29 de junio de 2014

Juanín de Mieres "El Grillu" o mejor "El Almirante de la Canción Asturiana".

En tu honor, querido Almirante de la Tonada

Retrato de Juanín de Mieres realizado por Manuel Banciella. Fotografía: Paco. Mieres, 1957. Archivo particular de Luis Alberto Fernández González.
Un homenaje a Juanín de Mieres, cuya figura se recuerdó en el encuentro anual de San Xuan el domingo 22 de junio de 2014 en el parque Jovellanos de Mieres.

El blog de Acebedo tiene otro artículo de Juanín de Mieres publicado el 3 de agosto de 2012
Juanín Menéndez "Juanín de Mieres". 1933. Archivo particular de Luis Alberto Fernández González.http://nosoydignodetuamor.blogspot.com.es

Tarde de mediados de junio de 1953. Se acercan las fiestas de San Xuan y en la sidrería Casa Urbano de La Pasera ya se respira el ambiente propio de estas especiales fechas patronales. Llega, desde Requejo, una de las más populares pandillas de adictos a la sidra asturiana, con Juan Menéndez, "Juanín de Mieres", al frente. Nueva parada y enseguida surge el envite de uno de los tertulianos: "Grillu, échanos una". Y casi, como por encanto, surge la voz potente del mejor barítono de Asturias con "Arrea, carretero". Silencio y expectación en el ambiente. Al final aplausos incontenidos y emocionados del respetable. Era el ritual, el eje principal de una secuencia mierense habitual, pero siempre nueva, deseada y agradecida.
De repente se oye: "Coño -dice Juanín mirando hacia el exterior- ya está el orbayu de San Xuan y yo a cuerpo gentil sin nada que ponerme encima contra la lluvia. Oye, Juan -dirigiéndose al dueño del establecimiento-, ¿puedo enviar a esti guaje a casa para que Chuchina (la esposa) me mande por él la gabardina?". Respuesta afirmativa, sin más, y el adolescente, con 16 años y ciertas limitaciones físicas, previas las explicaciones de rigor, enfila el camino hacia la calle Ave María, hasta las casas baratas, se mete por un portal junto el bar Mieres y llama a la puerta: "Doña Chuchina, que me dice el señor Juan que si me da la gabardina porque está orbayando". De no muy buen talante, la señora de la casa atiende la petición: "Este marido mío siempre por ahí y dando guerra. Pues, chavalín, que te dé una buena propina".

28 de junio de 2014

El dibujante allerano Alfredo González.

Alfredo González escapó de la mina en el expreso.

Paisaje de Agüeria, en el concejo de Aller, a los ojos del asturiano Alfredo González. 

El dibujante allerano dejó Agüeria con 13 años para estudiar con los dominicos en Villava (Navarra)
                            El allerano Alfredo González, publicista, dibujante y pintor.

«Tú, de mina, nada», le decía su padre y le apremiaba a que aprendiera cuentas para que nunca le engañaran en los libramientos. «Yo, de mina, nada», pensó Alfredo González cuando sintió la claustrofobia en un pozo de ventilación, jugando con sus amigos. Para no tener nada con la mina a los 13 años dejó Aller y sus castaños y se fue a Villava (Navarra) a estudiar con los dominicos.
Alfredo González dejó la casa familiar a comienzos de septiembre de 1946. Tenía 13 años. Su padre, Cándido González, picador de la mina Cutrifera, lo llevó al tren. Por el camino le habló poco, como siempre. Había un kilómetro desde la casa de Agüeria a la estación del Vasco en Moreda (Aller). A las seis menos veinte de la tarde tomaron el tren hasta Ujo y de allí, cruzando el puente La Perrona, llegaron a la estación de la Renfe.

26 de junio de 2014

Los negocios más longevos de Oviedo

Negocios de hace 125 años.

La Cámara de Comercio cumple un siglo y un cuarto, un proyecto que nació del impulso de vendedores de la ciudad.



Publicidad de Al San Luis en un tranvía de mulas en la plaza del Ayuntamiento.

Un grupo de comerciantes e industriales carbayones comenzó a idear a finales del siglo XIX el modo de organizarse para defender los intereses comunes de la nueva clase burguesa y empresarial. La idea se materializó en el mes de mayo de 1889, hace exactamente 125 años, el mismo año que se abrió la plaza de toros, otro siggno del ascenso burgués. Una asamblea celebrada los días 27 y 28 del citado mes, dio origen a La Cámara de Comercio de Oviedo. En una ciudad conocida y reconocida por su comercio, que de hecho es su principal actividad económica, hubo mucho empeño por parte de los propietarios de los negocios para que La Cámara saliera adelante. ¿Quiénes eran ellos? ¿Qué negocios regentaban? Una próxima publicación recuperará la memoria de cientos de negocios ovetenses, entre ellos los de cuatro de los fundadores de La Cámara, precursores en incluir publicidad de sus negocios y en explorar nuevos espacios, entre ellos la calle Uría -otro signo del cambio de siglo- que con el paso del tiempo se ha convertido en el enclave comercial de Oviedo.

24 de junio de 2014

Benjamín Álvarez Suárez, abogado de Morcín

El hombre que no quiso ser minero


Morcín (Asturias)
La historia de Benjamín Álvarez Suárez, quien, pese a nacer en una humilde familia de Morcín, hizo la carrera de Derecho y llegó al Tribunal Supremo.


Esta es la historia de un hombre que se hizo a sí mismo. O al menos la mitad de la historia, puesto que no sabemos cómo transcurrió la última parte de su vida. Se llamaba Benjamín Álvarez Suárez y fue un abogado reconocido por el sacrificio y el esfuerzo que le supuso llegar hasta el Tribunal Supremo a pesar de su origen humilde. Algo tan insólito en su tiempo que lo llevó a convertirse en un personaje popular en aquel Madrid de hace ochenta años, ayudado en parte por los periódicos, que se ocuparon de divulgar su caso.

23 de junio de 2014

La última aventura del bandido madrileño Luis Candelas en Asturias

Luis Candelas, en Asturias

Antonio Espina (1894-1972)
http://ignaciogracianoriega.net
Con motivo del centenario de Antonio Espina (1894-1972), releemos su biografía «Luis Candelas, el bandido de Madrid», uno de los pocos libros suyos que lo recuerdan. Espina era un escritor menor, pero sin escritores «menores» no hay literatura grande. Madrileño, nacido en una familia intelectual y burguesa, abandonó los estudios de Medicina para dedicarse a la literatura y el periodismo; posteriormente intervino también en política. Redactor de «El Sol» y colaborador de «Revista de Occidente», escribió poesía («Umbrales», «Signado»), ensayos («Lo cómico contemporáneo», «El nuevo diantre»), biografías («Romea el comediante») y dos novelas, «Pájaro pinto» y «Luna de copas», no sólo «deshumanizadas» a la manera orteguiana, sino también descarnadas y sin vitaminas. En sus últimos años sobrevivió malamente como traductor y colaborador periodístico. «En su crítica predomina el escéptico; la sátira se torna caricatura por medio de la parodia; su humorismo es agrio», escribió Consuelo Burell. Recientemente se ha publicado una selección de su obra crítica con el título de «Ensayos sobre literatura».

22 de junio de 2014

La gran labor de Rafael del Riego en Turón.

Un director ejemplar.

                                          Retrato de Rafael del Riego
 
La labor económica, laboral, social, educativa y cultural desarrollada por Rafael del Riego en el valle de Turón.


                         La Felguera: Barrio de Turón donde está la iglesia de San Martín y el antiguo Hospitalillo Minero.
 
En la postguerra, que coincidió con nuestra infancia, los "guajes" del Fabar pasábamos gran parte de nuestro tiempo de ocio en "e´l prau la Compañía" que ocupan actualmente las piscinas de "Mejoras del Valle". Allí disputábamos emocionantes partidos de fútbol sobre un césped en el que afloraban por algunos puntos unos cimientos de los que emergían varillas de hierro dobladas hacia abajo en forma de gancho. Aquel basamento de hormigón armado tiene mucho que ver con el personaje que hoy traemos a esta página, nacido en Oviedo en 1888 y descendiente de la familia de otra figura histórica de especial relevancia: su homónimo el tinetense Rafael del Riego, paladín del liberalismo.
Una vez realizados los estudios de Ingeniería de Minas, D. Rafael del Riego y Ramón fue contratado por la sociedad Hulleras de Turón, llegando al Valle en 1915 donde pasó a formar parte del equipo técnico que dirigía las minas, a la sazón encabezado por D. Francisco Fontanals. Al ser nombrado director el gaditano Merello, ocupó la subdirección y con esta responsabilidad, en 1919, fue enviado al extranjero acompañado de un facultativo que, además, era amigo personal suyo (D. Bernardo Aza) a fin de estudiar sobre el terreno la aplicación a las explotaciones carboníferas del Valle de los medios de arranque utilizados tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, así como el funcionamiento de sus organizaciones sociales.

21 de junio de 2014

Corín Tellado (1927-2009), la extraordinaria mujer, nacida en Viavélez-El Franco (Asturias)

Corín Tellado, la culminación de la literatura popular


En las novelas de la gijonesa, el amor triunfa sobre las barreras: es «Romeo y Julieta», con problemas más sociales que políticos
Corín Tellado representaba la culminación, a la vez que el tramo final, de la literatura popular en España, y dos cosas sorprenden con motivo de su muerte bajo la luna llena de Semana Santa: que haya sobrevivido hasta el final de la primera década del siglo XXI, en el que los adelantados de la barbarie electrónica anuncian exultantes el fin de la comunicación escrita con frases normales sobre papel, y que haya muerto relativamente joven, con poco más de ochenta años de edad. Porque la firma de la escritora figura desde hace más de medio siglo en libros de formato pequeño y portadas llamativas, de «usar y tirar», que se vendían en los quioscos, junto con los periódicos, las pipas de girasol y otros materiales perecederos, y en las revistas especializadas de la tendencia que ahora se denomina «del corazón». Siendo yo muy niño ya sabía quién era Corín Tellado sin que por ello la hubiera leído (confieso que nunca leí una novela suya entera), ya que mi madre recibía todos los meses la revista cubana «Vanidades», cuyas últimas páginas estaban ocupadas por una novela de la señora Tellado: sólo texto como colofón de una publicación ilustrada. Tal vez en la primera página hubiera la ilustración de un chico guapo aproximándose a una chica guapa, pero la primera impresión que me producían los relatos de Corín Tellado era la abrumadora presencia del texto.

20 de junio de 2014

El polifacético ovetense, Teodoro López Cuesta (1921-2014)

El ovetense y el rector

La intensa trayectoria de Teodoro López-Cuesta.

A lo largo de su larga vida, el polifacético Teodoro López Cuesta fue muchas cosas, y muy variadas, algunas de ellas sin necesidad de salir de Oviedo: fue el discípulo de Valentín Andrés Álvarez según consta en un papel manuscrito y plastificado firmado por el maestro que amplió estudios en Heidelberg y Brujas, además de bancario, pescador de salmones, esquiador, miembro correspondiente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, etcétera, pero dos destacan sobre las demás: la condición de ovetense en pleno ejercicio con sus inevitables apéndices de aficionado a la ópera y directivo del Real Oviedo, y la de rector de la Universidad. Como directivo del Real Oviedo intervino en episodios que rozan la picaresca, pero el "hombre del maletín" era a la vez el estudioso que redacta su tesis de doctorado con la máquina de escribir del club. En cuanto a rector, fue el rector por antonomasia de la Universidad de Oviedo y su nombre va unido al de don Fermín Canella, el otro gran rector de la etapa moderna de la institución. Teodoro era hábil, despierto, ingenioso y un excelente organizador y relaciones públicas, y como Ulises, "rico en recursos".

19 de junio de 2014

Los rincones salmoneros de franco en Asturias

De cañas con Franco

En los rincones preferidos por el dictador para pescar a orillas del Narcea, la maleza ha cubierto sus sillas y plataformas de cemento, mientras que los salmones apenas se dejan ver por esos cotos.
Franco pescando en el río Narcea (Asturias) La imagen y la descripción proceden del tomo duodécimo de la Historia de España dirigida por Antonio Domínguez Ortiz y publicada por Planeta en 1991.

Al anterior jefe del Estado le gustaba mucho disfrutar de las tardes de pesca en las orillas del Narcea. No era experto en el arte, pero según los ribereños, cuando iba, jugaba con ventaja, porque el río se cerraba para él. El dictador aprovechaba los mejores pozos. Hoy la maleza cubre sus plataformas de hormigón, como sucede en el coto de La Defensa, cerca de Cornellana. Al mismo tiempo que Franco pescaba los salmones, diseñaba las presas para el aprovechamiento de la energía eléctrica. Esas que también cortaron el paso del salmón.
No sólo el río y sus habitantes, en este caso los peces, han ido cambiando y adaptándose al paso del tiempo. El Narcea, el segundo río más importante de Asturias, tanto en longitud como en caudal, ha visto cómo en los últimos cincuenta años sus características físicas se han modificado y, por lo tanto, también ha cambiado el perfil del pescador.

18 de junio de 2014

El poeta de Planta (pueblo del alto de "Santo Emiliano" - Mieres), Laudelino León

Versos para después de una guerra


Laudelino León, falangista nacido en el pueblo de Planta, entre Langreo y Mieres, fue uno de los más destacados poetas en lengua asturiana.
PLANTA (según toponimia oficial del 2009), es una localidad situada a menos de un kilómetro de Santu Miano, y por encima de El Quempu, donde se coge la carretera que lleva a la misma. En ella viven 12 personas y se encuentra a una altitud de unos 570 metros sobre el nivel del mar.  https://www.facebook.com/pueblosdemieres
Como ustedes saben, la lengua asturiana no es oficial y un sector de la población demanda que lo sea. Es una petición, que como tantas otras no sale adelante, a pesar de que son muy pocos quienes se oponen de frente a ella, y simplemente se deja pasar para que sea el tiempo quien se encargue de hacerla madurar o de que se pudra. De forma que hay una Academia de la Llingua, que dicta normas, unos profesores que las aplican en el aula a quienes aceptan el asturiano como materia optativa y un colectivo de escritores y músicos que son seguidos por un público, cuyo número resulta muy difícil de determinar, porque un parte de su obra ya está colocada en muchos anaqueles que dependen del Gobierno regional antes de que pueda llegar al mercado.

17 de junio de 2014

Una historia de pelicula, Alfonso de Borbón y la asturiana Edelmira Sampedro y Robato

La asturiana que no pudo ser princesa.

el día de su boda, en 1933.
Alfonso de Borbón, primogénito de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, renunció a sus derechos dinásticos para casarse con la astur-cubana Edelmira Sampedro.


 
Edelmira, a la izquierda, junto a Alfonso, su madre y sus hermanas.
Edelmira Sampedro y Robato (Sagua la Grande, Cuba, 1906) pudo haber sido la precursora de Letizia Ortiz. Si su romance con Alfonso de Borbón y Battenberg (Madrid, 1907), primogénito de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, hubiese acontecido décadas más tarde, Edelmira se habría convertido en la primera princesa de Asturias con sangre asturiana.
La historia de su romance es de película. Exiliado desde 1931 con el resto de su familia, Alfonso de Borbón se trataba la hemofilia en el sanatorio de Leysin. Ella pasaba una temporada en Suiza. El amor surgió a primera vista. El heredero de Alfonso XIII no consiguió ablandar a su padre y renunció a sus derechos dinásticos para casarse con la antillana. Se le despojó del Principado y quedó nombrado conde de Covadonga. Edelmira Sampedro, nieta de la asturiana Edelmira Margarita Turro Rivera, se casó con Alfonso de Borbón el 21 de junio de 1933, en la iglesia del Sagrado Corazón de Ouchy. A la ceremonia no asistió el rey, pero sí acudieron Victoria Eugenia y sus hijas, las infantas Beatriz y Cristina.

16 de junio de 2014

La muy popular y querida "Orquesta Royal" de Mieres.

Los dulces años de juventud con la "Orquesta Royal"

Integrantes de la "Orquesta Royal".
La exitosa trayectoria de la formación musical y de Ricardo Rodríguez, "Cuqui", uno de sus componentes más destacados.
 
La orquesta Royal en LaPista de Mieres.
Posiblemente, a estas alturas, con los cambios generacionales, estructurales, sociales y económicos, será difícil imaginarse un Mieres del Camino con "dulce" sabor para una juventud que vivía a golpe de escasez, calamidad y falta de orientación vocacional. Tampoco es que ahora mismo aparezcan florecillas de bienestar y felicidad en torno a los jóvenes del momento, pero existe, históricamente hablando, una diferencia. Los veteranos de hoy y airosos muchachos de entonces, no salían de tiempos mejores para meterse en la boca del lobo de una crisis galopante, tal como ocurre ahora. Por aquella época, partiendo casi de la nada, sonaban clarines de ilusión y aparecía un horizonte de posibilidades.

15 de junio de 2014

Cinco pintores relevantes nacidos o crecidos en la villa de Ribadesella.

La "milla del arte" de Ribadesella.

                                           Antonio Uría Aza.

Al menos cinco pintores coincidieron, en poco más de un siglo, en la calle Manuel Fernández Juncos de la villa riosellana, donde nacieron Darío de Regoyos y los Uría Aza.
                                        Bernardo Uría Aza.

Algo debe de tener la calle Manuel Fernández Juncos de Ribadesella que, en poco más de un siglo, atrajo a cinco pintores relevantes nacidos o crecidos en la villa. Darío de Regoyos -de cuya muerte se cumple este año el centenario-, los hermanos Uría Aza, Pepe Zapico, Emilio Pérez y Marcos Obaya confluyeron, por distintos motivos y en momentos diferentes, en este espacio del casco histórico riosellano.
La casa del Collado, conocida por el escudo que representa a los marqueses de este apellido, vio nacer a Darío de Regoyos el 1 de noviembre de 1857, a Bernardo, Antonio y Celestino Uría Aza entre 1892 y 1904, y a Emilio Pérez en 1940.

13 de junio de 2014

El poeta mierense de "bable" afable, Teodoro Cuesta

Teodoro Cuesta

Poeta de bable afable y sencillo, sin la pedantería y petulancia que caracterizan la poesía en el bable actual.

http://ignaciogracianoriega.net
Sánchez Vicente invitaba desde las páginas de este periódico, hace unas fechas, a leer a Teodoro Cuesta, y ofrece razones suficientes para ello. La principal (aunque ésta no la aporta Sánchez Vicente) es que el bable de Teodoro Cuesta es sencillo, sin petulancias ni pedanterías que caracterizan y lastran a buena parte de la inflacionaria poesía bable actual, de pretensiones cosmopolitas y políticas evidentes.
El bable de Teodoro Cuesta es afable, sin ánimo diferenciador: nunca busca palabras por el solo hecho de su distancia con la equivalente castellana, y si le vale la voz castellana, no tiene reparo en quedarse con ella. En realidad, el bable es un castellano antiguo, con rasgos locales. Sánchez Vicente no estará de acuerdo, pero qué le vamos a hacer. Según Alarcos, los versos bables de la polémica con Diego Terrero «ofrecen una de las muestras literarias en habla asturiana más frescas, auténticas y espontáneas. No quiero decir con esto que la "fala" utilizada por Teodoro Cuesta sea una pura traslación gráfica de lo que hablaban sus coetáneos. Cualquier conocedor del asunto observará elementos claramente cultos y adaptaciones del castellano». De lo que se trata, en fin, es de que Teodoro Cuesta es un buen poeta en tono menor, sin duda por imposición de la modalidad lingüística en la que escribía.

11 de junio de 2014

Un ingeniero de caminos de La Felguera, "Bernardo González" en la historia del Canal de Panamá.

Bernardo González, un «biólogo» al frente de la «obra del siglo».

Una cuadrilla de obreros del canal, en 1910, varios de ellos asturianos, con el quirosano Luciano García cuarto por la izquierda
.
Un ingeniero de caminos de La Felguera, apasionado de la selva amazónica y de los animales, dirige la ampliación del canal de Panamá, con 9.000 trabajadores.
                        S.S. Ancón inaugurando el Canal de Panamá
En 1904, los norteamericanos reanudaron los trabajos de excavación del Canal ístmico en Panamá encargando al ingeniero john Stevens la transformación del antiguo proyecto a nivel por uno de esclusas. Inmediatamente se trató de hacer una intensa labor de saneamiento extendiéndose a otras áreas con el fin de erradicar la fiebre amarilla y la malaria. Para lograrlo se construyó un acueducto que dotaría de agua pura a Panamá, Colón y zonas aledañas, habilitándose además el sistemas de alcantarillados.
Este programa lo dirigió el Dr. William Crawford Gorgas, un médico estadounidense eventualmente enviado a sanear el Istmo a fin de poder completar la construcción del canal, reconocido por su ardua labor en disminuir la transmisión de la fiebre amarilla y la malaria, en un período donde esto era considerado con escepticismo y existía oposición hacía dichas medidas de control.
Sin embargo, el Dr. Wm. Gorgas aplicó en el istmo los mismos principios indicados por el científico cubano Dr. Carlos J. Finlay –descubridor del mosquito transmisor de ambas enfermedades- gracias a lo cual no solo fue posible continuar los trabajos de ingeniería en el Istmo de Panamá, sino permitir la construcción del Canal.
En agosto de 1924, el entonces presidente de Panamá Belisario Porras, ordenó la confección de un busto en honor al sabio cubano, colocándose en el hospital Santo Tomás. En abril de 1926, el Club Rotario de La Habana aprobó confeccionar una placa de bronce para ponerla junto al busto de Finlay,
frente al edificio del Laboratorio Central del referido hospital,
dependencia que desde ese momento tomó el nombré del médico cubano. ashiningoworld@cox.net 
                      Dibujo de las obras del canal de Panama en 1878
En Panamá, ciudad de rascacielos con largo camino aún por recorrer; país de crecimiento continuado en la última década, sólo frenado levemente con el azote de la crisis mundial, un asturiano, Bernardo González, dirige la que pasa por ser la obra de ingeniería de mayor envergadura de lo que va de siglo: la ampliación del canal de Panamá, el paso entre el océano Atlántico y el Pacífico a través del continente, que abrió en 1914 una vía de riqueza al evitar el interminable rodeo por el Sur para alcanzar el otro lado de América. Bernardo González (La Felguera, 1953) supuso una sorpresa para el presidente del Principado, Javier Fernández. Visitaba el líder socialista asturiano las obras de ampliación para las que el astillero gijonés Armón ha vendido catorce remolcadores a 100 millones de dólares por barco, cuando le presentaron al responsable de los trabajos, un español. La pregunta y la breve conversación desvelaron su asturianía. «Mis visitas a mi tierra natal son más bien escasas y breves. Y cuando lo hago, realmente me dedico a descansar», cuenta a modo de disculpa por el desconocimiento presidencial el hijo de Eduardo y Ángeles, con 9.000 trabajadores a su cargo, de los que 150 son españoles.

El domingo 11 de agosto de 1912, se inaguró en Villanueva (Moreda) una sección del Sindicato Minero de Manuel Llaneza

Una inauguración complicada.

Retrato de Claudio López Bru,
2º Marqués de Comillas.
Los hombres del segundo marqués de Comillas reprimían los actos del Sindicato de Mineros en Aller, que abrió el 11 de agosto de 1912 su sección en Villanueva.

Ilustración de Alfonso Zapico de Claudio López Bru, 2º Marques de Comillas
http://www.lne.es
La historia de hoy no es muy cruenta, apenas unas gotas de sangre manchando una camisa, pero sí es muy ilustrativa. Nos sirve de ejemplo para que veamos una vez más el poder que los hombres del segundo marqués de Comillas llegaron a tener en la Montaña Central, representado en este caso por los guardas jurados de su empresa privada, que ante la pasividad de las autoridades políticas actuaban en los pueblos de su jurisdicción minera como si fuesen fuerzas de orden público y con las mismas atribuciones de la Guardia civil.
Ocurrió el domingo 11 de agosto de 1912 cuando se inauguró en Villanueva, inmediato a Moreda, la sección correspondiente del Sindicato de Mineros que habían fundado dos años antes Manuel Llaneza y sus compañeros. Era la primera vez que se conseguía poner una pica en Flandes -siendo nuestro Flandes los dominios del marqués-, y por ello al concluir el acto los asistentes quisieron manifestar su alegría y hacer patente su presencia discurriendo alborozados por la vía pública, precedidos por los sones de una gaita y dando vivas a la libertad, al derecho y a la República, que aún iba a tardar en llegar.

10 de junio de 2014

Las familias de noble linaje y de la alta burguesía Gijonesa llenaban parte de su tiempo de ocio con prácticas deportivas al aire libre.

Historia del tenis en Gijón.

Félix Valdés Cifuentes, el primero comenzando por la izquierda, en compañía de unos amigos en la finca La Isla.

http://www.elcomercio.es
A fines del siglo XIX y primeras décadas de la centuria siguiente las ciudades de Oviedo, Avilés y Gijón viven momentos de bonanza económica y esto hace que las familias de noble linaje y de la alta burguesía confraternicen, compitan y llenen parte de su tiempo de ocio con prácticas deportivas al aire libre, muy de moda en décadas anteriores en países como Gran Bretaña y Francia. Un ejemplo de ello es el tenis de hierba.
En la finca La Isla, hoy integrada en el Jardín Botánico Atlántico de Gijón, tenemos casi con toda certeza el primer testimonio de pista de tenis en nuestra región. Florencio Valdés Fano Menéndez Morán, acaudalado industrial gijonés, mecenas y hombre emprendedor, adquiere a mediados del siglo XIX, en la parroquia de Santa Eulalia de Cabueñes, unas tierras donde levanta la finca familiar de recreo, a la que dota de todas las comodidades de la época, incluida una pista de césped o hierba.
Un hijo de éste, Félix Valdés Cifuentes, pudo ser quien requiriese de su padre la sustitución de esta pista, de difícil mantenimiento, por otra de arcilla roja de polvo de ladrillo, a semejanza de las que pudo disfrutar en su etapa de estudiante de derecho en la Universidad de Deusto.

9 de junio de 2014

La autopista del Huerna, es el principal eje de comunicación del Principado de Asturias hacia el centro de la Península



La historia de la autopista del Huerna entre Campomanes (Lena) y Onzonilla (León)


Imagen de las obras del túnel del Negrón, que se abrió al tráfico en 1997
Recopilación histórica. 
José Javier Núñez Martínez, (1937-2014) fallecido el 31 de enero de 2014, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, ex director general de Concesionaria Asturleonesa, Aucalsa y ex director provincial del Ministerio de Fomento, fue la persona que se encargo de dirigir y ejecutar el proyecto de una de las mayores obras efectuadas en el Principado de Asturias. La empresa concesionaria para la construcción de la autopista de acceso a la meseta en el año 1975, fue Aucalsa, que se constituyó en diciembre de ese mismo año ya con José Javier Núñez de responsable.
Los primeros movimientos de tierra se iniciaron en junio de 1976 durante el mandato al frente de la Diputación de José López-Muñiz, y finalizaron en 1997 (21 años más tarde), cuando concluyeron definitivamente las obras de la carretera con su total desdoblamiento.  

8 de junio de 2014

La historia de la agrupación vocal femenina de Mieres

La larga estela histórica de unas voces blancas

Ilustración de Alfonso Zapico
La dilatada tradición coral de la comarca y la agrupación vocal femenina de Mieres, única en su ámbito.


Una de las formaciones del coro de la Sección Femenina de Mieres.
Si la historia de un pueblo se escribe con el largo trazo de una pluma singular, Mieres tiene ejemplos de auténtica singularidad, sobre todo en su bagaje artístico-musical que habla de unos valores posiblemente sin parangón en toda la piel asturiana. Lo malo es cuando uno de esos proyectos termina su personal andadura, se extingue y con toda probabilidad, cierra herméticamente la puerta.
Hablar de la música coral en esta casa es remontarse largamente más allá de un siglo, cuando el Orfeón de Mieres inició sus pasos con una trayectoria brillante que le llevó, en determinadas épocas, al Olimpo de los Dioses y a las más categóricas alturas. Afectadas, pero nunca rotas definitivamente, por lagunas de inactividad, aunque siempre, hasta ahora, con sus aplaudidas reapariciones en escena, al estilo más fiel de un entrañable Guadiana.
A la sombra de esa larga travesía, otras iniciativas florecieron en el firmamento mierense. Ahora mismo se nos ocurre citar, los orfeones de Fábrica de Mieres, de Amigos de Mieres, junto a coros de tanta solera como el Minero de Turón, y ya a otros niveles el de Santa Eulalia de Ujo o el Coro Santarrosino. Y qué decir de un Ochote La Unión cuya huella podría ser imborrable e irrepetible. 

7 de junio de 2014

El exilio real de Cartagena (España) a Marsella (Francia) de Alfonso XIII, en el crucero ligero Príncipe Alfonso

El crucero del exilio

 Una panorámica de El Musel durante el acto de abanderamiento del crucero «Príncipe Alfonso». A la izquierda, al lado del cargadero de carbón (muelles de Ribera), el altar y las tribunas de autoridades e invitados. A la derecha, el buque de la Armada, atracado de babor en la alineación Sur del primer espigón - fotos klark / «la prensa»

Alfonso XIII abandonó España para siempre a bordo del buque de la Armada «Príncipe Alfonso», que había sido abanderado en El Musel el 1 de julio de 1928.

Crucero ligero Príncipe Alfonso realizando sus pruebas de mar en 1927, que fue rebautizado por la República como Libertad.
 
http://www.lne.es
El 1 de julio de 1928 tuvo lugar, en el puerto exterior de El Musel (Gijón), el acto de abanderamiento del crucero ligero de la Armada española «Príncipe Alfonso», que llevaba el nombre en honor del entonces heredero de la Corona y primogénito del rey Alfonso XIII. Pero durante aquel domingo de hace casi 82 años, que «amaneció espléndido», como contaron los diarios de entonces, nadie podía imaginarse que menos de tres años después, el 15 de abril de 1931, el «Príncipe Alfonso» sería el buque en el que partiría desde el Arsenal de Cartagena, hacia el exilio, Alfonso XIII, al día siguiente de haberse proclamado la Segunda República.
Pero el abanderamiento en El Musel, con el crucero ligero atracado de babor en la alineación Sur del primer espigón, también contó con la participación de algunas autoridades que, como el propio buque, pasarían a la historia por distintos motivos.

5 de junio de 2014

La tragedia del hospital de Valdedios 27 de octubre de 1937



Informe histórico y antecedentes de la fosa de Valdediós (Asturias).
Personal del Hospital de Valdediós Enero 1937 (Fotografía: Constantino Suárez)

Nota: Con todas las reservas propias del caso, las personas identificadas serían: 1. desconocido; 2. Adela Alvarez; 3. desconocida; 4. desconocida; 5. E. Montoto; 6. desconocido; 7. Sagrario Estébanez; 8. desconocida; 9. Máximino Manuel González; 10. Lucía González; 11. Concha Moslares?; 12. desconocida; 13.  desconocido; 14. desconocido; 15. desconocido; 16. Antonio Piedrahita; 17. Urbano Menéndez; 18. desconocido; 19. Domingo González; 20. Gerardo Pérez. (Foto de Constantino Suarez tomada en Valdediós en Enero de 1937 que se conserva en el Archivo Municipal de Gijón).

Al estallar la Guerra Civil el  coronel Aranda,  que hasta entonces ha tenido engañadas a las autoridades republicanas, se traslada al cuartel de Pelayo, donde se encontraban el resto de los mandos militares de la ciudad de Oviedo con excepción de los correspondientes al 10º Grupo de Asalto, cuyo jefe el comandante Alfredo Ros Hernández era adicto a la República.    
Según diario anónimo existente en el Archivo Histórico Militar de Avila había recibido del Ministro de Guerra el siguiente mensaje: “Fusiles en Cuartel Pelayo trasládense inmediatamente a Cuartel Santa Clara. Personal armado con fusiles sobrantes en mayor número que pueda y municionado debe marchar ferrocarril con urgencia sobre Palencia y Valladolid. Dé cuenta del cumplimiento y salida”.  
Todos los allí reunidos son partidarios de desobedecer la orden y de la sublevación. Aranda encarga al comandante Caballero, que hasta entonces se había mantenido escondido, que tome el Cuartel de Santa Clara, antiguo convento y  sede del mencionado Grupo de Asalto y en donde se encontraban ya civiles en busca de armas. En cambio,  hay pocos guardias pues se encontraban dispersos en la ciudad al cuidado de centros de interés.  

4 de junio de 2014

Cinco siglos después y siete entierros más tarde, el Adelantado, Pedro menéndez reposa para siempre en la iglesia de su infancia.

Los siete entierros de Pedro Menéndez

Un fotograma de la película grabada en 1924 con motivo del cuarto entierro del Adelantado.
 
Los restos mortales del Adelantado de la Florida reposan en la iglesia de los Padres, después de que estuvieran en Llanes, en la iglesia de San Nicolás y en el cementerio.

                            Grabado de la tumba de Pedro Menéndez de Aviles.

Pedro Menéndez de Avilés, el Adelantado de la Florida, murió el 16 de septiembre de 1574 y, desde entonces, ha recibido sepultura en siete ocasiones. La primera, en la iglesia parroquial de Llanes, cuando el navío que trasladaba sus restos mortales desde Santander tuvo que refugiarse en el puerto oriental para salvar una gran tormenta. «Y porque su cadáver empezaba ya a consumirse», apostilla Román Antonio Álvarez, historiador y concejal de Cultura de Avilés.
El marino avilesino había regresado a la península para cumplir una orden del rey Felipe II: tenía que hacerse cargo de la armada que tenía que apoyar a Luis de Requesens, que gobernaba los Países Bajos, levantados en armas contra España. Atracó en Sanlúcar de Barrameda el 7 de enero de 1574 y, según las crónicas principales, el Adelantado se encontraba ya mal. «Dictó testamento y vuelve a embarcar, aunque, en esta ocasión, en dirección a Santander», señala Román Antonio Álvarez. «En Santander ratificó el testamento. En él ordenaba que le enterrasen en la iglesia parroquial de la villa en que nació, junto a su familia», apostilla el concejal de Cultura. La iglesia parroquial de Avilés, en aquel entonces, es la que regentan actualmente los Padres Franciscanos. Pero aquella orden no se cumplió hasta noviembre de 1591, cuando recibió por segunda vez sepultura.

El desmantelamiento siderúrgico en Mieres, se había producido de forma sistemática y bien estudiada, antes de finiquitar el franquismo.

La rebeldía de un pueblo... ¿punto final?

                          Felipe González con el jurado de Empresa.

Las fuerzas vivas de Mieres lucharon contra el desmantelamiento industrial.


                 Derribo de uno de los gasómetros de Fábrica de Mieres. 
 

Hunosa y los sindicatos mineros acaban de firmar un plan de futuro para la empresa pública que establece una actividad mínima en su contendido, pero garante en el tiempo más allá de 2018. La presidenta afirma categóricamente que esa fórmula pactada va a exigir sacrificios y esfuerzos de todas las partes. Bien está el aviso aunque uno entiende que todo el mundo consciente es de la demanda. Al menos Mieres, por su parte, salva la continuidad del pozo Nicolasa, el único que queda en la piel de toro del concejo.
Esta situación trae a la mente de los recordatorios y los estudiosos una etapa anterior, pertenecientes a las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo, cuando el desmantelamiento siderúrgico y el éxodo de mano de obra hacia el litoral cantábrico puso en jaque el espíritu de rebeldía del pueblo llano, personificado en determinados movimientos representativos. Igual actitud se vivió posteriormente ante el anuncio de que la minería ponía punto final unos cuantos años más tarde. Fueron dos gritos de supervivencia contrapuestos en los resultados, ya que, mientras el segundo levantó, con ciertas garantías en el tiempo, la bandera del éxito, el primero hubo de claudicar con todas las consecuencias de un designio irremediable. Y en este episodio, en su segunda y definitiva parte, es obligado detenerse hoy para recordar que, pese a ello, la fuerza de un pueblo estaba en plena efervescencia.
Se había producido de forma sistemática y bien estudiada, antes de finiquitar el franquismo, la primera fase de un desmantelamiento en las instalaciones de Fábrica de Mieres, tal como ocurrió en las de Duro Felguera y otras factorías regionales, con el traslado de un gran contingente de trabajadores del metal, hacia las nuevas instalaciones de UNINSA y ENSIDESA, en las zonas costeras de Gijón y Avilés, donde se habían levantado zonas de habitabilidad para recoger al personal y allegados. Por ciertas características de especial concepción y del momento histórico, no hubo una reacción fuerte, en esta primera fase, contra la medida, máxime teniendo en cuenta que, por lo que respecta a la capital del Caudal, aún quedaban en su lugar de origen ochocientas piezas humanas que sugerían la continuidad de la labor metalúrgica y siderúrgica. Pero llegaron los años setenta y las decisiones gubernamentales de ordeno y mando pusieron la piel de gallina en la ciudadanía mierense, haciendo que surgieran sarpullidos de dolor, traducido a una respuesta de coraje contra la injusticia y de facto de acción colectiva capaz de presentar batalla.
Ese espíritu de lucha puso en movimiento los resortes de organización, para mover hilos y plantar batalla. Así nació la Plataforma Ciudadana contra el Desmantelamiento, comandada por el Jurado de Empresa de la llamada ya ENSIDESA-Mieres, y al frente, como secretario, su líder Manuel Fernández Pello, hoy tristemente fallecido.
A ella acudieron también otros colectivos entre ellos la Unión de Comerciantes del Caudal que, nacía con toda una inquietud reivindicativa de la mano de Mario Martínez en plan de presidente y un grupo de incondicionales del sector a su lado. Y se puso en marcha toda una máquina de acciones encaminada a frenar lo que parecía inevitable. Eso sí, fueron movimientos, acciones y manifestaciones, dentro de un estricto sentido de respeto a la normalidad, aunque con talante enérgico y alguna que otra salida individual -caso del malogrado Manuel Álvarez Cuevas, que permaneció horas y horas colgado de una de las grandes chimeneas de la factoría en señal de protesta, o el grupo que sentó su reales en las alturas de los gasómetros, a la espera de respuestas- que demostraron la intención de luchar por unos derechos muy legítimos.
En el primer sábado de la segunda quincena de julio de 1976, de las cercanías de la iglesia de San Juan, partió una manifestación gigantesca y nunca vista, a la que, como era de esperar, se unieron colectivos sindicales, sociales e incluso políticos, de matiz emergente ante el advenimiento de un sistema democrático para España, que lograron reunir la increíble masa, para entonces, de más de treinta mil asistentes. El recorrido por varias calles fue una constante demanda de soluciones que se elevaron de tono a la llegada al Ayuntamiento, cuya plaza, hoy de la Constitución, resultó incapaz de albergar toda la corriente humana.
Posteriormente la reivindicación de un Mieres cansado de llamar a puertas sin respuestas, fue decayendo y aunque el Jurado de Empresa se entrevistó con políticos y personalidades de nuevo cuño, como el caso de Felipe González, el que más tarde sería presidente del país por mayoría absoluta, ya bajo la exigencia de que hubiese, al menos, una compensación a la pérdida de puestos de trabajo perdidos, el caso es que, la única respuesta positiva fue el derribo, por arte de explosivos, de todas las instalaciones anteriores del metal, urbanización de un polígono industrial en los terrenos de "La Frabricona", con anuncio de firmes compensaciones económicas para la iniciativa privada que, de mano pareció subirse al carro pero que, a la larga se fue diluyendo para quedarse con tres o cuatro, quizás cinco o seis proyectos, muy loables todos ellos, pero insuficientes en envergadura de empleo, pese a que ahora se anuncia la puesta en marcha de las naves y dependencias de la antigua Metalsa, para el traslado, desde el Nalón, de parte de la empresa Felguera Melt, lo que viene a ser un simple cambio de ubicación.
¿Ha perdido Mieres, como otros concejos de los valles mineros, la rebeldía que lo caracterizó históricamente?. Pasen ustedes y vean.

                            Voladura de instalaciones siderúrgicas de Mieres.

Amadeo Gancedo
FUENTE: AMADEO GANCEDO.
_________________________________
_________________________________

NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”