trabajo, me tenéis que perdonar el desorden”, se excusa mientras recoge unos libros y los coloca sobre otro montón para que podamos sentarnos. Con la misma ilusión que el primer día —no es que la conociéramos entonces, entendámonos; es sólo que se nos antoja imposible ponerle aún más entusiasmo a la cosa—, va desgranando lo que supone para ella su profesión: “Somos libreros libreros. Mi padre ―señala la pared donde está su retrato, ufana— lo era de una manera innata, lo fue en la época de posguerra, una época de muchos libros censurados, libros de trastienda, controlados por él”. Fue entonces cuando la librería comenzó a perfilarse como un lugar de encuentro, durante aquellas reuniones ya fuera de horario, a puerta cerrada. “Había hasta un policía secreta, me acuerdo. Venían a por libros, eran reuniones improvisadas en torno a ellos, y como no siempre había para todos ―eran ejemplares raros de encontrar por aquel entonces, títulos prohibidos― tenían que turnarse, unas veces le tocaba a uno quedarse sin él, otras le tocaba a otro.” Tiene una anécdota que nos va a servir para seguir ilustrando lo que es para esta  Quirós ser librero, el espíritu que envuelve todo lo que maquina Concha; nos la cuenta: “Dolores Medio ganó el premio Nadal en el 52. Era también una maestra asturiana; lo ganó con  la novela Nosotros los Rivero; una persona, digamos, no adicta al régimen. No es que fuera comunista ni nada; no era afín, eso es todo.

29 de marzo de 2015

El asalto al Palacio de Camposagrado de Mieres en octubre de 1934

El gesto imbécil de "Fantomas"

El Palacio de Camposagrado en Mieres fue la casa solariega de los Bernaldo de Quirós, Marqueses de Camposagrado.
La injustificada actuación de Remigio Fueyo en el asalto al palacio de Camposagrado en Mieres, que causó varias muertes en octubre de 1934
Ilustración de Alfonso Zapico
El día 5 de octubre de 1934 comenzó en Mieres una revolución. Aquella madrugada los mineros se echaron a la calle con todas las consecuencias siguiendo un plan elemental de acción cuyo primer punto pasaba por neutralizar cualquier oposición que pudiese obstaculizar su avance. El primer objetivo fueron los cuarteles de la Guardia civil y de la Guardia de Asalto para detener a los uniformados y además hacerse con su armamento.
La operación coordinada comenzó a la una de la mañana y se prolongó toda la noche con grupos organizados de treinta hombres equipados con escopetas de caza, algunas pistolas, viejos fusiles alemanes que se habían reparado clandestinamente pocos días antes en los talleres de fábrica y sobre todo dinamita.
A las seis se inició el ataque al Ayuntamiento, donde se habían atrincherado unos guardias. A las ocho y media el edificio cayó en manos de los mineros. Las fuerzas del orden contaron tras el tiroteo dos bajas mortales y diez heridos. Una vez evacuados, Manuel Grossi proclamó desde el balcón ante dos mil personas la República socialista. Nadie sabía entonces que uno de los guardias se había escondido en el reloj del consistorio e iba a permanecer allí, sin comer ni beber, durante tres días.
Grossi contó todo esto en "La insurrección de Asturias" y también cómo se desarrolló inmediatamente la toma del palacio de Camposagrado, en La Villa, que en aquel momento era el cuartel de los Guardias de Asalto. Allí se vivió un hecho desagradable que acabó provocando un innecesario baño de sangre con víctimas en los dos bandos; el culpable tenía nombre, apellidos y alias: Remigio Fueyo "Fantomas".

28 de marzo de 2015

El avilesino Juan Carreño de Miranda, uno de los grandes del siglo XVII

CARREÑO DE MIRANDA 
Grabado anónimo / Madrid - Bibliotaca Nacional. El texto indica el año de su muerte y que era el pintor de camara del Rey Carlos II
Juan Carreño de Miranda, uno de los grandes retratistas del siglo XVII y muy amigo del genio Diego Velázquez. Aplicó a sus lienzos el estilo aristocrático de su forma de vida, captando con elegancia y psicología a los personajes de la Familia Real y de la Corte madrileña.
Carreño Miranda, legó una impresionante colección de retratos, que se hallan en buena parte en el Museo del Prado

Detalle de un retrato de Juan Carreño de Miranda grabado a partir de un dibujo de Juan Bernabé Palomino o de su hijo Juan Fernando según autorretrato del propio pintor que perteneció al Marqués de Salamanca.
(Ver fuentes al final del artículo)
Juan Carreño de Miranda (1614-1685). Nació en el año 1614 en Avilés (Asturias) y falleció en Madrid el año 1685 a los 72 años. Creció en el seno de una familia de nobles hidalgos. Se trasladó a estudiar Madrid con los pintores Pedro de las Cuevas y Bartolomé Román, ambos pintores de la escuela madrileña, fue también discípulo de Velázquez.
Se especializó en el retrato solemne, muy austero, en tonos pardos y con fondo neutro, sin detalles ni recreación sobre adornos, joyas, fondos de paisaje o demás, y sin apenas alusiones visibles a la dignidad del retratado, que impone su status con su pose y su presencia digna. Carreño y Velázquez heredan directamente su estilo de una Escuela de retratistas muy importante, en la cual participaron Sánchez Coello y Sofonisba Anguissola.
También pintó cuadros de temática religiosa utilizando un estilo ornamental, de origen italiano, propio del barroco final, y realizó también varios frescos de asuntos mitológicos. Pintó unos frescos religiosos en la catedral de Toledo, que hablan el idioma del Barroco pleno.
Estudió la pintura veneciana y las obras de la escuela flamenca, en especial las de Rubens.
La influencia de Velázquez, así como la de Rubens y Van Dyck fue profunda. 

Es una de las figuras principales del panorama pictórico cortesano de la segunda mitad del siglo XVII, al que aportó un estilo que mezcla solidez estructural con un notable gusto por el color, y que tiene como fuentes tanto las obras de las generaciones de artistas locales precedentes (desde Carducho hasta el propio Velázquez) como las de algunos de los pintores extranjeros que más influyeron en el desarrollo del barroco madrileño, con Tiziano, Rubens y Van Dyck a la cabeza. Su catálogo abarca una notable variedad de técnicas y temas pictóricos. Fue un más que discreto dibujante, cultivó el fresco y fue autor de una prolífica producción de pintura sobre lienzo, se especializó en escenas de carácter religioso y en retratos de personajes pertenecientes por lo general al medio cortesano. Aunque de origen hidalgo, su imbricación familiar con el medio artístico fue siempre fuerte, como demuestra el hecho de que fuera sobrino y yerno de sendos pintores. 

27 de marzo de 2015

El artista asturiano Miguel Jacinto Meléndez, el pintor "oficial" del Rey Felipe V

Miguel Jacinto Meléndez
Autorretrato de Miguel Jacinto Meléndez. Óleo sobre lienzo. 45 x 56 cm. Colección Conde de los Andes. Jerez de la Frontera. Cádiz
El pintor asturiano Miguel Jacinto Meléndez, fue uno de los retratistas más afamados de la Corte del rey español Felipe, también pintó escenas religiosas. Destacar el retrato de Felipe V que conserva el Museo del Prado. Trabajó para muchos templos madrileños, donde se conservan bastantes obras. Fue tío del gran pintor de bodegones Luis Egidio Meléndez.

(Ver "fuentes" al final del artículo)
Su formación posiblemente corrió a cargo de José García Hidalgo en Madrid. Principalmente se dedicó a los retratos, realzando los de la casa real entre 1708 y 1708. En 1712 fue nombrado pintor de cámara del rey Felipe V de España. Su estilo esa influido por Van Dyck y la escuela flamenca, aunque en las imágenes de vírgenes se nota la influencia de Juan Carreño de Miranda. También debió estudiar la obra de El Greco, pues pinto algunas obras haciendo alusión al entierro del Conde de Orgaz, principalmente se dedicó al retrato y temas religiosos. 

Miguel Jacinto Meléndez nació en Oviedo en 1679 y falleció en Madrid, el día 25 de agosto de 1734, resulta interesante para comprender algunos aspectos de la evolución de la pintura española en el cambio dinástico tras la muerte de Carlos II. Todavía pendientes de una revisión historiográfica que valore en su justa medida las aportaciones de los pintores de los reinados de Carlos II y Felipe V, Miguel Jacinto Meléndez es uno de los más destacados representantes de una generación de pintores que, educados estéticamente durante el reinado de Carlos II, desarrollarán su labor durante el reinado de Felipe V, período en el cual la incipiente y novedosa política estética de los Borbones, todavía llena de balbuceos, modifique el panorama artístico hispano. Esta nueva política impulsada por la Monarquía se pondrá de manifiesto con la contratación de prestigiosos artistas extranjeros lo que afectará directamente a los artistas españoles pues con la llegada de estos maestros quedarán relegados a un segundo plano en las preferencias de los monarcas. Aún así, tampoco se deben cargar las tintas sobre este enfrentamiento más allá de la competencia entre pintores y el gusto regio, que marca preferencias y gracias. Y en esto, también es significativo el caso de Miguel Jacinto Meléndez ya que será uno de los pintores que con sus pinceles y a través de sus numerosos retratos de las personas reales, afianzarán la imagen de la nueva dinastía Borbón entre la sociedad española jugando un papel decisivo desde un punto de vista propagandístico.

25 de marzo de 2015

La historia de la Cruz Roja en Mieres

La asamblea de la Cruz Roja

La Cruz Roja de Mieres, (cuerpo de camilleros y Junta de Gobierno de la asamblea local) en el año1929. Foto de Florentino Fernández Iglesias (Frank). Ver artículo del blog "Frank, el fotógrafo de parte de la historia de Mieres" de 2 de mayo de 2013 - enlace - http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2013/05/frank-el-fotografo-de-parte-de-la.html
Mieres en el ámbito humanitario siempre estuvo en primera línea, así que a base de colaboradores desinteresados no dudó en la creación de la Cruz Roja en el año 1912 
Inaguración del Sanatorio de la Cruz Roja en Mieres del camino por Carmen Polo de Franco en el año 1949
Aunque parezca un contraste, el papel que la Cruz Roja desempeña hoy día en nuestro concejo (como el resto del país), es el de una ONG (organizaciones no gubernamentales), quizá esta, con la de mayor carisma y experiencia, sobre todo por su antigüedad. Y es que hubo de subirse al carro de la actividad permanente en todo punto del planeta, bajo el lema de cualquier dios o cualquier bandera, sin miramientos políticos ni injerencias mundanas. 
En España la Cruz Roja se organiza bajo los auspicios de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, en 1864, y es declarada "Sociedad de Utilidad Pública". Desde entonces, los distintos gobiernos de la nación, han estado representados de una forma u otra en el seno de Cruz Roja, aunque esto no ha impedido que actúe siempre bajo los Principios que inspiran a la Institución. 

Los primeros pasos
La primera intervención de Cruz Roja Española fue en Oroquieta, Navarra, durante la tercera guerra carlista, que se desarrolló entre 1872 y 1876. Entonces, tocaba socorrer a los heridos. Los voluntarios los trasladaban con sus propias manos hasta que el cirujano militar navarro y fundador de Cruz Roja Española, Nicaso Landa creó el «mandil landa», que constaba de un lienzo, unas correas y una vara de madera y que servía para trasladar a los heridos suponiendo una verdadera revolución. «El mandil landa se utilizó por todas las sedes de Cruz Roja en el mundo», cuenta José Carlos Clemente, autor del libro «Historia de la Cruz Roja Española».
Pero la Cruz Roja de nuestro país fue también pionera en la construcción del primer hospital de quemados, facilitó el primer parto sin dolor, inició el salvamento marítimo, hizo frente a la siniestralidad en carreteras, a la asistencia a toxicómanos o a afectados por el SIDA, y un largo etcétera que han hecho posible todos sus miembros, en el que el papel de los voluntarios ha sido fundamental.Su evolución ha sido siempre una constante adaptación a los problemas y a las necesidades sociales que han ido produciéndose. Solo así se puede explicar la vigencia de una organización con más de 150 años de historia. En una primera época fiel a sus orígenes, su actuación estuvo centrada en intervenciones humanitarias en caso de conflicto armado. Así, en 1870 prestó ayuda humanitaria en la guerra franco/prusiana, siendo este el primer envío de ayuda humanitaria que realiza la Cruz Roja Española y en 1872 actuaba por primera directamente en la tercera guerra carlista.
En su constante adaptación a las necesidades a raíz de los conflictos bélicos en áfrica en 1918, se produce una fuerte expansión de sus centros sanitarios, llegando a sumar cerca de 36 hospitales. En un panorama de carencias generalizadas en materia sanitaria, la red de Cruz Roja tuvo un especial significado.

24 de marzo de 2015

El adios al político y abogado Alejandro Rebollo, una de las grandes figuras del centro político asturiano

En marzo de 2015, nos dejo Alejandro Rebollo, líder regional del CDS y padre de la variante de Pajares

Alejandro Rebollo (Madrid 1934 - Madrid 2015)
Diputado nacional de 1986 a 1993, presidente de Renfe y estrecho colaborador de Adolfo Suárez, fue el abogado defensor de Julián Grimau
Rebollo, en el centro, durante una reunión de la dirección del CDS.
http://www.lne.es
Asturias pierdió en marzo de 2015 a una de las grandes figuras del centro político durante la transición a la democracia y a un hombre "profundo y bueno", según quienes le trataron más de cerca. Alejandro Rebollo Álvarez-Amandi, expresidente regional del CDS y gran impulsor de la variante de Pajares como presidente de Renfe (1980-1982), falleció el día 11 de marzo de 2015 en Madrid, a los 80 años de edad, víctima de una enfermedad que padecía desde hace algún tiempo. Sus restos mortales fueron velados en el tanatorio de La Paz de Tres Cantos (Madrid).
La trayectoria de Alejandro Rebollo no es fácil de resumir. Fue activo dirigente de la UCD; fundador y presidente del CDS en Asturias, partido por el que fue diputado nacional durante dos legislaturas (1986-1993); padre de la variante de Pajares durante su etapa como presidente de Renfe a comienzos de la década de los ochenta; director general de Correos, y también de la Vivienda; abogado defensor de Julián Grimau, último reo ejecutado por el franquismo por presuntos delitos cometidos durante la Guerra Civil; íntimo colaborador de Adolfo Suárez; amigo personal tanto de Juan Carlos I como de Felipe VI y, ante todo, asturiano por los cuatro costados, pese a que le nacieron en Madrid y a que en la capital de España desarrolló la mayor parte de su carrera profesional y política.
"Quiero a Asturias con toda mi alma y daría la vida por ella", afirmó Alejandro Rebollo en una de sus últimas entrevistas. "Se sentía muy asturiano, siempre estaba preocupado por su tierra y por lograr cosas para ella", confirma Rafael Calvo Ortega, sucesor de Suárez en la presidencia del CDS.

22 de marzo de 2015

Los regidores mierenses reconocidos con una calle en la villa


D. José Sela y Sela, Alcalde de Mieres desde el año 1923 al año 1930 en un retrato de J. Mª. Fernández Peláez,  con el fondo del Puerto Pinos (puerto propiedad de Mieres desde el año 1925. El cuadro (en color), está colocado en “hall” principal del Ilmo. Ayto. De Mieres
Mieres, sin alcaldes en las calles

Sólo los nombres de cuatro de los 77 regidores que ha tenido el concejo en sus más de dos siglos de historia figuran en el callejero de la villa.
D. Manuel Llaneza Zapico, Nació en Veneros (Lada, Langreo) (Principado de Asturias) en 1879 y murió en Mieres (Principado de Asturias) en 1931 a los 51 años de edad. Fue el fundador del Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA). También fue concejal del ayuntamiento de Mieres desde enero del año 1911 y alcalde de Mieres entre los años 1918 y 1921.

El concejo de Mieres ha tenido 77 alcaldes conocidos a lo largo de sus algo más de dos siglos de historia. Aníbal Vázquez es el último regidor que ha pasado a engrosar una larga lista que empezó a escribirse en 1813, cuando Juan Álvarez Álvarez se convirtió en el primer alcalde del municipio. La mayoría de estos ilustres representantes políticos han caído en el olvido y, por regla general, solo los historiadores recuerdan sus nombres. Prueba de este "desapegó" que muestra el concejo hacia sus máximos representantes políticos es que únicamente cuatro de los citados 77 regidores dan nombre a calles de Mieres. Se trata de:
Manuel Gutiérrez, Manuel Llaneza , Reinerio García Sánchez, (el cual solo permanecio 14 días al frente de la alcaldía, desde el 28 de octubre de 1937 al 10 de noviembre de 1937, como presidente  de la 1ª Comisión Gestora. La nominación en su honor se debe al recuerdo como director del Orfeón de Mieres que dirigió en unas de sus epocas gloriosas), y Eugenio Carbajal.
José Sela Sela tuvo dedicada una plaza en 1926 (la hoy plaza de la Pasera).
Manuel Gutiérrez es el alcalde que desde hace más tiempo ostenta un reconocimiento público en el callejero de Mieres. De origen allerano, perteneció al partido conservador. Persona de hondas raíces cristianas, ocupó el sillón presidencial del Ayuntamiento mierense en tres etapas diferentes entre 1890 y 1910, sumando finalmente 11 años como regidor. A él se deben los proyectos y ejecución de la traída de aguas y alumbrado eléctrico, así como el rectilíneo trazado general de calles que ha llegado en buena medida hasta nuestros días. También creó escuelas municipales en varios pueblos del concejo e impulsó el trazado de las carreteras de Figaredo a Turón, de Los Pontones a Santa Rosa, de Sueros a Siana y de La Peña a San Tirso. Aparte de su labor municipal, fue ingeniero de Fábrica Mieres. 
Desde 1931 su nombre figura en una de las principales calles del centro de la ciudad, que anteriormente recibía el nombre de Marqués de Comillas.

21 de marzo de 2015

El mierense José María Llaneza Zabaleta, el alcalde "falangista" de Barakaldo

El azote de Barakaldo

Franco, de visita con las autoridades en Barakaldo. Foto CIHMA
El mierense José María Llaneza Zabaleta fue alcalde de la ciudad vasca, donde impuso estrictas normas de vestimenta durante la dictadura
Ilustración de Alfonso Zapico

Dicen que en el verano de 1940 algunas mujeres de Barakaldo, sin posibilidad de comprar medias, tuvieron que pintar una finísima raya en sus pantorrillas simulando que las llevaban para evitar así la multa que los policías municipales ponían a quienes no cumpliesen la obligación que acababa de dictar el alcalde para llevar las piernas cubiertas por esa prenda. La misma norma prohibió a los varones circular por los lugares públicos en mangas de camisa por que esa forma de vestir "nada tiene que ver con las prendas y uniformes de la Unificación", pero fueron las mujeres quienes se llevaron la peor parte.
El "patriótico" firmante de este bando se llamaba José María Llaneza Zabaleta y aunque había nacido en Santa Lucía, un pueblo minero de León muy próximo a Asturias, podemos considerarlo mierense porque se trasladó aquí con su familia cuando era aún muy niño y pasó su infancia viviendo en el Caño de la Salud, en el barrio de La Peña.
Según la información recogida por José Antonio Vega Álvarez en su libro "De Mieres a San Tirso" cursó los primeros estudios en el colegio de la Salle y más tarde obtuvo el título de Facultativo de Minas y Fábricas Metalúrgicas en la Escuela de Capataces, lo que le permitió trabajar en la Fábrica desde enero de 1913 hasta diciembre de 1923
Seguramente cuando salió del Colegio de los Hermanos ya había abrazado el integrismo religioso y en la empresa de Loring fue muy apreciado sobre todo por los capellanes, que encontraron en él a un formidable aliado para difundir su credo, lo que facilitó que una hermana y su cuñado se quedasen empleados en la Casa-Gerencia cuando él dejó esta tierra para incorporarse a Altos Hornos de Vizcaya.

20 de marzo de 2015

La "epopeya" del Caudal Deportivo de Mieres el 21 de mayo de 1951 en Tarrasa (Cataluña)

El Racing le metió siete goles al Valencia

Una formación del Racing de Mieres
El Caudal escribió una insólita proeza en Tarrasa, donde acabó ganando (4-5) tras marcharse al descanso con cuatro tantos encajados


Es incuestionable que el fútbol, como deporte rey, se ha situado a la cabeza de cualquier manifestación competitiva, alcanzando verdaderas cotas de interés, atención y poder mediático ante los ciudadanos, en su inmensa mayoría, aunque siempre existen las excepciones de rigor que, llamados a otros lances, hacen de su vida un "altar" al completo margen de esta manifestación. Pero los estadios rugen, los ambientes y tertulias se saturan de comentarios, máximas, discusiones e incluso retos de auténtica tensión, dando paso a que la vox populi se mediatice, los medios de comunicación, como cauces del sentimiento generalizado, dedican espacio y tiempo a esa parcela, equiparándola con otras -muy pocas- de vital incidencia en la vida social. Europa se ha convertido en el "altar" del fútbol, seguido a la distancia que le permite la disponibilidad económica, por lugares como Hispanoamérica. Y ahora irrumpen con la fuerza del euro o del dólar, los países emergentes del mundo árabe o del Asia resurgente. Todo parece una especie de polvorín medio dormido que, a tono con los acontecimientos, puede empezar a soltar chispas en cualquier momento que, si bien nada tienen que ver con un conflicto bélico, si asoman sus garras por otros escenarios de la relación internacional.
Cada pueblo, villa o ciudad de cierta envergadura tiene su corazoncito puesto en su representante. Y nada digamos de las grandes capitales donde los equipos madre extienden sus tentáculos por todo el territorio nacional, incluso más allá, para lograr las buenas querencias de sus masas. Eso sí, casi siempre a golpe de talonario. Para ejemplo y con la solicitud de perdón por delante a los demás equipos, ahí tenemos la marca del Real Madrid y F.C. Barcelona, dos muestras de "padre y muy señor mío" o "toma palo y tente tieso"

19 de marzo de 2015

La historia del "Premio Nobel" Asturiano, D. Severo Ochoa

Severo Ochoa, científico y Premio Nobel
Severo Ochoa
El 1 de noviembre de 1993, hace veinte años, fallecía en Madrid Severo Ochoa de Albornoz, renombrado científico español, bioquímico y biólogo molecular, galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 1959
El 1 de Diciembre de 1959, en el Auditorio de la Universidad de Oslo, un asturiano recibía por primera, y hasta ahora única vez, un Premio Nobel.
Severo Ochoa nació en Luarca, Asturias, en la calle Párroco Camino, el 24 de septiembre de 1905. Fueron sus padres Severo Manuel Ochoa, abogado, y Carmen de Albornoz. Al poco tiempo de su nacimiento, su familia se trasladó a Villar de Luarca, a menos de un kilómetro de su cuna, para vivir en una casa que hoy es conocida como Villa Carmen en honor de su madre, que con el tiempo se convirtió en residencia de verano de toda la familia, incluido el propio Ochoa y su esposa.
Su padre falleció cuando Severo Ochoa solo tenía siete años, y por motivos de salud de su madre, en 1912 se trasladó con ella a Málaga, donde realizó los estudios de enseñanza primaria y bachillerato.
Desde temprana edad, nuestro protagonista mostró gran interés por la biología, debido en gran parte a la lectura de trabajos publicados por el neurólogo español Santiago Ramón y Cajal.
Aquel interés le llevó a estudiar medicina, que usó como trampolín para su pasión: la biología, ya que, tal como había dicho de la medicina, “no se me pasó por la imaginación el ejercerla, pero la estudié porque en aquel momento, al menos en España, esta carrera proporcionaba el mejor acceso al estudio de la biología”.
En sus primeras investigaciones, Ochoa y otro estudiante, José Valdecasas, trabajaron en un proceso para aislar la creatina que se encontraba en la orina, y también desarrollaron un procedimiento para medir la creatinina muscular.
Entró en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1927, donde, además de dar rienda suelta a sus inquietudes científicas, disfrutó de las muchas manifestaciones culturales que le ofrecía la capital, y entró en contacto con relevantes personajes como Federico García Lorca o Salvador Dalí. En el verano de aquel año se desplazó a Glasgow, Escocia, para trabajar con el doctor Noel Paton, director del Laboratorio de Fisiología, donde realizó un gran trabajo que impresionó a Paton, al tiempo que mejoró su nivel de inglés.

17 de marzo de 2015

El escritor de Entralgo (Laviana), D.Armando Palacio Valdés (y II)

Las últimas horas de D.Armando Palacio Valdés 

La muerte del escritor lavianés, pasó casi inadvertida en aquellos tiempos de guerra
Imagen de Armando Palacio Valdés en su madurez
http://www.lne.es
El pasado día 29 de enero de 2015, se cumplieron 77 años de la muerte del insigne novelista asturiano Armando Palacio Valdés. Su óbito ocurrido en plena guerra civil (fue el tiempo de la famosa batalla de Teruel) pasó casi inadvertido. La prensa roja de Madrid silenció su muerte y en la zona nacional tardaría algún tiempo en conocerse.
El escritor Luis Paul amigo del novelista lavianés narra los últimos días de don Armando, primero en la sierra madrileña donde pasaba los veranos en compañía de los músicos Álvarez Quintero y después en su domicilio de la calle Maldonado en Madrid. Palacio Valdés sufrió el 17 de enero un ataque de uremia que obligó a su ingreso en el sanatorio Santa Alicia, cuyo propietario, Vital Aza, especialista en ginecología, era hijo del conocido dramaturgo lenense.
En el sanatorio fue atendido en primera instancia por los doctores Izquierdo, Casas y De la Peña y ante el estado general del paciente descartan la opción de cirugía. Palacio Valdés permanecería ingresado durante 12 días. En ése tiempo recibía algunas visitas de los más cercanos a su entorno, sobre todo los citados hermanos Álvarez Quintero que entre bromas, siempre le animaban a superar la crisis: «no hay que pensar en morir, sino en vivir, usted es hombre de palabra y nos ha prometido asistir al estreno de Marta y María» le comentaba uno de los Quintero. La citada novela estaba próxima a su estreno en el teatro adaptada por unos conocidos escritores sevillanos. Otro amigo que le visitaba con frecuencia era el doctor Vital Aza que le prometía que en poco tiempo bajaría al jardín de la clínica. El novelista le contestaba el placer que le hacía bajar al jardín y pisar la hierba «para hacerme la ilusión de que estoy en un prado de Asturias».

16 de marzo de 2015

El escritor de Entralgo (Laviana), D.Armando Palacio Valdés (I)

Armando Palacio Valdés es uno de los escritores más destacables de la Restauración.
Don Armando Palacio Valdés en una imagen clásica. Imagen extraída de http://www.cervantesvirtual.com
Junto a los Galdós, Clarín, Pardo Bazán, Pereda, Valera... y algunas otras figuras, ha sido un autor muy leído y muy reconocido en su tiempo, ha vivido durante años oscurecido y olvidado, aunque los estudios sobre su vida y obra en medios especializados no lo hubieran esquinado del todo
Don Armando Palacio a los 50 años, cuando maduraba. La aldea perdida. Imagen extraída de http://www.cervantesvirtual.com
http://www.cervantesvirtual.com
(Por Francisco trinidad)
Armando Palacio Valdés nació en Entralgo, Laviana (Asturias), en 1853, aunque a los seis meses se traslada con su familia a Avilés, donde residía su familia y donde su padre, abogado de origen ovetense, trabajaba como abogado en las obras de dragado de la ría.
Estos dos escenarios, el rural y montañoso del interior, y el marítimo de Avilés, nutrirán sus experiencias infantiles, porque, aunque la familia vive en la villa costera, se trasladan frecuentemente a Entralgo, donde tenían diversas posesiones. Posteriormente, cuando el novelista comience a entretejer sus obras literarias con sus experiencias vitales, mar y montaña servirán como contrapunto humano y paisajístico de algunas de sus historias.
En 1865 se traslada a Oviedo para estudiar el Bachillerato, permaneciendo durante los cinco cursos en la casa de su abuelo paterno. En los pasillos del Instituto conoce y entabla amistad con Leopoldo Alas «Clarín», Tomás Tuero y Pío Rubín, con quienes asiste y participa de los fervores revolucionarios de setiembre de 1868 y con quienes comienza a interesarse por la literatura, especialmente a través de teatro que escribía Leopoldo Alas y, en compañía de otros amigos, representaban en el salón de la casa de uno de ellos.

15 de marzo de 2015

La historia de un edificio, considerado especial, dentro del casco urbano mierense

"Las Meninas", seña arquitectónica de la villa

La C/ Carreño Miranda, anteriormente C/Martinez de Vega, el antiguo edificio de la derecha, en los bajos es donde se encuentra el bazar "Las Meninas"
La curiosa conexión entre un retrete, un emblemático edificio y un mortal accidente de trabajo

Las Meninas pintadas por Tinso en uno de los edificios (el que alberga el bazar), más conocidos de la villa en la C/Carreño Miranda

Recogido de la prensa provincial de hace más de cien años: Parte municipal "Visto el informe del Sr. Ingeniero de Obras, se acordó autorizar, previas algunas condiciones, a un vecino de La Pasera, para construir un retrete en una casa de su propiedad, sita en la calle Martínez de Vega". Sin duda alguna la noticia procedente del consistorio tiene su enjundia y a la altura de estos momentos, se asoma a la actualidad de este espacio, con una buena carga anecdótica y si se quiere simpática, pero sobre todo a imagen y semejanza de un termómetro que podría medir el cambio abismal en el tiempo. ¿Se figuran ustedes a nuestros amados ediles de cualquier comisión municipal y actual debatiendo la conveniencia de autorizar la construcción de un "excusado"? Sin embargo no es esta la materia principal del espacio porque, a continuación, llega otra nota oficial del Ayuntamiento con fecha de unos años posteriores. Y el siguiente asunto: "Pasó a informe del Sr. Ingeniero municipal una instancia de don Santiago Orejas en la que se solicita se le ceda en venta un trozo sito en la calle Martínez de Vega, y travesía al matadero público de La Pasera".
Y aquí comienza la primera de las aclaraciones. La entonces calle Martínez de Vega, es la que, partiendo de la iglesia parroquial de San Juan, discurre recta hacia la zona oeste de la localidad para topetar con la que hoy se llama calle Gijón. En 1931 cambió de nombre para denominarse de García Hernández. Ocho años más tarde, tras la guerra civil se llamó de Calvo Sotelo. Y finalmente en 1982 adquiere la denominación de Carreño Miranda.

14 de marzo de 2015

Escuelas Selgas, creadas en 1915 en Cudillero (El Pito)

Selgas, un siglo de aprendizaje

CUDILLERO EL PITO (Asturias). Escuelas Selgas
Las escuelas creadas en 1915 por un mecenas local, que actualmente albergan el instituto de Cudillero, nacieron como un referente nacional dotado de los medios más modernos
El edificio que actualmente alberga Instituto Selgas, con el monolito y los bustos en recuerdo de Ezequiel y Fortunato de Selgas.
http://www.lne.es
Cudillero, 1914. El concejo tiene poco más de 10.000 habitantes. Según los datos de la época, la tasa de analfabetismo en Asturias era del 45 por ciento. En Piñera, una familia estaba especialmente preocupada por este índice. Por eso, Fortunato de Selgas y Albuerne (1838-1921), penúltimo hijo de un matrimonio acomodado de El Pito, se lanzó a luchar contra esta lacra. Erudito y hombre apasionado por el arte, pensó qué podía hacer para que la cultura, en el amplio sentido de la palabra, llegara al pueblo. Se decantó por construir un centro escolar en su aldea asturiana de origen. Un centro que, a día de hoy, alberga el instituto de educación Secundaria del municipio.
En 1914, El Pito tenía pocos vecinos. No hay datos exactos sobre los habitantes que residían en este núcleo rural tal cercano (dos kilómetros) a la villa pixueta. Fortunato de Selgas quiso que los niños de este pueblo y de la parroquia de Piñera, a la que pertenece, no tuvieran problemas en el futuro por falta de instrucción. Buscaba años más prósperos para su tierra.
A principios del siglo XX ordenó construir un centro escolar y el 6 de enero 1915 -acaba de cumplirse el centenario- inauguró las llamadas Escuelas Selgas cerca de su palacio residencial. El discurso que pronunció entonces dejaba muy claras sus intenciones: "Cumpliendo los deseos de mis hermanos don Ezequiel y doña Francisca de Albuerne y los míos propios, fundé y organicé estas Escuelas Selgas para instrucción y educación de los niños y niñas de la parroquia de Santa María de Piñera, dotando sus aulas de los docentes y con el capital y rentas necesarios para su sostenimiento a fin de que los que aquí reciban enseñanza adquieran los medios necesarios a su mejor porvenir y tengan siempre un testimonio del afecto de mi familia por estos pueblos".

13 de marzo de 2015

La historia de la recuperación del "Antroxu" Mierense

La villa pionera en la recuperación del Carnaval

En los años ochenta el carnaval era la fiesta más importante del año, Mieres fue pionero y puntero, en la imagen el desfile en la C/La Vega. Foto de J.R.Viejo (facebook-mieres años 80 y 90)
La labor realizada por los hosteleros de la calle La Vega para volver a celebrar el Antroxu en Mieres

 El carnaval de los años 80 giraba en torno a la calle "La Vega", que aunque no era todavía peatonal, se cerraba al tráfico. En la imagen el desfile a la altura de la discoteca "BaBys". Foto de J.R.Viejo (facebook-mieres años 80 y 90)

Sonaban clarines de un cambio importante en la actualidad española con el aperturismo político y democrático. Y tanto la esperanza como la ilusión se respiraban en los sectores que conforman una sociedad sujeta, hasta entonces, a los "mandatos" de una dictadura. Esta impresión, esos sentimientos abarcaba todo el arco humano incluidas las manifestaciones festivas. Para nadie es un secreto que tras la implantación del régimen franquista habían quedado abolidas algunas expresiones del festejo público, como por ejemplo el veto total a los Carnavales en los que el principal objetivo fuese el detalle imprescindible de disfrazarse ocultando la identidad, al considerar que ello podía convertirse en una forma de "operar" impunemente contra la integridad o la propiedad de los participantes.
De todas maneras hubo "puntos" definidos donde la prohibición no llegó a surtir efecto ni tampoco fue motivo de desmanes. Mieres ha tenido ese ejemplo "débil" en el pueblo de Insierto, valle de Cuna y Cenera.
En la capital del concejo, apenas se dejaron oír esos clarinazos libertarios, en el mejor de los sentidos, cuando la iniciativa del sector de la hostelería, y lo que era lógico por la influencia que ejercía en la actividad, la calle La Vega se lanzaba a "tumba abierta" hacia la recuperación de este manifiesto de alegría que con su "escopetazo" dio salida a todo un deseo de participación ciudadana.
A partir del año 1981 la organización abría el escaparate de su programa más expresivo, como pioneros de todo el arco asturiano logrando que los Carnavales de Mieres, a los que rápidamente se les agregó el denominativo de la llingua, el Antroxu, se convirtieran en una llamada a la participación de gentes de todo el Principado.

12 de marzo de 2015

«El Petromocho», el "timo" al Gobierno Asturiano de una factoría petroquímica entre Carreño y Gijón

La rueda de prensa que tiró un Gobierno

El gobierno de Rodríguez Vigil, gobernó 685 días. Arriba, desde la izquierda, Víctor Zapico, José García, M.ª Antonia Fernández Felgueroso y Felipe Fernández. Abajo, Avelino Viejo, M.ª Luisa Carcedo, Bernardo Fernández, Juan L. Rodríguez-Vigil y Juan R. Zapico. 
El anuncio con intenciones electorales de una inversión petrolífera multimillonaria para Asturias, que resultó falsa, acabó con el mandato del socialista Juan Luis Rodríguez-Vigil
El anuncio de la inversión petroquímica en la Presidencia del Gobierno. Desde la izquierda, Juan Blas Sitges y Maurice Jean Lauze, intermediarios, Juan Luis Rodríguez-Vigil, presidente del Principado, y Víctor Zapico, consejero de Industria.
Asturias necesitaba inversiones millonarias que dieran trabajo a los miles de desocupados de una reconversión industrial general y el ciudadano francés Maurice Jean Lauze necesitaba ocho millones de pesetas (48.000 euros) para levantar la hipoteca que pesaba sobre su finca de Murcia.
Asturias nunca tuvo la inversión de 366.000 millones de pesetas para poner en marcha una factoría petroquímica entre Carreño y Gijón que iba a crear mil empleos directos y cinco mil indirectos.
Maurice Jean Lauze sacó poco más que unes fabes con almejas en Trascorrales y algún vídeo de osos y paisajes del Principado. En esta jugada sin ganadores cayó el Gobierno autonómico socialista de Juan Luis Rodríguez-Vigil entre un estruendo de vergüenza y risa.
El episodio regional llamado «Petromocho» comenzó hace 22 años (1993). La peor rueda de prensa de la historia de Asturias duró poco. No se podían dar muchos detalles: el proyecto y que la financiación era del Saudi International Bank, una entidad industrial participada a medias por capital saudí y con importantes bancos internacionales en su accionariado, cuyo representante era un francés setentón con buena pinta, pelo, barba blanca y modales.
Lauze venía de la mano de Juan Blas Sitges, primogénito de la cuarta generación de una dinastía llegada de Mahón que reinaba en su feudo industrial de Arnao. Su hermano Francisco Javier era el presidente de Asturiana de Zinc, integrada en Banesto, el banco desde el que sonreía el mayor triunfador de la época: Mario Conde.

11 de marzo de 2015

La historia de Domingo Calvo Testón y el lobo de Campo Caso (Asturias), Valdroguín

La fascinante historia de Valdroguín, el lobo de Caso
La polémica sobre el lobo viene a ser tan antigua, por unas u otras causas, como la del hombre mismo.
elcomercio.es
«Creo que jamás en la historia nadie haya conseguido más de un lobo para domesticarlo. Soy campesino, un pastor de la última cabaña del puerto. Trabajo mi hacienda, cuido mi ganado y hago las labores de la casa. Mi mujer se encuentra aquejada de una enfermedad mental, recluida en un sanatorio durante largas temporadas. Mis únicos deportes son: la caza, la captura de alimañas y la pesca. Cuando era chaval, de 14 a 20 años, y estaba autorizada la garrafa manejaba con especialidad este artefacto; hoy de caña soy de los del nivel medio. Como cazador siempre ocupé un puesto de honor y de confianza entre mis compañeros, pero no (soy) ‘el tigre’ del monte, como algunos me llaman allá por Oviedo». 
Domingo Calvo Testón y el lobo Valdroguín
Así comienza su testamento vital el alimañero oficial del concejo de Caso. Domingo Calvo Testón (Puente Piedra 1913-1990) redactó de forma rudimentaria la historia que le hizo famoso en toda España, e incluso en algunos lugares de Europa. Si como pescador fue de nivel medio, como él cuenta, «como alimañero, aunque no estén bien los halagos propios, voy con los de cabeza entre los especialistas en la materia. Pocos podrán presentar un conjunto de alimañas de todas las especies como yo. Lobos en cantidad (82), cientos de zorros, gatos monteses, turones, jinetas, martas, tejones y otras variedades (1.400)…».

Tras su carta de presentación, Domingo enseguida se centra en el hecho que da título a estas memorias: ‘El Valdroguín, lobo famoso de los montes de Caso’. Valdroguín pertenecía a una camada de cachorros que Domingo capturó en el Coto Nacional de Redes el 9 de junio de 1961. A diferencia de los otros, a los que no dudaba en dar muerte, se quedó con éste, lo amaestró hasta donde pudo y vivió con él una intensa historia durante 33 meses que acabaría con final trágico. «Aunque son fieras y como fiera terminó, me quería tanto y me tenía tanto cariño como el perro más leal a su amo». Domingo le dio el biberón a Valdroguín, al que puso este singular nombre porque era muy comilón. Más tarde le dio carne y cuando empezó a crecer le fue dando libertad. El lobo desaparecía a diario por el bosque y no volvía hasta caer el sol. Domingo tenía un cantar característico de llamada al cual siempre acudía. Entonces se entregaba a las infinitas caricias de su amo, quien no dudaba en autodefinirse como la “madre” del animal. «Un día regresó mordido en el hocico por una víbora y si no le sangro se muere», rememora.

8 de marzo de 2015

Fermín Canella y Secades, por derecho propio

Don Fermín Canella






Retrato de Fermín Canella como rector de la Universidad de Oviedo.
Por derecho propio don Fermín Canella y Secades, cuya vida polifacética, tan vinculada a Oviedo, da para mucho recuerdo y reflexión.

Ver tambien en el "Blog  de Acebedo" sobre Fermín Canella:
  • El carnaval de Oviedo de 1886, según Fermín Canella (28 de febrero de 2015)
  • La guía general del viajero en Asturias de Fermín canella (7de mayo de 2013).
  • Fermín canella y su pasión por el ferrocaril (7 de mayo de 2013)
Caricatura de Fermín Canella
http://www.lne.es
Hace 106 años, en septiembre de 1908, andaba don Fermín viviendo días de gloriosa dedicación con motivo de las solemnes celebraciones de tercer centenario de la fundación de la Universidad de Oviedo.
Don Fermín, que entre muchas otras cosas fue rector de la Universidad de Oviedo, donde ejerció como catedrático de Derecho Civil desde 1876, cuando el joven jurista contaba exactamente 27 años, nacido justamente en día de San Fermín, 7 de julio, de 1849, tercero de los hijos, que fueron siete, del secretario perpetuo de la Universidad, donde también habían ejercido las generaciones anteriores don Alonso Canella Gutiérrez, abuelo de don Fermín, el padre de éste, don Alonso Canella y Canella y su antecesor don Domingo Canella y Álvarez, cinco generaciones al servicio de esta Universidad, procedentes de Sobrescobio, de donde tomó el padre de don Fermín su sobrenombre literario, «El ciego de Sobrescobio».
Don Fermín tuvo como compañeros de claustro a don Juan Domingo de Aramburu, don Víctor Ordóñez, don Inocencio de la Vallina, don Justo Amandi, don Carlos Fernández Cuevas, don Francisco Cardín, don Juan R. Arango, don Manuel Brualla y don Lorenzo de la Prada. Al poco ingresaron don Félix de Aramburu y don Adolfo Buylla. Era rector don León Sameán.
La historia universitaria de Fermín Canella es la historia de la Universidad ovetense de su tiempo, de la misma forma que siendo cronista oficial de Asturias desde 1903 y de Oviedo desde 1904, fue alma de todos los acontecimientos reseñables.

6 de marzo de 2015

Miguel Olivar de Villapendi, impulsor de colectivos del valle de Turón

El polifacético de Villapendi

La localidad mierense de Villapendi, en Turón
Miguel Olivar, minero y formador de Hulleras de Turón, impulsó buena parte de los colectivos del valle.
Miguel Olivar


Nació Miguel Olivar en Cortina (valle de Turón) en 1920 y al poco tiempo, por problemas de salud de su padre se trasladaron a Villapendi. Pero este falleció cuatro años después y el salario de sus hermanos mayores que trabajaban como ramperos en Hulleras de Turón con un jornal de cinco pesetas era insuficiente para el mantenimiento de la casa por lo que su madre se vio obligada a lavar la ropa de seis familias que le aportaban treinta y seis miserables pesetas al mes. Con estas estrecheces transcurrió su infancia en aquellos años finales del Directorio Militar que gobernaba el país. "De 1931 -habla Miguel- recuerdo que un día de la primavera el maestro sustituyó el retrato de Alfonso XIII por el del recién elegido presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, y que las gentes celebraban el acontecimiento en la calle esperanzadas en la llegada de un nuevo orden que concediera más libertad al individuo, al tiempo que una mejora salarial a la clase trabajadora". Luego, como es sabido, vendría la guerra y a Miguel le tocaría participar en ambos bandos como les ocurrió a muchos combatientes del Norte. Al concluir el conflicto comenzó a trabajar como rampero en el grupo "San Benino" con un jornal de siete pesetas. En 1963, para salvar el escollo de la producción y aumentar la plantilla, menguada por la fuerte emigración a Bélgica y Alemania, Hulleras de Turón crea una Escuela de Formación Profesional y Miguel es llamado para realizar funciones de monitor.

4 de marzo de 2015

El autentico "Tesoro" de la iglesia allerana de San Miguel en Conforcos (Aller-Asturias)

El relicario de "CONFORCOS"                 
La iglesia de San Miguel en Conforcos data del año 1600
http://www.asturnatura.com
Conforcos es una parroquia del concejo asturiano de Aller (Asturias-España), en sus 8,9 km2 tiene unas 44 viviendas, se halla a 775 metros de altitud, en las faldas de la sierra de Conforcos y dista a unos 12 km del pueblo de Cabañaquinta.
A los habitantes de Conforcos se les llama "mostayeros".
Su iglesia parroquial, dedicada a San Miguel, es del año 1600. Tiene un retablo policromado de estilo barroco con las imágenes de San Miguel Arcangel, San Antonio y San Lorenzo talladas en los siglos XVI y XVII. También tiene una talla policroma de un Cristo crucificado del siglo XVII.
Cuenta con un pequeño santuario con ventiséis reliquias descubiertas en 1887. 

 http://www.lne.es
De Conforcos a la Cámara Santa
El altar de la iglesia de San Miguel, en Conforcos. Foto
La asociación Caballeros del Camino de Santiago descubre que la iglesia de la localidad allerana pudo servir de "escondite" para las reliquias ante el avance de los árabes.
Uno de los retablos del templo de San Miguel. Foto
Las reliquias que se guardan en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo pudieron "hacer escala" en el concejo de Aller. La Asociación de Caballeros del Camino de Santiago ha elaborado una investigación que revela que el templo de la localidad de Conforcos, dedicado a San Miguel, pudo servir como "escondite" ante el avance de los árabes. Los investigadores van más allá y aseguran que la iglesia, aún hoy, guarda algunas de las reliquias que originalmente estaban destinadas al templo de la capital del Principado.
La clave está en el Obispo Ariulfo, el religioso encargado de poner a buen recaudo las reliquias en Asturias. Según los miembros de la asociación allerana, "Ariulfo estuvo encargado de la iglesia de Conforcos durante un largo período de tiempo. No tendría sentido esta maniobra, a menos que aquí se encontraran las reliquias originales".

3 de marzo de 2015

El título nobiliario legado de Pedro Duro Benito

El marquesado de La Felguera.

Pedro Duro Benito (nació en Brieva de Cameros, La Rioja; 1811 - falleció en La Felguera, Asturias; 1886) emprendedor de la industria asturiana a mediados del siglo XIX y fundador de la primera gran siderurgia española y actual empresa Duro Felguera. Condecorado con la Orden de Isabel la Católica y la Legión de Honor del Gobierno francés, sus descendientes llevan el título de marqueses de La Felguera. http://es.wikipedia.org
La concesión del título, tras una visita de Primo de Rivera, a Dolores F. Duro.

Acción de la Sociedad Metalúrgica Duro-Felguera.
Madrid, 1º de enero de 1907. ACCION FIRMADA POR ALEJANDRO PIDAL Y MON

Con la constitución de Duro Felguera en 1900 (que sucedió a Duro y Compañía), una amplia comarca se convierte en un espacio minero-industrial complejo, jerárquicamente organizado en torno a la fábrica langreana. Un espacio que se va conformando en un conjunto heterogéneo y abigarrado de calles, edificios, barrios, talleres, vías de tren, oficinas, chimeneas, humos, castilletes, escombreras...
Como todas las grandes empresas, Duro Felguera se comportó como un verdadero grupo de presión. Los gobiernos locales, conservadores o progresistas, con dictaduras o democracias, toleraron casi siempre sus excesos: "Porque los pueblos necesitan de las industrias para vivir una vida próspera".
La vida económica, social y hasta política de Langreo (y, en alguna medida, del resto de la región) estuvo condicionada por esa poderosa factoría. Y su influencia fue determinante para las entonces débiles instituciones locales. Así, en 1902, la situación económica del Ayuntamiento de Langreo era prácticamente de quiebra técnica, de insolvencia, tras un larga etapa al frente del municipio de Antonio María Dorado. Su sucesor en la alcaldía, el republicano Celestino Cabeza, recurrió a Antonio Velázquez Duro, sobrino de Pedro Duro y administrador-gerente de la fábrica, solicitándole su apoyo para distintas obras municipales. En los años siguientes, la familia Duro y la propia empresa costearán, casi siempre para La Felguera, diversas infraestructuras y servicios: traída de aguas, fuentes públicas, servicio de correos, serenos, iglesias, mercado de abastos, calles, jardines, puentes, plazas públicas, centros de enseñanza... Duro Felguera patrocinó asimismo un modesto "hospital de heridos", embrión de lo que luego sería el Sanatorio Adaro cuyo prestigio llegaría a ser internacional en la segunda mitad del siglo pasado siendo director Vicente Vallina.

2 de marzo de 2015

Las andanzas de un grupo de obreros emigrados a América del Norte en 1903

Una huella "anarquista" asturiana en Virginia.

Emigrantes esperando el barco que les llevará hacia nuevas tierras y esperanzas.  
http://www.jaberni-coleccionismo-vitolas.com
El catedrático James D. Fernandez y el cineasta Luis Argeo descubren y sacan a la luz uno de los primeros artículos sobre la colonia de Castrillón en Estados Unidos, publicado en 1916.

Una romería asturiana montada por los emigrantes castrillonenses en Virginia Occidental a comienzos de siglo.
La Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM) se quedó sin operarios cuando fracasaron las huelgas obreras del año 1903. Las represalias posteriores fueron causa principal de la emigración de buena parte de los trabajadores que participaron en aquellas movilizaciones que incendiaron la vida natural de Arnao hace más de una centuria. Los fundidores de cinc de Castrillón embarcaron en Bilbao con destino a Liverpool y Nueva York y allá, en Estados Unidos, comenzaron nuevas vidas. El periodista Alfonso de Castilla publicó el 24 de febrero de 1916 uno de los primeros reportajes periodísticos sobre la presencia en Norteamérica de trabajadores asturianos en busca de progreso. El catedrático James D. Fernandez y el cineasta Luis Argeo lo han recuperado hoy sumándolo al proyecto "Ni frailes, ni conquistadores: Spanish Immigrants in the United States". Los asturianos emigrados conformaron en el condado de Harrison, al norte del estado West Virginia, una colonia de asturianos especializados en la producción de cinc metal. La mayor parte de estos trabajadores procedía del concejo de Castrillón, aunque también los hubo que salieron de Avilés y de otros municipios de la comarca, entonces, en una naciente emergencia industrial.
James D. Fernandez y Luis Argeo trabajan conjuntamente en la historia de los españoles en Estados Unidos. La historiografía más acomodada pasó de largo por las huellas que dejaron en Estados Unidos acudiendo a la dificultad de comunicación en un país angloparlante. Sin embargo, tanto el catedrático de la Universidad de Nueva York como el autor de "AsturianUS" han descubierto huellas de asturianos al pie de los Apalaches y de andaluces en el sur de West Virginia o en el archipiélago de Hawai."Pretendemos conformar el mayor archivo 'on line' sobre la emigración de españoles a Estados Unidos.

1 de marzo de 2015

Las huellas de Pedro Duro Benito en La Felguera (Asturias)

Una larga y tenaz huelga

S.M. Duro Felguera - Finales s.XIX
Las protestas laborales aumentaron tras la muerte de Pedro Duro
Calle Julian Duro,traslado de los restos de Pedro Duro el 25 de agosto de 1.916 y la fabrica de Duro Felguera al fondo.
lafelgueraantesyahora.blogspot.com


Mientras Pedro Duro estuvo al frente de la fábrica, los conflictos laborales fueron muy localizados y de corta duración. Las cosas empezaron a cambiar a los pocos años de su muerte, sobre todo a partir de 1898, año en que se constituye en La Felguera la primera organización anarquista, impulsada por el metalúrgico José Valdés. Los anarquistas, hegemónicos y muy beligerantes, alentaron casi todos los conflictos de la fábrica hasta la guerra civil: en las minas dominaban los socialistas.
Durante la Segunda República se agravó la situación económica en España como efecto de la grave crisis internacional de 1929, lo que contribuirá a la exacerbación de las luchas sociales. Además, los ácratas consideraban el régimen republicano como una representación del "orden burgués": un orden que había que derribar. A pesar de que en la Constitución de 1931 se reconocía que España era una República democrática de trabajadores de toda clase.