31 de agosto de 2012

Destacado militar romano de Ujo, Gaio Sulpicio Ursulo

Gaio Sulpicio Ursulo


Gaio Sulpicio Ursulo El Africano fue un destacado militar astur que alcanzó prestigio dentro del ejército romano durante la época del emperador Trajano. Posiblemente tuviese su lugar de nacimiento en Ujo (Mieres, Asturias), donde fue encontrada la tumba de este asturiano de nombre latino. El sobrenombre El Africano (en latín Africanus), procede de su época como praefectus de la Legio III Augusta, acuartelada en Lambaesis, en las tierras de la actual Argelia.

Carrera militar

Nada sabemos del lugar en que Ursulo comenzó su servicio militar en las legiones de Roma, ya que su historial no se refleja en la lápida de Ujo hasta llegar a su primer cargo oficial. En todo caso, éste fue el de centurión de la Legio I Minerva Pia Fidelis, cuyo acuartelamiento estaba en Bonna a orillas del fronterizo Rin. Tras su estancia en la Germania Inferior, asciende a centurión de la cohors XII Urbana, cohorte compuesta por las mejores tropas de élite, cuya misión era la vigilancia y cuidado de la defensa de Roma, capital del Imperio, urbs del mundo romano, de donde venía su denominación "Urbana".
La fama de este asturiano debía de ser realmente brillante, puesto que asciende rápidamente, pasando de esta escogida unidad a otra aún más selecta y la de mayor prestigio dentro del ejército de Roma: los pretorianos. Gaio Sulpicio Ursulo pasa de centurión de la guarnición urbana de Roma a igual cargo de la cohors IV Praetoria, la mismísima guardia personal del emperador, que unos autores suponen que sería la del español Trajano (908-117) y otros piensan que habría sido Cómodo (hacia el año 180, a finales del siglo II).
Asciende más tarde, pasando de centurión de los pretorianos a primipilo, es decir, el primer abanderado, portador del águila legionaria, principal enseña de la unidad, de la Legio XVIII, cuyo lugar de acuartelamiento no está demasiado claro. De esta, pronto pasa a la Legio III Augusta, ascendiendo a praefectus, lo que vendría a ser el generalato. Pero en este caso sí que sabemos dónde estaba acuartelada, en Lambaesis, al pie de la cordillera del Atlas, cuyos pasos al Sáhara vigilaba, en lo que actualmente es Argelia.
Del norte de África, con el desencadenamiento de las guerras Dácias (en cuya fecha varían los estudiosos a lo largo de un siglo), se envía al combate a una unidad de symmachiarii astures, una extraña fuerza auxiliar, que solía encuadrar a soldados absolutamente irregulares y casi no romanizados (por lo que se podría deducir que encaja más en los tiempos de Trajano que en los de Cómodo), que no debían de ser nada fáciles de manejar, por lo que necesitaban oficiales con mucha veteranía y experiencia.
Tras la conversión de Dacia en provincia romana, Gaio Sulpicio Ursulo termina su carrera militar (muy posiblemente por cuestiones de edad) y recibe su honesta missio.

Yacimiento de su tumba


Lápida de Gaio Sulpicio Ursulo.

El día 23 de julio de 1919, un grupo de obreros realizaba trabajos para ampliar la estación del Ferrocarril del Norte en Ujo, cuando al remover la tierra se encontraron con varias piedras escritas. Una de ellas había sido dedicada a Gaio Sulpicio Ursulo por quien seguramente era su hijo, llamado también Gaio Sulpicio Africano. La otra dedicada por el mismo personaje, era un ara votiva a un dios indígena asturiano, llamado Nimmedo Seddiago. Sin saberlo, Gaio Sulpicio Africano, nos dejaba dos inapreciables testimonios: el de uno de los pocos dioses asturianos cuyo nombre ha llegado hasta nosotros, y el de su padre: el asturiano que - al menos del que se tiene noticia- más lejos llegó en la carrera militar al servicio de Roma.
Todo su cursus honorum (hoja de servicios militar) está reflejado en su lápida en orden directo, partiendo del más bajo, hasta llegar al de prefecto de la legión (praefectuys legionis), oficial asimilado al cargo de tribuno militar, y encargado de velar por el campamento legionario.
Una curiosidad en su lápida es que cuando se refieren a la "Legio XVIII", aparece escrita como "Legio XIIX".
 
 

Turón población del "Concejo de Mieres"

TURÓN.

 
Parroquia que pertenece a Mieres. El Valle de Turón es un conjunto de barrios, lugares, aldeas y caserias. Tiene 50 Km2.
El documento más antiguo sobre Turón es del año 857 y en él Ordoño I cede la iglesia de S. Salvador de Oviedo, las ermitas de S. Martín, S. Andrés y la de San Justo Pastor.
Su valor paisajístico es notable, está rodeado al norte, sur y este por el cordal de Logalendo, cordal de Urbiés, monte Polio y sierra de Navaliego (hoy declarado paisaje protegido). La cota media de las sierras supera los 1000 m., siendo la cima de Burra Blanca (1156 m.) el techo del valle. Sus características especiales condicionaron históricamente el poblamiento, aparece como una prolongación lineal urbano -rural en la que se mezclan las viviendas, barriadas e instalaciones industriales. El área comercial y urbana se localiza en La Veguina, La Cuadriella, La Felguera y San Francisco. La población alcanza unas 4105 personas. A partir de 1960 que alcanzó los 19000 habitantes, coincidiendo con la crisis del carbón se inicia el despoblamiento que mantiene aún sus constantes.



 
El valle se articula en torno a la AS-337. Desde la misma arrancan carreteras locales que dan comunicación a los diferentes núcleos de población.
En infraestructuras de esparcimiento y senderismo, dispone de 3 parques y 5 sendas; sus bosques están cubiertos de hayas - robles - castaños - etc.
Turón contabiliza 285 explotaciones ganaderas y una cabaña bobina de 1927 cabezas.
Sobre este paisaje vegetal tan diverso tiene su solar la fauna autóctona, la arquitectura popular de las aldeas (hórreos, paneras y molinos). Todo este patrimonio natural unido a un amplio número de elementos de arqueología industrial (más de 100) catalogados por C/Codet. A lo largo del valle se emplazan yacimientos castreños ya catalogados (Serron, Casillina, El Collau, Artusu, Villandio, Armiello, Rozadiella, Sarabia y La Colladiella. Vestigios de la época romana en S. Justo. Aparecieron restos medievales en epigrafías, ermitas, casonas, etc.
 
El pozo Espinos es un extraordinario ejemplo de explotación hullera inserto en el atractivo valle de Turón: datado en la década de 1920, promovido por la firma de capital vasco Hulleras de Turón, es una obra de ingeniería cuya reducida escala y su magnífica restauración permiten comprender el funcionamiento de estas instalaciones y lo que fue la historia industrial de la zona.
El Aula de Interpretación se cobija en la antigua lampistería y es el preámbulo o colofón de la visita guiada, junto con el acceso al singular mirador excavado en la escombrera inmediata. Enlazado con la Vía Verde del Valle, dentro del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras, el recorrido peatonal descubre diversas piezas de interés histórico industrial en un entorno de gran calidad ambiental.
 
La huella industrial minera comenzó en 1867 en Cortina "Coto Paz". En 1880 la Hullera Metalúrgica Belga inició sus trabajos en "Los Caciones" y en 1890 empiezan los trabajos en la zona la Llama. En el año 1880 Turón tenía 2600 habitantes, aumentando a 9866 en el año 1919. En 1992 comienza el cierre de explotaciones. Los trabajos mineros han dejado importantes secuelas, no sólo medioambientales, sino sociales, con más de 250 víctimas mortales y multitud de mutilados físicos. El Valle de Turón ha sido declarado por la corporación municipal como "patrimonio histórico de la minería asturiana" que tratan de recuperar y mantener el rico patrimonio encajándolo para proyectos culturales, turísticos en el marco natural del valle.


 
Los elementos más destacados son los castilletes e instalaciones anexas de los pozos San José, Santa Bárbara y Espinos. Este último, construido en 1902, se considera el segundo más antiguo de España (y que en estos momentos se está rehabilitando). La Cuadriella se ha convertido en polígono industrial. Aún guarda elementos para conservar como son la central eléctrica, su chimenea y varias
instalaciones del sigo XIX.

Ayuntamiento de Mieres
Plaza de la Constitución s/n. 33600 Mieres (Asturias)
Teléfono: 985466111 | Fax: 985464529
Correo electrónico: info@ayto-mieres.es