30 de enero de 2013

Las rocas de Asturias, antes de la historia

Asturias antes de la historia de Asturias

 






http://www.lne.es
Los geólogos son unos científicos que se caracterizan, entre otras cosas, por las historias insólitas que cuentan. Si hemos de creerles, los continentes se juntan y se separan, los océanos se abren y se cierran, las montañas surgen del mar y luego son arrasadas. Nada hay permanente sobre la superficie de la Tierra. Y todo esto son capaces de leerlo en las rocas que aparecen debajo de la hierba, los árboles y los suelos. Así elaboran una historia, medida en cifras de millones de años, que nos explican con la seguridad del que habla de algo que vio ayer. Lo que dicen parece ciencia ficción, pero ellos juran que es ciencia auténtica. En Oviedo hay un importante vivero de esta rara especie en la Facultad de Geología, la primera del país según diversas encuestas, sita en el campus de Llamaquique. A continuación formulamos una serie de preguntas con sus correspondientes respuestas que contribuyen a aclararnos el pasado más remoto.
-¿Cómo se las arregla un geólogo para saber la edad de las rocas?
-Existen diversos métodos. Las rocas estratificadas como areniscas, calizas o pizarras, que son las más frecuentes en Asturias, se forman a partir de sedimentos depositados en cuencas que frecuentemente se sitúan en el mar. Estas rocas contienen muchas veces fósiles, que son restos de organismos que vivían cuando los sedimentos se formaron y quedaron enterrados con ellos. Sabemos que los animales y plantas que viven en la Tierra han ido cambiando con el tiempo, porque están sometidos a procesos de evolución, y por ello, estudiando sucesiones de rocas de todo el mundo, ha sido posible establecer una división de épocas sucesivas caracterizadas por fósiles diferentes. Al final, los fósiles son como una especie de etiqueta que nos dice la edad de las rocas.
-Pero los fósiles no les dicen que una roca se formó hace 100 millones de años. ¿Cómo llegan a saber eso?
-Para saberlo hay que acudir a otro tipo importante de rocas que son las que se originan por solidificación de una masa fundida de rocas, es decir, un magma, las rocas ígneas. En Asturias tenemos por ejemplo los granitos de Boal, o los basaltos de la Punta del Castro, junto al Cabo Peñas. Algunos minerales de estas rocas contienen átomos radiactivos, y en cuanto se forma el mineral a partir del magma, estos átomos empiezan a sufrir transformaciones que siguen leyes perfectamente conocidas de la desintegración radiactiva. Estos minerales se convierten así en una especie de reloj y analizándolos podemos saber la edad casi exacta de las rocas.
-Si el método es aplicable sólo a rocas ígneas, ¿cómo se puede saber la edad de una roca sedimentaria?

-Se puede llegar a saber porque en muchos sitios del mundo existen series en las que se intercalan rocas volcánicas en las sucesiones sedimentarias, debido a erupciones volcánicas que  había al mismo tiempo que se depositaban los sedimentos. De esta forma, el trabajo de muchos geólogos durante mucho tiempo y en muchas partes del mundo ha permitido establecer una equivalencia entre la escala de edad de los fósiles y la de los tiempos en millones de años, y hoy día ya puede decirse que los fósiles indican una edad en años con bastante precisión.
-Y aplicando esos métodos, ¿cuál es la edad de las rocas de Asturias?

-Las rocas de Asturias con más edad tienen en torno a 600 millones de años y están entre las más viejas de España. Corresponden a una época denominada Precámbrico, en que los fósiles son muy escasos porque la vida estaba entonces empezando a desarrollarse y no había todavía seres con partes duras susceptibles de fosilizar. Son pizarras y areniscas que aparecen en un corredor desde la zona de Leitariegos hacia el Norte, pasando por Cangas del Narcea, hasta llegar a la costa en Cudillero. Los geólogos llamamos a este corredor el «Antiforme del Narcea». Y divide Asturias en una parte oriental y otra occidental que tienen características distintas. Después de esta época, hay un período largo de tiempo que va aproximadamente desde hace 550 hasta hace 300 millones de años, es decir, casi todo lo que llamamos era Paleozoica, en el que se forman la mayor parte de las rocas que encontramos actualmente en Asturias, desde las pizarras del Occidente o las que afloran en la Cuenca, hasta las cuarcitas que forman el Cabo Busto o el Cabo Peñas o las calizas de los Picos de Europa. Estas rocas se forman con pocas excepciones a partir de los sedimentos depositados en cuencas marinas. Y esto es muy claro porque los fósiles marinos son muy frecuentes en ellas.
-¿Quiere esto decir que la mayor parte de las rocas que ahora forman Asturias se originaron debajo del mar?

-Efectivamente. Cuando vamos en avión, por ejemplo, y volamos sobre el mar podemos imaginar que vemos Asturias tal como era en aquella época. De todas formas había un continente cerca, del que procedían los sedimentos que se depositaban en el fondo del mar. A ese continente se le ha dado el nombre de Gondwana. El hecho es que las rocas que ahora vemos formando la parte oriental de Asturias, en aquella época se formaban en el fondo del mar, pero más próximas a la tierra de Gondwana. En ellas son más frecuentes las calizas que caracterizan el paisaje del oriente de Asturias. En las rocas del Occidente, que se formaron más lejos del continente, predominan las pizarras y las areniscas.
-¿Y cuándo surgieron del mar esas rocas?

-Aquí conviene comentar un aspecto importante del que no hemos hablado. Ahora, gracias a la teoría de la Tectónica de Placas, sabemos que los continentes cambian su posición relativa sobre la superficie de la Tierra. De esta forma, a veces dos continentes colisionan y en ese momento los materiales de las cuencas marinas próximas a ellos son deformados intensamente, doblándose y rompiéndose, y se elevan en una gran cordillera. Por poner un ejemplo muy claro de esto, hace unos 30 millones de años, la India chocó con Asia y eso produjo la gran cordillera de los Himalayas. Bueno, pues hace unos 350 a 300 millones de años, Gondwana colisionó con otro continente situado al Norte y como resultado se originó una gran cordillera, la cordillera Varisca. En esa época, las rocas que se habían formado en el margen de Gondwana emergieron. No obstante, debido al tiempo transcurrido, esta cordillera se encuentra hoy arrasada y no tiene sentido orográfico, pero la franja con rocas deformadas en esa edad, debido a esa colisión, se extiende en Europa desde la península Ibérica, pasando por Francia y Alemania, hasta el macizo Bohémico en la República Checa.
-¿Cuáles son las principales características de esa deformación en Asturias?

-En estas cordilleras originadas por colisión de continentes muchas veces se observa una transición desde zonas donde las rocas se deformaron a mayor temperatura a otras donde la temperatura era menor. En Asturias, el «Antiforme del Narcea», del que hablábamos antes, divide precisamente una parte oriental, deformada a más baja temperatura, de otra occidental con temperaturas mayores que llegaron a sobrepasar los 400º C en algunos sitios. En la zona occidental, por efecto de esa temperatura mayor, las rocas adquirieron ese lajado característico que los geólogos llamamos clivaje. Éste tiene un desarrollo muy intenso en las pizarras y hace que puedan usarse como rocas de techar. Los tejados de pizarra del occidente de Asturias son una consecuencia de ese cambio lateral de la temperatura de la deformación en la cordillera Varisca.
-¿Y qué relación hay entre esa cordillera Varisca y la actual cordillera Cantábrica ?
-La cordillera Varisca tenía un trazado N-S, y desde el N de España seguía en Bretaña, pues el golfo de Vizcaya no existía en ese momento. La apertura posterior de este golfo comenzó una serie de acontecimientos que culminaron en la formación de los Pirineos y la cordillera Cantábrica, que llevan un trazado distinto, E-W. Pero esto ocurrió hace muy poco tiempo, hace sólo unos 25 millones de años, que geológicamente es como anteayer.

FUENTE: Jesús ALLER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada